Vino de la bodega Dominio de Pingus

Los vinos de culto Peter Sisseck

Dominio de Pingus es Peter Sisseck, y Peter Sisseck es Pingus, un tinto que es objeto de culto, y unos de los vinos más buscados, deseados, envidiados y codiciados del planeta. En su proyecto personal, iniciado con una extensión de viñedos de cinco hectáreas en cuatro parcelas, con viñas de Tinto Fino de más de medio siglo y una reducida bodega con 150 barricas para la crianza, priman la microvinificación, la minuciosidad y el espíritu artesano. Pingus fue el primer vino de garaje que se elaboró en nuestro país, y se convirtió también de la noche a la mañana en el vino más caro de España.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 10 productos.

10 productos

PSI 2019

Un vino artesanal con una calidad excepcional, firma de la bodega Dominio de...

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

PSI 2019
Vista rápida
6x
-5%
31,04 £
unidad
Precio 32,57 £
Duty paid
  • Nuevo
92
Parker
94
Suckling

Flor de Pingus 2016

El hermano pequeño de Pingus

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Flor de Pingus 2016
Vista rápida
Precio 111,55 £
Duty paid
  • Nuevo
95
Decántalo
94
Peñín
95
Parker
96
Suckling

PSI 3 Litros (Jéroboam) 2019

Un vino artesanal con una calidad excepcional, firma de la bodega Dominio de...

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

PSI 3 Litros (Jéroboam) 2019
Vista rápida
Precio 144,92 £
Duty paid
  • Nuevo
92
Parker
94
Suckling

Pingus 2018

Uno de los vinos más buscados y codiciados de todo el mundo

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Pingus 2018
Vista rápida
Precio 1.173,20 £
Duty paid
  • Nuevo
98
Decántalo
98
Peñín
100
Parker
98
Decanter
97
Suckling

Pingus 2016

Uno de los vinos más buscados y codiciados de todo el mundo

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Pingus 2016
Vista rápida
Precio 1.207,21 £
Duty paid
  • Nuevo
97
Decántalo
100
Parker
99
Atkin
100
Suckling

Pingus 2014

Uno de los vinos más buscados y codiciados de todo el mundo

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Pingus 2014
Vista rápida
Precio 1.425,79 £
Duty paid
  • Nuevo
98
Peñín
100
Parker
100
Suckling

Pingus 2017

Uno de los vinos más buscados y codiciados de todo el mundo

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Pingus 2017
Vista rápida
Precio 1.028,71 £
Duty paid
  • Nuevo
96
Parker
97
Atkin

Pingus Magnum 2017

Uno de los vinos más buscados y codiciados de todo el mundo

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Pingus Magnum 2017
Vista rápida
Biodinámico
Precio 1.968,25 £
Duty paid
  • Nuevo
96
Parker

Flor de Pingus 2018

El hermano pequeño de Pingus

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Flor de Pingus 2018
Vista rápida
Precio 109,73 £
Duty paid
  • Nuevo
96
Decántalo
96
Peñín
94+
Parker
96
Decanter
91
Winespectator
94
Suckling

PSI Magnum 2019

Un vino artesanal con una calidad excepcional, firma de la bodega Dominio de...

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

PSI Magnum 2019
Vista rápida
6x
-5%
68,89 £
unidad
Precio 72,27 £
Duty paid
  • Nuevo
92
Parker
94
Suckling

Conoce Dominio de Pingus

Peter Sisseck, conocido por su vino de alta calidad Dominio de Pingus, nació en Dinamarca en 1962. Su relación con el mundo del vino en general, y en particular con Burdeos, le viene a través de su tío, Peter Vinding-Diers, conocido enólogo en la zona y propietario de un par de châteaux en la región de Graves: Domaine La Grave y Château de Landiras. En la década de los 80 Peter comenzó a ayudar a su tío, quien en ese momento estaba revolucionando la producción de vinos blancos con su trabajo en el Château Rahoul. Durante sus estancias en Burdeos, Sisseck contactó, entre otros, con Jean-Luc Thunevin, famoso por haber iniciado en su momento el movimiento de los "vinos de garaje", con su Valandraud. Sisseck se mostró muy interesado por este nuevo movimiento revolucionario y sus nuevos vinos, y según referencias como Angélus, Le Pin, Cheval Blanc y Valandraud en el propio Burdeos, y Domaines Leroy, Dominique Laurent o el gran Henri Jayer en Borgoña, decidió que si alguna vez iniciara un proyecto personal, este debería ser su camino.

Después de ayudar a su tío en la célebre añada de 1982, terminó la carrera de ingeniero agrónomo en Dinamarca unos años más tarde. Después de sus estudios, saltó a California, a la bodega Simi en Sonoma, donde vio el contrapunto tecnológico americano, bastante diferente a la francesa que ya conocía. A principios de los 90 aterrizó en la Ribera del Duero para hacerse cargo de la dirección técnica de la nueva bodega Hacienda Monasterio, donde todavía hoy lleva la dirección técnica, y en la que implementó nuevas técnicas desconocidas en aquel momento en la zona, como las mesas de selección de uva. Una vez aposentado en la Ribera del Duero, Peter Sisseck empezó a interesarse por los viñedos viejos de la zona y pensar en su proyecto personal: Dominio de Pingus.

En la actualidad, Sisseck es asesor también del Celler Mas Gil, bajo la denominación de origen Catalunya, una propiedad situada en Calonge (Girona), adquirida en 1998 por seis suizos amantes del vino, entre ellos Franz J. Wermuth, comerciante  y subastador de vino; Frank Ebinger, de la Casa del Vino, en Zürich; y Silvio Denz de Château Faugères (St. Emilion), que elabora con la  marca Clos d'Agon, blancos y tintos, con unas treinta hectáreas de viñedos.


Historia de la bodega

En el año 1995 fundó en Quintanilla de Onésimo (Ribera del Duero) la bodega Dominio de Pingus, una pequeña bodega en la que pretendía recuperar la idea de la elaboración artesanal y muy cuidada que aprendió de su tío en sus inicios en Graves. A la bodega la bautizó Dominio de Pingus, donde el nombre “pingus” obedece al apodo de juventud de Peter. Es una pequeñísima bodega artesanal, de muy baja producción donde se cuida hasta el último detalle de cada uno de los procesos de la elaboración de sus vinos. Sin embargo, aquella primera “bodega garaje” de Quintanilla de Onésimo ha crecido para dar lugar a una bodega modesta en tamaño pero perfectamente equipada y obsesionada por el control de los vinos a través de su propio laboratorio, por lo que ahora podría llamarse una “bodega boutique”.

Los años 1996, 2000, 2001 y 2003 fueron las primeras grandes cosechas de tinto Pingus, hasta la extraordinaria 2004, que recibió los primeros 100 puntos del crítico Robert Parker, y a partir de aquí se constituyó el mito debido a que era casi imposible localizar una botella. Sin embargo, hay un hecho que ayudó a reforzar la leyenda de Pingus, y fue que la mayor parte de las botellas 4.000 botellas del 95 destinadas al mercado norteamericano, y la totalidad de las de Flor de Pingus, se hundieron en el barco que las transportaba cerca de las islas Azores, junto a otros importantes cargamentos de otras bodegas europeas.

Filosofía de trabajo

Sorprendentemente, para alguien que tiene tantas raíces bordelesas, los métodos que emplea en su bodega son claramente borgoñones. Es decir, la uva se vendimia muy madura, se realiza una premaceración en frío de hasta 10 días antes de comenzar la fermentación, se fermenta en pequeños depósitos de madera, se bazuquea en vez de remontar, la maloláctica se hace en barrica, y emplea la técnica del "bâtonnage" utilizado con frecuencia en vinos blancos de Borgoña, pero inusual en los tintos. Sin embargo, en Dominio de Pingus la crianza se realiza en barricas de la tonelería Darnajou de Lalande-de-Pomerol (Burdeos), considerada una de las mejores tonelerías del mundo.  Otra peculiaridad de Sisseck es que después de la maloláctica se trasiega del vino a otra barrica nueva. Es lo que se ha dado en llamar "200% madera nueva", iniciado por Dominique Laurent. Sisseck ha utilizado esta técnica en Pingus, pero del 200% de madera nueva que llevaba Pingus al principio ha dado paso a un porcentaje cada vez mayor de barrica usada. Además, en la actualidad, la elaboración recupera prácticas ancestrales como la fermentación en cemento y el envejecimiento en grandes recipientes, con menor peso de la barrica.

