Vino de Oporto, la dulce recompensa a la paciencia

Del vino de Oporto se dice que es el más británico que hay. Prácticamente fue hecho, como si de un traje a medida se tratara, para que encajara y tuviera éxito en el gusto inglés. Lo cierto es que los vinos de Oporto son la puerta de entrada al extenso mundo vinícola que Portugal nos ofrece. Este pequeño gran país que quizá es uno de los que cuentan con más variedades autóctonas vinificables, ¡alrededor de 500!

Vamos pues a conocer un poco más sobre estos vinos que han posicionado al país luso en lo más alto de la vitivinicultura mundial.

vino de oporto

¿Qué te parece si para situarnos comenzamos con un poco de historia?

La ciudad de Oporto es considerada la “capital del norte” de Portugal. Es la segunda ciudad más importante después de Lisboa y su nombre, al igual que el de su famoso vino, significa “El Puerto” debido quizás a su situación geográfica. Es la puerta portuguesa del norte de cara al Atlántico.

El vino de Oporto, vinho do Porto en portugués, es un vino fortificado o generoso, es decir, un vino al que durante su proceso de elaboración se le adiciona alcohol, lo cual incrementa su graduación alcohólica y le aporta textura, dulzor y sabores más robustos y permite que tenga una extraordinaria longevidad. Todos estos vinos tienen azúcar residual por lo que muchos son dulces y otros son extremadamente dulces.

Los vinos fortificados nacieron en el siglo XVI como resultado de la búsqueda de métodos para preservar el vino de las condiciones adversas por las que tenía que pasar en aquel entonces durante su transporte y así poder llegar en condiciones aptas para su consumo a los distintos países hacia los que viajaba.

Los ingleses siempre han preferido el vino francés pero en 1678 la importación de vinos desde Francia al Reino Unido estuvo prohibida. En 1703 firmaron el tratado de Methuen con Portugal, lo que dio lugar al aumento del comercio entre los dos países. Por aquella época los vinos portugueses no tenían la estructura para soportar un viaje por mar hacia el Reino Unido, además de que su sabor ácido y ligero resultaba poco atractivo para el consumidor inglés.

Se dice que dos comerciantes ingleses que viajaron a Portugal para comprar vinos visitaron un monasterio que estaba ubicado en lo alto del Valle del Douro donde probaron un vino tinto ligeramente dulce que les sorprendió y con el que visualizaron éxito entre sus consumidores. El Abad del Monasterio les confesó su secreto: añadía brandy al vino antes de terminar su fermentación.

El éxito de este “nuevo” vino en Gran Bretaña fue tal que ellos mismos establecieron en Portugal las primeras casas vinícolas. Aún en la actualidad muchos de los elaboradores tienen nombres de origen inglés.

Y ¿Cómo es el vino de Oporto?

Hemos hablado ya de que es un vino al que se le adiciona alcohol que sirve para detener la fermentación antes de que ésta termine de manera natural, proceso del cual se obtienen vinos con contenido alcohólico que va de los 17º a los 25º y que de acuerdo a su cantidad de azúcar residual pueden ser dulces o muy dulces. También se caracterizan por su intensidad aromática y por las propiedades que adquieren de acuerdo a su crianza, tema que abordaremos más adelante.

Puede que el vino de Oporto sea uno de los vinos más longevos del mundo.

Hablamos también de que Portugal es uno de los países con mayor cantidad de cepas autóctonas. 

El vino de Oporto se elabora a partir de coupages que pueden contener una gran variedad de uvas diferentes. Están autorizadas más de 80 entre las que destacan la Malvasía Dourada, Malvasía Fina, Gouveio y Rabigato para los vinos de Oporto blancos que, a diferencia de los tintos se producen en muy poca cantidad; y entre las tintas predominan la Tinta Roriz, Tinta Barroca, Tinta Franca, Touriga Nacional y Tinta Cāo para el resto de vinos de Oporto.

Lo curioso es que estas vides no crecen realmente en la ciudad de Oporto, lo hacen en la Región Vitícola del Alto Douro que es una zona del nordeste de Portugal con más de 26 mil hectáreas y que ha sido clasificada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, donde desde hace siglos se llevan a cabo vendimias heroicas en las empinadas pendientes de esquistos, granito y pizarra que vigilan el paso del Duero y donde las vistas son uno de los paisajes más espectaculares de la viticultura internacional.

Esta región fue la primera del mundo que se delimitó oficialmente en 1756 y es aquí donde se ubican la mayoría de las Quintas o propiedades elaboradoras de Portos.

