Vino de la bodega Parató

Desde su fundación en 1975, PARATO ha tenido un único objetivo: ofrecer vinos y cavas de calidad y prestigio, conjugando tecnologías modernas y sistemas de vinificación tradicional. La tradición familiar vitivinícola se remonta al siglo pasado cuando la familia ELIAS, propietaria de viñedos en la zona de la montaña de Montjuïch (Barcelona), decidió vinificar sus cosechas incorporando a su Masía una prensa de vendimia. A partir de este momento no sólo la uva de la familia se vinificaba, sino que además muchos vecinos traían su uva a prensar. Esta actividad viti-vinícola se rompió al estallar la Guerra Civil Española, que provocó la pérdida de algunas fincas.

Filtrar resultados:

Precio
Bodega

A veces pasa. Lo sentimos, pero parece que la página que estabas buscando no está disponible.

¿Qué estabas buscando? Si buscabas vino, puedes encontrarlo por aquí. Si lo que buscabas eran espumosos, prueba por aquí. Si buscabas destilados, entonces mejor por aquí. Si quieres pasar un buen rato, y de paso aprender un poco sobre vino, te recomendamos nuestro blog.

Conoce Parató

Paralelamente, la muerte de Don José Elías Anglí, padre del fundador de la actual empresa, hizo que esta actividad se perdiera por completo. Don José Elías Andreu, quien guardaba en su memoria estas experiencias, decidió en 1975 recuperar la tradición comprando una finca de 36 Has. en el Penedés, ubicada en Guardiola de Font-Rubí, y de nombre Can Campmany. Allí, aprovechando las antiguas y artesanales instalaciones de la Masía, se vinificaron dos vendimias.En 1977 adquirió otra finca en El Pla del Penedès de 18 Has. Alrededor de la Masía de esta finca, Can Respall de Renardes (siglo XVIII), se construyó la actual bodega de vinificación y almacenamiento, con capacidad suficiente para elaborar toda la uva procedente de las fincas.La composición actual de las propiedades ha ido creciendo con la incorporación de nuevos viñedos, hasta llegar en la actualidad a las 94 Has. repartidas en cuatro fincas: Can Campmany, Can Respall de Renardes, La Fanga y Camp Nou. El denominador común de estos años de consolidación ha sido siempre el amor por la tierra, la viticultura y la calidad de la uva recolectada, único camino para obtener vinos y cavas de calidad que son el reflejo de la naturaleza privilegiada que nos rodea.