Sostenibilidad, innovación y calidad

Durante tres décadas y a la sombra de lo que fue durante muchos años el único vino mítico español, Vega Sicília, se fueron redibujando en la Ribera del Duero otras nuevas bodegas, tanto pequeñas como medianas y grandes, donde sus tintos desconocidos despertaban cosecha tras cosecha la pasión de los más expertos y reconocidos críticos y catadores internacionales. Así, entre las sonadas campanadas de las medallas conseguidas por sus vinos en concursos celebrados aquí y allá, y entre los grandes nombres que empezaron a forjar el prestigio vitivinícola de esta zona se encuentra Matarromera, bodega fundada en 1988 en Valbuena de Duero, donde sus tintos nobles son capaces también de entregar todo lo que tienen con el paso de los años.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 7 productos.

7 productos

Filtros activos

Matarromera Crianza 2017

Un vino de Ribera de Duero con un perfecto equilibrio entre fruta y madera

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Matarromera Crianza 2017
Vista rápida
6x
-5%
19,87 £
unidad
Precio 20,94 £
Duty paid
  • Nuevo

Matarromera Esencia

Un ensamblaje único de tres añadas míticas

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Matarromera Esencia
Vista rápida
6x
-5%
82,87 £
unidad
Precio 87,25 £
Duty paid
  • Nuevo

Matarromera Crianza Magnum 2017

Un vino de Ribera de Duero con un perfecto equilibrio entre fruta y madera

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Matarromera Crianza Magnum...
Vista rápida
6x
-5%
40,08 £
unidad
Precio 42,23 £
Duty paid
  • Nuevo

Matarromera Reserva 2016

Un Ribera del Duero que aúna cuerpo y refinamiento

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Matarromera Reserva 2016
Vista rápida
6x
-5%
32,62 £
unidad
Precio 34,33 £
Duty paid
  • Nuevo
93
Peñin

Melior 2018

Un tempranillo amable y de estilo clásico

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Melior 2018
Vista rápida
Precio 9,66 £
Duty paid
  • Nuevo

Conoce Matarromera

Como ocurre en muchas otras zonas productoras de vino, Matarromera es una bodega de vinos españoles que debe su prestigio al esfuerzo de unas familias que han mantenido dos exigencias básicas: calidad y personalidad.

Bodegas Matarromera es la madre de todas las bodegas del Grupo Matarromera que nació en 1994 en pleno corazón de la Ribera del Duero, y cuya filosofía se centra en la tradición, la innovación y la calidad, siendo el único grupo bodeguero presente en las 4 Denominaciones de Origen que rodean el río Duero: Ribera del Duero con las bodegas Matarromera, Émina y Rento; Rueda con la bodega Émina Rueda; Cigales con la bodega Valdelosfrailes; y Toro con la bodega Cyan.

Carlos Moro, vallisoletano e Ingeniero Técnico Superior Agrónomo, es su alma mater y el Presidente y Fundador de Grupo Matarromera, cuyos antepasados familiares siempre han estado vinculados a la viña y el vino, siendo pioneros en la plantación de viñedo en Olivares y Valbuena de Duero. Carlos Moro fue y es, sin duda, un visionario, un revolucionario en su tiempo, pero sobre todo, un soñador que a finales de la década de 1980 ya vislumbró un horizonte en el que Grupo Matarromera debía ser una referencia.

Historia de la bodega

Bodegas Matarromera se inauguró en 1988 en Valbuena de Duero, y su primera cosecha salió al mercado en 1994. La bodega se sitúa en lo alto de una pequeña colina y buena parte de sus naves están semienterradas en la ladera norte del Valle del Duero, con unas preciosas vistas que dominan todo el valle.

Hoy en día cuenta con 90 hectáreas de viñedo propio, con plantaciones de Tinta del País o Tempranillo, y algo de Cabernet Sauvignon y Merlot, los cuales cultiva tanto en espaldera como en vaso. Dispone de una moderna tecnología enológica, con meses de selección, controles de temperatura y depósitos y equipos de acero inoxidable, junto con un parque con más de 2.100 barricas de roble americano y francés. Está diseñada para elaborar cerca de 1 millón de botellas, pero su producción media anual ronda las 700.000 botellas.

Filosofía de trabajo

La Bodega Matarromera está comprometida con toda la filosofía de trabajo que se aplica a todas las otras bodegas del Grupo, las cuales se materializan por ser una empresa comprometida con la sostenibilidad y la innovación como palancas de crecimiento de su competitividad empresarial.
Esta política de sostenibilidad se realiza a través de un programa de objetivos y acción que se denomina “Matarromera Sostenible en Planeta Tierra”. Este plan comprende un conjunto de medidas desde la ecoeficiencia del diseño de edificaciones, la disminución de su dependencia energética y la reducción de consumo de emisiones, el cálculo de su huellas de carbono, el tratamiento sistematizado de residuos y el aprovechamiento de subproductos, la producción ecológica y los proyectos de I+D medioambientales. Todas las prácticas energéticas que realiza el grupo en sus diferentes centros productivos ahorran la emisión de 400 toneladas de CO2 a la atmósfera. Por otro lado, las siete bodegas del Grupo son edificaciones sostenibles diseñadas con iluminación natural, óptimo aislamiento y el aprovechamiento de aguas pluviales y residuales para el riego del viñedo. También Matarromera ha sido la primera empresa española con certificación AENOR que mide su huella de carbono, es decir, la repercusión ambiental que tiene la producción de 3 de sus vinos sobre la atmósfera y el medio ambiente, y entre ellos se encuentra su Matarromera Crianza.

También la Bodega Matarromera es miembro de la Plataforma Tecnológica del Vino y está participando en la definición de la Agenda Estratégica, liderando el grupo de trabajo estable de Tecnología Medioambiental y Consumo, seguridad y salud, y forma parte activa del consorcio Wineries for Climate Protection, liderando la estrategia del sector vitivinícola nacional en defensa del Medio Ambiente.

La I+D+i es una de las apuestas claves de Grupo Matarromera, con una inversión anual que supone el 30% de la facturación de la compañía, lo que le convierten en la bodega del mundo que más porcentaje de sus ventas dedica a innovación, actualmente con 30 proyectos en marcha. Como parte de esta apuesta, Matarromera participa en varios proyectos de I+D+i en el ámbito de la sostenibilidad medioambiental en proyectos como Cenit Demeter y Life Haprowine.

Vinos de la bodega Matarromera

Esta bodega ha encontrado cosecha tras cosecha esa identidad propia de los vinos de Matarromera. Tintos de corte moderno y actual, altamente expresivos, viriles y con ganas de vivir, que se apoyan en la nobleza de la variedad Tinta Fino, la fuerza del terruño, la selección de la madera y una enología moderna bien interpretada.
Los tintos más jóvenes airean por los cuatro costados una buena musculatura sin faltarles sabrosidad y equilibrio, mientras que el juego entre el tiempo y la madera propone vinos más complejos, si cabe más penetrantes y a la vez más aterciopelados, apreciables particularmente en sus reservas más viejas. En líneas generales, son vinos diseñados para beber ahora pero también con larga vida, amantes de la botella para pulir la aspereza y la austeridad, y con la virtud de rediseñarse por completo con el paso del tiempo.

Con la marca Melior embotella un tinto de carácter joven con viñedos de Tempranillo de la Finca de La Casa, Villanueba y La Cabaña, en Olivares de Duero, y un toque de Cabernet Sauvignon, con una semicrianza de 6 meses, pero su marca principal es la misma que el nombre de la bodega: Matarromera, con la que comercializa un Gran Reserva, un Reserva, un Crianza, el Matarromera Prestigio, y el siempre especial Matarromera Pago de Las Solanas.

Su Matarromera Crianza se elabora a partir de viñedos de Tempranillo procedentes de los pasajes de La Aguilera, Tejares, Martinete, Baden, Las Solanas y San Román, ubicados en Valbuena y Olivares de Duero, con una crianza de 12 meses en barricas de roble americano y francés. En nariz resulta indiscutiblemente típico, con una bonita gama de frutos maduros y agradables sensaciones lácteas y especiadas de su crianza. En boca es muy sabroso, con fuerza, impactante desde el primer sorbo, pero presenta un buen equilibrio entre su corpulencia tánica, la potencia alcohólica y la acidez, manteniéndose en el paladar con una gran frescura y viveza.

Matarromera Reserva, esta elaborado con uvas 100% tempranillo procedentes de los parajes de Picón de Zurita, Las Celadillas y Las Solanas, en Olivares de Duero, y una crianza de 18 meses en barricas de roble americano y francés. En él predominan aromas de madera ahumada y pequeñas frutas rojas maduras, configurando un elemento carnoso y muy sabroso en el que se funden las notas especiadas y balsámicas. En boca presenta una estructura muy equilibrada, con buenos taninos, sabrosos, y un final largo y armonioso.

Matarromera Gran Reserva, con Tempranillo de Finca de Las Celadillas y San Román,  en Olivares y Valbuena de Duero, con 24 meses de crianza en las mejores barricas de roble francés y americano de tostado medio a ligero. Huele a fruta madura, carnosa, junto con una madera caliente perfectamente ensamblada donde sobresalen notas de carne fresca junto a matices de especies y piel de cuero. En boca es un vino con mucho fruto, directo, impactante, con un buen cuerpo y un final con taninos bien afrutados, casi dulces, pero también destinados a durar.

Matarromera Prestigio es un vino de Tempranillo de los viñedos procedente del Pago La Cabaña, de 11 hectáreas de suelos franco arenoso arcillosos con orientación sur, cuyo vino sólo ve la luz aquellos años que la uva y la añada alcanza la calidad exigida por la bodega. Es un vino que realiza una doble crianza: 9 meses en barrica francesa de Allier, tras los cuales se hace un trasiego para continuar la crianza otros 9 meses en barricas nuevas de roble americano. Es un tinto con excelente equilibrio con aromas especiados y rico en matices tostados con fondo de frutas negras muy maduras, con un poderoso esqueleto de taninos dulces con final largo.

Matarromera Pago de Las Solanas es un tinto de pago que nace de un viñedo de tempranillo viejo cultivado en la parte alta de una ladera caliza orientada al mediodía, con una altitud de 770 metros sobre el nivel del mar, de suelos franco arcillosos, con extensión de 20,18 hectáreas y se sitúa en Olivares de Duero. Se elabora sólo de añadas excelentes, cuyos racimos son seleccionados y desgranados manualmente uva a uva, con una crianza de 21 meses en barricas nuevas de roble francés. Rico para tomar ahora, se siente la riqueza de la potente estructura dentro de un armónico equilibrio que permitirá todavía beneficiarse de su permanencia en botella durante unos cuantos años más.