Vino de la bodega Luberri

Florentino Martínez Monje es el alma y la fuerza de Luberri-Familia Monje Amestoy, un hombre apasionado de la Rioja Alavesa, su pequeño país vitivinícola que pocos conocen tan bien como él. Hace más de 20 años que Florentino encabeza con energía su bodega familiar en Elciego y nos brinda su visión de la Rioja Alavesa con vinos puros, modernos, con carácter y muy honestos. La trayectoria de Luberri-Monje Amestoy es ya parte de la historia reciente de la Rioja Alavesa, y hoy sus vinos representan una forma singular de entender esta tierra.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 5 productos.

5 productos

Filtros activos

Monje Amestoy Reserva 2015

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Monje Amestoy Reserva 2015
Vista rápida
6x
-4%
15,59 £
unidad
Precio 16,30 £
Duty paid
  • Nuevo
88
Atkin

Biga Crianza 2018

Un profundo sabor Rioja a muy buen precio

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Biga Crianza 2018
Vista rápida
Precio 10,01 £
Duty paid

Seis de Luberri 2018

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Seis de Luberri 2018
Vista rápida
Precio base 10,05 £ Precio 9,67 £
Duty paid
  • -3,78%
  • -4%

Luberri Cepas Viejas 2016

Un tinto de autor de Rioja

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Luberri Cepas Viejas 2016
Vista rápida
6x
-5%
31,47 £
unidad
Precio 32,99 £
Duty paid

Conoce Luberri

La Rioja Alavesa es un mundo entre la sierra de Cantabria y el río Ebro. Es la comarca más sureña y soleada de Euskadi, donde sus 15 municipios y poco más de 300 Km2, imprimen su carácter y fuerza en un mosaico de pequeños viñedos, que conforman un lugar privilegiado para la viticultura. Esta tierra ha liderado históricamente el progreso de la viticultura. Desde el siglo XVIII, muchos de sus moradores han sido auténticos pioneros, que han basado sus aportaciones en el potencial de la variedad autóctona Tempranillo, junto a la blanca Viura, la otra gran estirpe nativa. Luberri-Familia Monje Amestoy está profundamente identificada con los rasgos de este territorio, con su clima continental de influencia mediterránea, con el espíritu emprendedor de sus gentes, y con una forma peculiar de elaboración: la maceración carbónica, de la que se obtiene el llamado típico vino de cosechero. En el lenguaje popular, el "vino de cosechero”, es aquel que proviene de una cosecha determinada y, como mucho, podemos asestar que es elaborado por el propio bodeguero que realizó la vendimia. Pero el propiamente dicho "vino de cosechero", es bastante más, sobre todo, para una gran mayoría de pequeños viticultores de la tradicional Rioja Alavesa y de San Vicente de la Sonsierra. El "vino de cosechero" es tan antiguo como su misma historia. Seguramente si Noé elaboró vino, fue un "vino de cosechero", ya que el sistema de elaboración es el más sencillo y ancestral. En el lagar, llamado localmente "lago", o en el depósito de fermentación, se introducen los racimos de uva enteros, es decir, sin pisar ni estrujar, evitando en lo posible que se rompan los granos de uva. En el fondo del recipiente se forma una fina capa de mosto debido al peso de la fruta. Este mosto empieza a fermentar, liberando anhídrido carbónico, que al no poder escapar, actúa sobre las enzimas presentes en la fruta desencadenando la fermentación de las bayas enteras. La técnica más moderna consiste en rellenar el espacio libre de la cuba cerrada de fermentación con anhídrido carbónico, procedente de otra cuba donde hay mosto en fermentación o industrial. Durante el proceso de fermentación los granos de uva se hinchan y al cabo de unos días (8 a 10) revientan. Posteriormente, después del primer sangrado, se realiza el remango o volteo de una parte de la masa semisólida sobre la otra, consiguiendo el escurrido. De esta forma se obtiene un vino de vivo y concentrado color con notables tonalidades azuladas que desvelan atractivos tonos amoratados y violáceos. El aroma primario de la uva queda atrapado en las células del hollejo, por lo cual son vinos muy aromáticos, ostentan una graduación alcohólica relativamente alta, una alta acidez, y poseen cierta carnosidad con una marcada astringencia por la maceración con los raspones.

Pero La Rioja Alavesa en general y Luberri en particular no agota sus posibilidades en este tipo de vinos, pues la finura y excelencia de su Tempranillo de viñedos propios le proporciona la posibilidad de elaborar también grandes vinos de reserva y gran reserva.

 

Historia de la bodega

Florentino Martínez procede de una familia de agricultores de San Vicente de la Sonsierra que se estableció en Elciego cuando tenía ocho años. Aquí, la familia llevó durante muchos años una empresa agrícola y de servicios, pero Florentino dio un paso más allá, y pasó de cuidar las viñas de otros ha comprar algunas parcelas de viñedo aquí y allá, mayoritariamente en el municipio de Elciego, y levantar su propia bodega en 1991, junto con su mujer María José, y en la hoy en día cuenta con la colaboración fundamental de sus hijas Laura y Miren. Hoy en día, los barrancos, las laderas y pequeñas hoyas y terrazas altas dibujan la geografía de las 30 hectáreas del viñedo en propiedad de Luberri-Monje Amestoy, las cuales se extienden desde la misma vega del Ebro, a 400 metros de altitud, hasta zonas más elevadas en dirección a la Sierra de Cantabria, en el municipio de Elciego y se adentran en los colindantes de Laguardia, La Puebla de Labarca y Villabuena de Álava. La finca de El Cuento fue la primera que adquirió Florentino Martínez y de ahí salió el primer vino de Luberri, el tinto joven de maceración carbónica que sorprendió al mercado y empezó a darle nombre y prestigio. Poco a poco la propiedad creció en superficie y también en sabiduría y experiencia, y hoy el paraje favorito sigue siendo Los Merinos, a 540 metros de altura, por encima del núcleo de Elciego, donde cultiva su tempranillo de 60 años de edad, del cual elabora su tinto Cepas Viejas, el vino de alta expresión de la bodega.

 

Filosofía de trabajo

La bodega está dotada de una tecnología puntera, con depósitos de acero inoxidable, equipos de frío y demás prestaciones avanzadas. Otro de los puntos fuertes es la sala de barricas, dotada de 750 barricas de roble francés y americano. La base es el método de la maceración carbónica, que han ido renovado para elaborar los vinos más jóvenes de la bodega, el Luberri y el Seis de Luberri. En los viñedos se lleva a cabo una viticultura respetuosa con el curso de la naturaleza, que prima la calidad de la uva y que alcanza su momento culminante en la frenética actividad de la vendimia. Florentino Martínez recorre el viñedo con un refractómetro, midiendo la graduación de los granos de uva y decidiendo personalmente el momento preciso de cosechar cada parcela. Y mientras la naturaleza impone su cadencia segura y armónica en las viñas de la propiedad, la bodega tiene un papel relevante al perfilar los matices procedentes de la elaboración: la singularidad de la maceración, la nobleza de la madera, el respeto en todos los procesos.

 

Los vinos de Luberri-Familia Monje Amestoy

A continuación te mostramos los vinos elaborados por Luberri:

Luberri Zuri
es le vino blanco de la bodega. Está elaborado con un 80% de Viura y un 20% de Malvasía procedentes de viñedos de 30 a 50 años de edad situados en Elciego y municipios colindantes. El vino se mantiene con sus lías durante dos meses, realizando un bâtonnage diario. Presenta un aroma nítido, con un afrutado varietal y notas de hierbas de monte y manzana. En boca es fresco, sabroso y amplio, de toque cremoso y buena acidez. Redondo y muy equilibrado.

Luberri es el vino tinto más joven de la bodega. Se elabora con un 95% de Tempranillo y un 5% de Viura y se elabora siguiendo el método tradicional de maceración carbónica. Es un vino de color rojo picota y aspecto brillante, con ribetes amoratados, y muy cubierto. En nariz se expresa con aromas de frutas del bosque (mora, frambuesa) y tonos florales de violeta, con un toque de regaliz. En boca es amplio y potente, carnoso, con un paso bien equilibrado, y mucha sensación frutal. Es un vino ágil y fresco, con un final vegetal y de almendras verdes que deja un recuerdo persistente.

Seis de Luberri es un vino elaborado 100%%% con Tempranillo, elaborado con le método tradicional de maceración carbónica, y nun paso de seis meses por barrica, de ahí su nombre. Ofrece aromas de fruta roja y negra, y tonos ahumados con recuerdos a los tonos frescosde maceración.En boca es potente, carnoso, muy sabroso, con un buen equilibrio entre una fruta muy expresiva y unostostados muy finos.

Biga de Luberri se elabora 100% con Tempranillo y recibe una crianza de 12 meses en barricas de roble. Ofrece delicados aromas de fruta fresca ylimpia, con tonos de cuero, especias y maderas finas.En boca es ligero, amable, destacando una punta defrescor, alegre y elegante, y con notas vainilla, madera, humo, con buena acidez frutal.

Monje Amestoy se elabora con un 90% Tempranillo y 10% de otras variedades procedentes de viñedos con cepas de más de 35 años. Se realizó una selección de uva en viñedo y en mesa de recepción, y recibe una crianza de 16 meses en barricas de una edad máxima de seis años, 50% roble americano y 50% roble francés Allier. Su nariz es compleja, con notas balsámicas, vainillas y especias, sobre un fondo de confituras de frutos negros (arándanos, moras). En boca tiene una buena estructura, de paso sedoso con magnífico equilibrio, con maderas finas bien integradas y un retronasal especiado.

Luberri “Cepas Viejas” se elabora 100% con Tempranillo procedente del pago Finca Los Merinos, con una edad media de las cepas de más de 70 años, lo que supone un rendimiento de 3.000 Kg./ha, con poda en vaso. Recibe una crianza de 18 meses en barricas nuevas de roble francés. En nariz es complejo y elegante, con intensos aromas de fruta, especiados, balsámicos y buena madera. Sabroso en boca, con buena estructura, pulido y largo.