No obstante, el mayor patrimonio de la bodega es el viñedo. La bodega posee sólo cuatro parcelas de viñedo con una extensión total de unas 5 hectáreas para la elaboración de su vino estrella Pingus, donde aplica desde 2000 métodos biodinámicos. Los pagos tienen los nombres de Santa Cruz, con las viñas más jóvenes, de 50 años, y con las producciones más altas. La viña de Baroso en La Horra es el pago más completo y en realidad es una lengua de grava sobre una base de arcilla con incrustaciones de caliza que determinaban un terruño de excelente drenaje. Está compuesto por dos parcelas diferentes, una de 1 hectárea, y la otra de 2,5 hectáreas con viñas de hasta 60 años. Y por último, San Cristóbal, de 1,2 hectáreas, con una edad de 70 años, y con producciones muy, muy reducidas.

Los vinos de Dominio de Pingus

Pingus es la joya de corona. Se elabora con uvas de Tinto Fino de las cuatro parcelas de viñedos que suman un total de 5 hectáreas. El mosto fermenta a temperatura controlada y realiza la fermentación maloláctica en barricas (70%) y en depósitos de acero inoxidable (30%). Se cría en barricas de roble francés (50% nueva y 50% de un vino) durante un mínimo de 20 meses. Es un vino de color potente con profundos ribetes azulados, con una explosión de fruta negra en nariz, muy fresca, con notas balsámicas, y una boca con una amplitud considerable, con una fantástica acidez y una riqueza tánica dulcificada, intensa, que potencia un estructura muy bien equilibrada, con final largo, potente y muy elegante.

Flor de Pingus es un concepto de vino diferente a Pingus. También se elabora prácticamente con Tinto Fino procedente de 20 has de viña, actualmente casi todas en propiedad, de la zona de La Horra, con una edad entre los 25 y 50 años, algunas conducidas en vaso y otras en emparrado. Se vinifica en pequeñas tinas de acero inoxidable termoreguladas, y un 50% del vino realiza la fermentación maloláctica en barrica y el resto en depósitos de acero inoxidable. Se cría en un 40% de barrica nueva de roble francés Allier y el resto en barricas francesas de uno y dos vinos durante unos 18 meses. Posee un amplio abanico de aromas a frutas rojas y negras, con notas especiadas de vainilla, regaliz, algunos balsámicos frescos y apuntes minerales. En boca presenta un buen ataque, está muy bien estructurado, con taninos firmes pero sabrosos, que potencian un final goloso lleno de frutas maduras.

Psi nació para ayudar a que no desaparecieran las viñas históricas conducidas a la manera tradicional por familias de viticultores ligadas al territorio. La primera añada de PSI fue la de 2007, y fue vinificada con la colaboración de unos pocos viticultores de la Ribera del Duero. Desde entonces se han ido añadiendo al proyecto viñas de nuevos agricultores que contribuyen con sus terruños diversos a producir un vino polifacético. Desde la añada 2012 incorpora un pequeño porcentaje de Garnacha Tinta de cepas viejas cultivadas en Castrillo de la Vega (Burgos), que le aporta al vino una amplitud fresca, vivaz y elegante. El Tinto Fino proviene de siete grandes zonas de la Ribera del Duero que representan una gran parte de la viña de generaciones pasadas. Se elabora físicamente en 7 bodegas diferentes, utilizando dos mesas de selección y depósitos propios. Se vinifica en tradicionales depósitos de cemento y se cría durante unos 18 meses en barricas de roble de segundo y tercer año procedentes de Pingus y también en grandes fudres y depósitos de cemento.

Sin embargo, y como anécdota, la etiqueta más desconocida de Pingus es Amelia. El vino procede de una vieja parcela de La Horra (Burgos) plantada en 1890 con apenas 500 cepas. Peter Sisseck considera que albergan el clon más perfecto de Tempranillo, el cual utiliza habitualmente para reponer plantas en los viñedos de los que se surte para Pingus. Las uvas de esta parcela se destinaban originariamente a Flor de Pingus, pero desde 2003 se embotellan por separado, de donde sale  apenas una barrica que sólo llega al mercado norteamericano.

Situación de Dominio de Pingus