La segunda ciudad más conocida y relacionada con el vino de Oporto es Vila Nova de Gaia, situada justo delante de Oporto, al otro lado del Douro. Es aquí donde están emplazadas muchas de las grandes bodegas o ármazens y exportadoras de vino de Oporto y en donde inclusive se llevaba a cabo la vinificación de las uvas que venían del Alto Duero. Hoy en día muchos elaboradores lo hacen directamente en las Quintas, cerca de los viñedos.

Y ¿Cómo se elabora el vino de Oporto?

Después de la vendimia, los racimos se trasladaban a las bodegas donde se efectuaba el tradicional pisado de la uva que para los vinos de Oporto es toda una ceremonia. Los racimos, estrujados o no, se vierten en una especie de cubos de granito a los que se les conoce como lagares en donde un grupo de trabajadores pisa las uvas durante 12 horas para extraer color y taninos y en los que pueden intercalar periodos de pisado con periodos de baile. Este método ofrece una manera eficiente y menos violenta para obtener el mosto. En la actualidad muchas Quintas aún lo utilizan para la elaboración de sus vinos de Oporto de alta gama.

Otras bodegas han sustituido el pisado tradicional por el bazuqueo mecanizado.

El mosto obtenido se deja fermentar y se le añade una parte de espirituoso, que debe tener una base de uva, por cuatro de vino en el momento justo para obtener la cantidad de azúcar residual deseable en el producto final. Esta adición de alcohol mata las levaduras y detiene la fermentación. Es entonces cuando el vino se lleva a criar en barricas para evitar que el elevado contenido de alcohol incremente la existencia de taninos más potentes.

¿Cuántos estilos de vinos de Oporto podemos encontrar?

Los más conocidos son los siguientes:

Oporto Blanco o White Port es un vino de Oporto joven que se elabora con uvas blancas y que se clasifica por su cantidad de azúcar residual (de “casi secos” a dulces). Son vinos sin añada, es decir, un ensamblaje de vinos de distintas añadas que se crían en madera un promedio de tres años antes de salir al mercado listos para su consumo.

Oporto Ruby o Ruby Port es un vino de Oporto joven, sin añada y de un precioso color rojo rubí, de ahí su nombre. Suelen ser vinos con cuerpo y llenos de fruta, con el alcohol bien integrado. Envejecen en madera dos o tres años antes de ser embotellados para salir a la venta listos para consumirse.

Oporto Tawny o Tawny Port es un vino de Oporto cuyo estilo es el que suele tener más éxito y es uno de los más conocidos. Su nombre “Tawny”, también viene dado por su color “leonado”, una especie de marrón ambarino que es más o menos intenso dependiendo de su crianza. Ofrece aromas que recuerdan a las nueces, el café, el chocolate o el caramelo. Los mejores son los Oportos Tawny de Reserva que pueden pasar una media de siete años de crianza en barricas antes de ser embotellados.

Late Bottled Vintage Port (LBV) es un vino de Oporto de una cosecha específica seleccionada por su calidad y que envejece en barrica una media de entre cuatro a seis años. Digamos que se embotella más tarde (Late Bottled) que un Oporto Ruby. Los de estilo más moderno son filtrados antes de embotellar por lo que están listos para su consumo sin necesidad de ser decantados. Ofrecen una fruta más intensa que los Ruby y se pueden guardar hasta dos semanas después de abiertos.

Oporto Colheita o Colheita Port es un estilo de vino de Oporto muy popular en Portugal. Proviene de cosechas individuales que envejecen en barrica una media de 8 años. Son Oportos Tawny muy finos y viejos en cuyas etiquetas se menciona que se han envejecido en barril, la cosecha y la fecha del embotellado.

Oporto Vintage o Vintage Port es un estilo de vino de Oporto que está entre los vinos más longevos a nivel mundial. Se elabora a partir de cosechas excepcionales de un año en particular que provienen de los mejores viñedos. En su juventud un Oporto Vintage es complejo, rico y tánico. Se embotella cuando tiene dos años. A diferencia de los Colheita o de los Oportos Late Bottled Vintage, los Oportos Vintage envejecen en botella, son de maduración lenta y pueden alcanzar su auge quizá a partir de los 20 años o más y tienen una larga vida que puede incluso superar los cien años.

Los vinos de Oporto son, sin duda, un tesoro mundial. Joyas jóvenes o longevas que encierran historia, carácter y personalidad, todo un premio a la paciencia. Una dulce manera de acercarse a la vitivinicultura portuguesa, tan rica y diversa, y por fortuna con ejemplos aún al alcance de todos.

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Denominaciones, Oporto and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario