Día Internacional del Champagne, una celebración burbujeante

Como cada penúltimo viernes de octubre, se conmemora el Día Internacional del Champagne. Una celebración para homenajear al vino espumoso más conocido en el mundo entero. Sin embargo, no todos los espumosos son champagne. Se trata de una Denominación de Origen definida marcada legalmente desde el 22 de julio de 1927 y que únicamente se elabora en la zona de producción de la Champaña (Francia) en los departamentos de Marne, Aube, Aisne, Haute-Marne y Seine-et-Marne. Un total de 319 Crus de los cuales 17 son Grand Cru y 44 Premier Cru. Además, únicamente tres variedades son las permitidas en su elaboración: chardonnay, pinot noir y meunier. A partir de aquí se nos abre todo un mundo para brindar con champagne.

#ChampagneDay

¿Cómo nace el #ChampagneDay?

Aunque el champagne nace y se hace únicamente en la región francesa de Champaña, lo cierto es que el movimiento #ChampagneDay se origina en el año 2009, en EEUU, de la mano de Chris Oggenfuss, un bloguero norteamericano experto en vinos que quiso crear un evento mundial online para compartir una celebración con todos los amantes del champagne. Hoy, en el 11º Día Internacional del Champagne, el evento ha crecido exponencialmente tanto en twitter como en instagram y no solo quiere brindar con una comunidad global que cuenta con más de 30 millones de amantes de este vino espumoso, sino que además es una oportunidad para educar a los consumidores de la singularidad del champagne y de la importancia de proteger su Denominación de Origen. 

¿Cómo tomar champagne?

Pero si quieres celebrar el Día Internacional de Champagne como es debido, hay una serie de protocolos que debes seguir. Sin ellos no podrás apreciar las excelencias de un buen champagne. Así que te sugerimos que sigas estos consejos antes de ponerte a brindar.

Ponlo en frío

La temperatura ideal es de vital importancia para disfrutar de un buen champagne. Una temperatura demasiado elevada crea un exceso de espuma, entorpece el descorche y encubre los matices propios del vino. Igualmente, una temperatura demasiado baja reduce la burbuja y afecta directamente a las percepciones sensoriales. Para poder apreciar el aroma, el sabor y la estructura los expertos aconsejan servir el vino espumoso entre los 8ºC y los 10ºC.  Sin embargo, el champagne más envejecido es conveniente sacarlo de la nevera unos 15 minutos antes de abrirlo para poder apreciar su complejidad de aromas. 

Descorcha con control

Para abrir el champagne como un auténtico profesional, debes sostener la botella por el cuerpo, y no por el cuello, con una mano, inclinarla unos 45 grados y descorchar con la otra mano girando la botella, no el corcho, poco a poco. También hay que tener en cuenta que, aunque el ruido del descorche es motivo de alegría y fiesta, lo cierto es que se aconseja que se haga de forma sigilosa. Es mucho más elegante. 

Sírvelo en una copa adecuada 

La copa donde se sirve el champagne es igualmente muy importante. En este ámbito, como en las modas, ha ido cambiando el diseño. Hasta los años 70 la copa Pompadour, caracterizada por ser muy abierta, fue la reina de las fiestas. Permitía beber con mayor rapidez y evitaba, con sus bordes ligeramente cerrados, que se vertiera el contenido. En los años 80  se impuso la copa flauta. Su forma alargada y estrecha es ideal para observar cómo la burbuja sube hasta la superficie y evita la concentración de los aromas. Sin embargo, en la actualidad ninguna de estas copas son consideradas las más adecuadas para degustar un champagne. La ideal es la copa tulipa, ancha en el centro y ligeramente estrecha en el borde, te permite disfrutar de una experiencia olfativa superior. Igualmente, a falta de copa de tulipa, una copa de vino blanco también funciona. Aunque perderá más carbónico, los aromas se podrán apreciar perfectamente. 

Vierte lo justo

Por último, para evitar los derrames típicos de la espuma del champagne, lo ideal es servir el champagne en dos fases. En una primera fase se vierte una pequeña cantidad en la copa y se espera unos segundos hasta que la espuma se asiente. Seguidamente, en una segunda fase, se acaba de llenar la copa hasta dos tercios. Llegados a este punto solo te queda brindar. 

10 recomendaciones para brindar en el Día Internacional del Champagne

1- Bollinger Brut Special Cuvée

Bollinger Brut Special Cuvée

Un cuvée muy especial que representa el sello de una de las casas más importantes de la Champaña. De gran finura y profundidad se trata de un champagne fruto exclusivo de Premieurs y Grands Crus. 

2- Veuve Clicquot Brut Yellow Label

Veuve Clicquot Brut Yellow Label

Elaborado con un coupage de casi 50 vinos distintos de primerísima calidad, este vino espumoso simboliza la cara más sofisticada de esta legendaria bodega. Estructura, frescor y deliciosa complejidad aromática.

3- Dom Perignon Vintage

Dom Perignon Vintage 2010

Padre del champagne y espíritu que representa la bodega Möet & Chandon, Dom Perignon es uno de los nombres más deseados en el mundo. En su honor se elabora este champagne exclusivo de las mejores añadas. 

4- Krug Vintage 2006

Krug Vintage 2006

Teniendo en cuenta que el 1998 fue una añada excepcional, este champagne se elabora únicamente con una selección de vinos de este año y fermentados en barrica. Como resultado se obtiene un champagne muy seductor de intensa y golosa frescura.

5- Louis Roederer Cristal

Louis Roederer Cristal 2012

Encargo directo del Zar Alejandro II, este delicioso cuvée es el más famoso de la prestigiosa bodega Louis Roederer. Un champagne fresco y potente que, tanto por presentación como por contenido es símbolo de lujo y magnitud. 

6- Jaques Lassigne Les Vignes de Mountgueux Extra Brut Blanc de Blancs

Jacques Lassaigne Les Vignes de Montgueux Extra Brut Blanc de Blancs

Ubicada en la colina «Montrachet de Champagne», la pequeña gran maison Jacques Lassaigne es todo un referente de la zona de Montgueux. Su champagne ecológico se muestra delicado y deliciosamente mineral. 

7- Laherte Frères Blanc de Blancs Brut Nature

Laherte Frères Blanc de Blancs Brut Nature

Evitando los excesos de la modernidad y trabajando bajo premisas orgánicas y biodinámicas, Thierry y Christian Laherte son los artífices de este espumoso de la Champaña muy aromático y lleno de mineralidad. 

8- Bérêche & Fils Brut Reserve

Bérêche & Fils Brut Reserve

Bodega familiar centenaria Bérêche & Fils apuesta por un proceso meticuloso y poco intervencionista en cada una de sus elaboraciones. Ejemplo de ello lo encontramos este champagne amplio, carnoso y de una elegancia suprema. 

9- Voutte & Sorbée Fidèle

Vouette & Sorbée Fidèle Brut Nature

Bajo la premisa “Nada químico, cero sintético, sólo vida” Bertrand Gautherot es uno de los viticultores más reconocidos de la Côte des Bar. Este champagne para los amantes de la pureza no se filtra, no se clarifica, contiene niveles bajísimos de azufre y no se le agrega dosage.

10- Georges Laval Garennes Extra Brut 

Georges Laval Garennes Extra Brut

Fruto de una viticultura biodinámica, este champagne es reflejo directo del entorno donde nace, en el corazón de la Champaña de la mano del viticultor George Laval.  Un vino espumoso complejo, elegante y lleno de frescura. 

Cómo has podido ver, te hemos presentado un poco de todo. Tanto grandes bodegas de prestigioso reconocimiento como pequeños viticultores que en los últimos tiempos han destacado por su trabajo meticuloso y poco intervencionista. Así que ahora  solo te queda elegir y brindar por el #ChampagneDay.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Momentos especiales and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario