Raventós i Blanc, un universo en equilibrio

Viticultores desde hace cinco siglos, la familia Raventós representa la más larga saga de tradición vinícola documentada en Europa que, desde 1497 y a través de prácticamente 21 generaciones han sabido trabajar, entender, recuperar y estimar la tierra que les ha visto nacer. Un esfuerzo lleno de cariño y emoción que transmiten a sus viñedos y que cuidan como a uno más de la familia. Su propio sistema de elaboración vinícola es por sí mismo todo un universo en equilibrio.

Visitamos la finca Raventós i Blanc para conocer a pie de viña cómo es el origen de los grandes espumosos que elaboran.

Raventos i Blanc

Son muchos los años que respaldan su tradición y buen hacer en el trabajo en la viña. En 1872 Josep Raventós i Fatjó creó el primer espumoso de España elaborado con el método tradicional y hace tan solo unos días el vino espumoso Mas del Serral 2007, de Pepe Raventós, fue galardonado como Mejor Vino de la edición 2020 de la Guia de Vins de Catalunya, también reconocido como Mejor Vino en la categoría de espumosos.

Un viaje de al menos dos siglos entre un espumoso y otro pero que deja de manifiesto la filosofía de Raventós i Blanc: la universalidad que viene de las raíces, de lo local, la posibilidad de hacer un viaje a los orígenes de un vino a través de él mismo, el punto de encuentro entre pasado y futuro trabajando desde la austeridad para conseguir el máximo potencial de las parcelas y así, desde el conocimiento del terroir y recuperando las formas de antaño, alcanzar la perdurabilidad y la elegancia sin renunciar a la personalidad.

Retomando el concepto de terroir, en Raventós i Blanc lo tienen muy claro y apuestan por reivindicar el sitio que les otorga un carácter propio: la Conca del Riu Anoia.

Manuel Raventós Domènech viajó por muchas regiones vinícolas, especialmente por la Champaña y esta experiencia le permitió reafirmar el inmenso potencial con el que cuenta su terruño para la elaboración de espumosos de gran calidad.

Los suelos donde se asienta la finca tienen una historia que comienza hace 40 millones de años, al formarse las cadenas montañosas del Pirineo, Pre-Pirineo, Litoral y Pre-Litoral. Hace 20 millones de años se creó el Valle del Penedès que permaneció 4 millones de años cubierto por el Mar Mediterráneo. La desecación del estuario del Anoia dejó al descubierto infinidad de fósiles marinos que aún se pueden identificar en la roca madre de carácter calcáreo que se encuentra en las parcelas de Raventós i Blanc y que proporciona una mineralidad que aporta personalidad propia a sus vinos. Ellos son los únicos que trabajan bajo la denominación “Conca del Riu Anoia” como defensa y reivindicación a esta seña de identidad tan importante para sus espumosos.

Dicen que el término francés terroir se compone de tres partes: suelos, clima y hombre.

Terroir Raventos

Hemos hablado de lo que influye el característico suelo donde se asienta Raventós i Blanc en la personalidad y elegancia de sus vinos pero también su carácter proviene en buena medida del microclima con el que cuenta la finca: inviernos suaves y veranos calurosos y secos que, gracias a su proximidad con el mar, moderan las variaciones térmicas mientras que la cordillera Litoral la protege de humedad y la sierra de Compte y Montserrat la aísla del frío de los Pirineos.

Este microclima está también definido por el Turó del Serral y sus pendientes, por el lago que se encuentra en la finca y las masas boscosas que le rodean.

Raventos

La situación orográfica y climática de la finca no sería nada por sí misma sin el trabajo del hombre. Cinco siglos de enseñanza para Raventós i Blanc quienes a lo largo de este tiempo han establecido cuatro importantes compromisos:

Personalidad Ancestral

La finca únicamente trabaja con variedades autóctonas que son las que mejor adaptadas están al clima y que representan con fidelidad el terreno donde se cultivan.

Equilibrio Constante

En Raventós i Blanc trabajan de manera 100% biodinámica. Es una finca autosuficiente donde se comprende la importancia de trabajar en un círculo vital que relaciona el cuidado de la tierra de manera natural, a través de preparados orgánicos, y la estrecha relación con los animales que habitan en su propia granja y que también contribuyen al mantenimiento de las parcelas, todo ello con el objetivo de constituir un universo equilibrado que devuelve al entorno toda aquella riqueza que se obtiene de él a través de los frutos y que después se transmite gracias a sus vinos.

Biodinamica Raventos

Naturaleza y hombre

Todo lo anterior nos lleva a una relación estrecha entre hombre y naturaleza donde la interacción da como resultado un ecosistema equilibrado. Se recupera el trabajo con animales que es menos invasivo con la viña y los suelos y que contribuye a que hombre, animal y planta convivan en sincronía.

Naturaleza Raventos

El silencio del tiempo

Todo el trabajo que se realiza desde el campo, y gracias a la relación estrecha en este círculo de convivencia hombre-animal-planta no puede descuidarse en bodega donde se procura que la calma y cuidado sean las mejores herramientas para acabar de dar forma a lo que la naturaleza les ofrece y a que ese carácter tan único que aportan sus suelos se vea finalmente reflejado en cada uno de sus espumosos que se elaboran con mimo y que reposan un mínimo de 18 meses antes de salir al mercado. Vinos que se crían con sus levaduras autóctonas y que con paciencia afinan sus burbujas, algunos incluso pueden pasar años de crianza para expresar todo su potencial varietal acompañado por esa sutil nota mineral característica del terreno que los ve nacer.

Bodega Raventós i Blanc

El resultado es indiscutible y, si no lo tienes claro, basta con descorchar una botella de alguno de sus espumosos para comprobarlo por ti mismo tal como lo hemos hecho nosotros que tuvimos la oportunidad de bajar a una de las salas más bonitas e impresionantes de la bodega, donde en la quietud y el silencio reposan grandes añadas de Raventós i Blanc, y que ha sido el sitio ideal para probar tres espumosos de la bodega:

Raventós i Blanc Gran Reserva de la Finca 2015, elaborado con las tres variedades representativas del Penedès: macabeo, parellada y xarel·lo. Frescura mineral ideal para adentrarse en los espumosos de la bodega.

Raventós i Blanc Textures de Pedra 2015”, un interesante “blanc de negres” de producción limitada elaborado con xarel·lo, sumoll y con una variedad tinta autóctona recuperada llamada bastard negre. ¡Autenticidad y pura expresión del terroir!

Y finalmente probamos Raventós i Blanc de Nit 2017, un sutil y elegante espumoso de ligero tono rosado fruto del coupage de las variedades blancas xarel·lo, macabeu y parellada, y de la uva tinta monastrell, que le aporta color y complejidad.

Toda esta capacidad de entender de dónde sale aquello que tenemos en nuestra copa no sería posible sin oportunidades como ésta. Gratitud total a la finca Raventós i Blanc por habernos abierto sus puertas y dejarnos entrar en este su sincronizado universo. Agradecimiento especial a Pepe Tarrida, nuestro paciente guía y quien nos ha regalado toda una experiencia que te invitamos a probar.

Nacho Pistacho y Pepe Tarrida

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Bodegas, Penedés and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario