Vino de la bodega Comando G

Para muchos, Comando G les sonará al nombre de una serie de dibujos animados que se emitió en la televisión española a finales de los setenta y principios de los ochenta. Pero en el mundo del vino, Comando G, tiene una interpretación muy precisa, la “G” de Garnacha, la “G” de Gredos y la "G" de granito. Un proyecto que se inició con la pasión de tres jóvenes entusiastas del vino cuyo objetivo fue y es elaborar el mejor vino de Garnacha. Y lograron sorprender con vinos de marcada personalidad, tradicionales y modernos a la vez, con poco color, poca madera, buena acidez, de textura fluida pero persistentes, con taninos finos, sabrosos, y elegantes. Su idea es hacer vinos de calidad que reflejen la zona, el suelo, la añada y la variedad.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 7 productos.

7 productos

Filtros activos

La Bruja de Rozas 2019

Una garnacha de lo más funky

España   D.O. Vinos de Madrid (Madrid)

La Bruja de Rozas 2019
Vista rápida
Biodinámico
Precio 16,40 €
IVA incl.
93
Parker

Rozas 1er Cru 2018

Una garnacha de Gredos delicada, profunda y mineral

España   D.O. Vinos de Madrid (Madrid)

Rozas 1er Cru 2018
Vista rápida
Biodinámico
6x
-2%
32,85 €
unidad
Precio 33,85 €
IVA incl.
96
Decántalo
95
Parker
96
Suckling

Comando G Mataborricos 2018

Garnacha jugosa y llena vitalidad de la Sierra de Gredos

España   Sin denominación (Madrid)

Comando G Mataborricos 2018
Vista rápida
Vegano
Natural
Precio 16,45 €
IVA incl.
92
Parker
96
Suckling

Tumba del Rey Moro 2018

Un vino de parcela fresco, elegante y de gran altitud

España   D.O. Vinos de Madrid (Madrid)

Tumba del Rey Moro 2018
Vista rápida
Biodinámico
Precio 119,45 €
IVA incl.
98
Decántalo
98+
Parker

Las Umbrías 2018

Una auténtica joya de la Sierra de Gredos

España   D.O. Vinos de Madrid (Madrid)

Las Umbrías 2018
Vista rápida
Biodinámico
Precio 125,45 €
IVA incl.
97
Decántalo
99
Parker

Rumbo al Norte 2016

Una garnacha muy expresiva

España   VT Castilla-León (Castilla y León)

Rumbo al Norte 2016
Vista rápida
Biodinámico
Precio 510,00 €
IVA incl.
97
Decántalo
100
Parker

La Bruja de Rozas Magnum 2018

Una garnacha de lo más funky

España   D.O. Vinos de Madrid (Madrid)

La Bruja de Rozas Magnum 2018
Vista rápida
Biodinámico
6x
-5%
37,45 €
unidad
Precio 39,45 €
IVA incl.
94
Parker
95
Suckling

Conoce Comando G

El embrión de Comando G empieza en el 2008 con tres jóvenes amigos que trabajaban en distintas bodegas, y que montaron este proyecto por afición: Daniel Gómez Jiménez-Landi, más conocido como Daniel Landi, Fernando García Alonso y Marc Isart, donde los tres se conocieron estudiando un máster de enología de la Universidad Politécnica de Madrid.

La familia de Marc Isart, a través de Raúl Pérez, se trasladó desde Cataluña a trabajar en la zona de Madrid como enólogo en la bodega Bernabeleva, en San Martín de Valdeiglesias (Madrid), pero abandonó el proyecto Comando G en 2013 por temas familiares y no poder dedicarle el tiempo necesario.

Daniel Landi elaboró en 2011 su última añada en la bodega familiar Jiménez-Landi para iniciar su propia aventura en El Real de San Vicente (Toledo) con dos parcelas concretas en El Tiemblo y Cebreros (Ávila), y también  junto a Comando G.

Fernando García estudió Agrónomos en Madrid con la especialidad de fitotecnia, hizo una vendimia en el Bierzo con Raúl Pérez, allá por 2004, trabajó en Lavinia, y en 2006 empezó con Telmo Rodríguez en distintas regiones con viñedos muy diferentes, entre ellos los de Cebreros en Ávila, donde Telmo elaboraba el tinto Pegaso, con Garnacha, junto al piloto de rally Carlos Sainz. Fernando pondría también en marcha el proyecto de Bodega Marañones, ubicada en la DO Vinos de Madrid, en la sub-zona de San Martín de Valdeiglesias, en la parte oeste de la Comunidad de Madrid, donde todavía lleva la dirección técnica.

Historia de la bodega 

Como ya hemos comentado, la historia de esta bodega empieza en 2008. Está situada en Cadalso de los Vidrios y sirve tanto para las elaboraciones de los vinos de Comando G como para los de Daniel Landi. Pero como siempre en este tipo de proyectos, lo más importante es siempre la materia prima, el viñedo, la uva.
Trabajan en tres pueblos en los que elaboran vinos de características diferentes: Cadalso de los Vidrios, de donde elaboran La Bruja Avería, Las Rozas de Puerto Real, origen de Las Umbrías, ambos en Madrid, y en la provincia de Ávila en Navarrevisca, en un viñedo espectacular situado a unos 1.200 metros de altitud del que sacan apenas unas dos barricas.

Pero no paran. De hecho, siempre andan buscando nuevos viñedos singulares, por lo que no es de extrañar que en algunas cosechas saquen al mercado vinos nuevos de algunas de sus parcelas troceadas o de parcelas nuevas.

Cadalso de los Vidrios es prácticamente el último municipio de Madrid por el suroeste, limítrofe con las provincias de Toledo y Ávila, y tiene una cooperativa creada en 1956. El suelo, al igual que ocurre en la práctica totalidad de la zona de Gredos, es de granito, y aquí hay varias canteras dedicadas a su explotación. Tienen viñedo en dos zonas diferentes, una que llaman terrazas, a unos 900 metros de altitud, rodeada de árboles y de monte bajo, media hectárea de viñas muy viejas, de unos 80 años. En los barrancos, un poco más bajo, a 840 metros, hay unas 2 hectáreas de viñas también viejas y en la misma orientación este.

Las Rozas de Puerto Real linda con Cadalso de los Vidrios, y es el pueblo más occidental de la provincia de Madrid. Aquí hay una viña realmente diferente, de media hectárea, a 1.000 metros de altitud, en una zona de difícil acceso, rodeado por enormes rocas, con árboles, en una zona de luces y sombras, y de aquí elaboran su vino Las Umbrías, un vino misterioso, frágil y enigmático, siempre con muy poco color, sutil y elegante, con una gran acidez en la boca, con una nota aguda de fresa ácida.

Navarrevisca está al sureste de la provincia de Ávila, a unos 1140 metros de altitud. Aquí hay un viñedo realmente único, de poco más de 0,3 hectáreas con orientación norte, solitario, aislado, casi perdido, rodeado de árboles, en una ladera llena de imponentes rocas de granito donde las cepas sobresalen entre sus huecos. Está fuera de la localización geográfica de la DO Madrid, por lo que sus vinos se comercializan como Vino de la Tierra de Castilla-León.

Filosofía de trabajo

Comando G es un proyecto pequeño centrado en la calidad porque la cantidad la dictan siempre los viñedos. Son viñas viejas que hay que trabajar bastante, incluso labrarlas con caballos de tiro y muchas de ellas necesitan una recuperación por haber estado mal cuidadas, pero no son aptas para grandes producciones, por lo que Comando G está inmersa en ofrecer en cada uno de sus vinos la personalidad de cada uno de los viñedos y los pueblos de la Sierra de Gredos, siguiendo una filosofía eminentemente borgoñona.

Su uva es la garnacha, que contrariamente a la imagen habitual, en Comando G se vuelve delicada y elegante. El trabajo en el viñedo también se orienta a alargar el ciclo de la planta para obtener maduraciones lentas y complejas sin concentración excesiva; algo que consiguen fijando los rendimientos en torno a los 3.000-4.000 kilos por hectárea. Los viñedos se trabajan en ecológico y los que se destinan a vinos de parcela en biodinámica.

En la bodega se pueden realizar hasta 45 vinificaciones en diferentes recipientes de tinos de madera, cubas de plástico o barricas abiertas.
Los racimos se seleccionan y van directos a depósito, la mayoría de las veces con raspón y se realiza una pisa muy suave. Los remontados y pigeage del sombrero se realizan con una simple regadera, y los encubados pueden ir de los aproximadamente 30 días de La Bruja Avería, el vino de entrada de gama donde se busca fundamentalmente la fruta, hasta los 70 días de algunos de vinos de pago que requieren más tiempo para hacer aflorar el paisaje y la mineralidad.

En los últimos estadios de este lento proceso se protegen los vinos con carbónico. Tras el prensado, los vinos van a barricas, fudres o tinos donde se practican unas crianzas bastante reductivas. Normalmente, los vinos de parcela tienen su fudre o su barrica, pero en el envejecimiento en madera se buscan volúmenes grandes que respeten al máximo la personalidad de la garnacha. En lo que respecta al sulfuroso, los índices totales oscilan entre los 40 y 50 grs/litro y se añade después de la maloláctica y antes del embotellado.

Vinos de la bodega Comando G 

La Bruja Avería es el vino de base el de mayor producción de la bodega.El nombre viene de un antiguo programa infantil de televisión y es su vino de pueblo, el que debe transmitir el paisaje de Rozas de Puerto Real. Las uvas proceden de la parte baja del valle entre los municipios de Rozas, Cadalso y Cenicientos, aunque también compran parte de uva a otros viticultores. La uva de cada parcela fermentó con levaduras autóctonas y maceraciones suaves, y se crio por separado en tinos de madera de roble francés durante unos 7 meses. Presenta mucha fruta roja, cereza, fresa, mora, con recuerdos de campo, tomillo, romero, y especies como el cilantro y la pimienta. Es muy fresco, carnoso y elegante, buena acidez y recuerdos minerales.

Rozas 1er Cru. El primer vino nació de la cosecha 2013. Se elabora con viñedos situados en la falda de la montaña a unos 900 metros. El mosto fermentó a temperatura controlada y se crio en barricas de roble francés de 500 l durante 12 meses. Aroma de fruta silvestre y cítricos, con jugosidad, profundidad y mineralidad en el paladar.

Las Umbrías nace de una pequeña parcela de media hectárea y cepas de unos 60 años situadas en lo alto del llamado monte de los Corzos, a unos 1.000 metros de altitud, con suelos de granito y algo de arcilla roja. La viña estaba prácticamente abandonada y se recuperó a base de biodinámica. El mosto fermentó a en barricas abiertas y se crio en barricas de roble francés de 500 l durante 12 meses. Nariz muy fresca, con mucha fruta roja madura, grosellas y fresones silvestre, especiados, balsámicos frescos y hierbas del monte. Paladar suave, de medio cuerpo, con fruta roja, ligeros tostados y taninos algo dulzones, con muy buena acidez y final balsámico.

Rumbo al Norte nace en el Alto Alberche, en el municipio de Navarrevisca, provincia de Ávila, de un viñedo de menos de media hectárea con cepas de unos 55 años cultivadas a 1.150 metros de altitud, con un marco de plantación tan estrecho que en la parte de arriba ni siquiera entra el caballo y hay enormes piedras intercaladas entre las cepas. La vendimia se hace muy tarde, a finales de octubre, y el vino refleja todas las particularidades de un vino septentrional, fresco, sápido, con carácter y especiado..

Tumba del Rey Moro nace en Villanueva de Ávila, de una viña prefiloxérica de aspecto salvaje, donde las vides se precipitan montaña abajo entre robles, castaños e higueras. Es un norte puro; una viña sombría y fría”, y es posiblemente la garnacha de mayor recorrido en boca. Ofrece aromas fruta negra madura junto con un fresco recuerdo de fresas, sandía y balsámicos de laurel. En la boca es grueso, amplio, con una fruta jugosa y muy fresco.

El Tamboril es unvino blanco que nace de un viñedo de uvas blancas situado a 1.230 metros de altitud donde se seleccionan los mejores racimos de Garnacha Blanca y Garnacha Gris. El mosto fermentó a temperatura controlada en una barrica usada de 600 l y se crio en la misma barrica durante 14 meses en contacto con sus lías finas. Ofrece una nariz fresca, con recuerdos de hierba luisa, hinojo y tiza. En boca es graso, sápido y cremoso, con recuerdos de melocotón. También están experimentado con un segundo de con crianza biológica bajo velo flor en damajuanas, inspirada en los vinos del Jura.

Desde el año 2010 colaboran también con el proyecto Uvas Felices del comerciante barcelonés Quim Vila (Vila Viniteca) para quien elaboran dos tintos de garnacha de viñas viejas: El Hombre Bala, La Mujer Cañón y La Reina de los Deseos, para los que utilizan otras viñas en Cenicientos, Las Rozas de Puerto Real, Cadalso de los Vidrios y el viñedo El Chorrillo, con 4 hectáreas de viña muy vieja, en una impresionante ladera de cepas de gruesos troncos, algunas centenarias, donde hay incluso 0,3 hectáreas de Cariñena. Son vinos hechos a medida, al gusto de Vila, con un perfil un poco diferente a sus vinos propios.

El Hombre Bala tiene 10 meses de crianza en barricas de roble francés de distintos tamaños y ofrece aromas a frutas del bosque, mucha pimienta. Lentamente van apareciendo matices más dulces como la canela. Balsámicos, hierbas aromáticas y recuerdos lácticos. Es muy sabroso, con taninos presentes pero suaves, y un final especiado, fresco y persistente.

La Mujer Cañón nace con uvas procedentes de una única parcela localizada en Cadalso de los Vidrios a una altura de 900 m sobre el nivel del mar orientada al norte y plantada en suelo de granito, con viñas viejas de entre 60 y 70 años. El mosto fermentó a temperatura controlada y se crio en barricas de roble francés de 600 l y 500 l durante 12 meses. Aroma muy complejo, con abundantes frutos rojos, especias y balsámicos frescos junto a notas de canela y cacao. En boca es fino pero con taninos potentes y una extraordinaria acidez que lo mantiene muy fresco y esbelto.

La Reina de los Deseos se elabora con maceraciones largas a baja temperatura y la fermentación se realiza en barricas y tinas de madera a temperatura controlada, con una crianza de 12 meses en una barrica de 600 l de Seguin Moreau y otras de 500 l de la tonelería Bernard. Permaneció en botella durante 14 meses en bodega antes de su comercialización. Es un vino fragante, con aromas de frutas rojas maceradas, ciruela negra, cereza picota, con un toque de pimienta negra y un fondo de suave mineralidad. Paladar de textura sedosa y un tanino notable que se hace presente y lo hace crecer en volumen y peso en boca, con final persistente.