Vino de la bodega Alvear

Experiencia vinícola desde 1729

Fundada en 1729 por Don Diego de Alvear y Escalera, Alvear es la bodega más antigua de Andalucía y la segunda de España. Ocho generaciones después, esta empresa familiar aún conserva la misma esencia: nitidez en el color, atractivo en la fragancia, suavidad en el contacto con el paladar, perfección en el conjunto. Todas estas cosas juntas, dotadas de una personalidad inconfundible, mezcla acaso de brío y sutileza, constituyen el tesoro y la alegría de los vinos de Alvear, donde el 40% de su producción se comercializa en más de 25 países diferentes entre los que se encuentran Gran Bretaña, Holanda, Japón, Canadá y Australia.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 11 productos.

11 productos

Filtros activos

Alvear Pedro Ximénez 1927

Un vino dulce con la solera más antigua de la bodega

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Pedro Ximénez 1927
Vista rápida
6x
-4%
15,36 £
unidad
Precio 16,00 £
Duty paid
93
Decántalo
93
Peñín
96
Parker

Alvear Px de Añada 37,5 cl. (3/8) 2017

Un innovador Pedro Ximénez de añada

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Px de Añada 37,5 cl....
Vista rápida
6x
-5%
13,16 £
unidad
Precio 13,80 £
Duty paid
93
Suckling

Alvear Solera Cream 37,5 cl. (3/8)

Un cream muy elegante

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Solera Cream 37,5...
Vista rápida
Precio 13,37 £
Duty paid
  • Nuevo
91
Peñín
95
Parker

Oloroso Asunción 37,5 cl. (3/8)

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Oloroso Asunción 37,5 cl....
Vista rápida
6x
-5%
11,47 £
unidad
Precio 12,02 £
Duty paid
93
Peñín
93
Parker
92
Suckling

Alvear Fino C.B.

Un elegante fino de Pedro Ximénez

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Fino C.B.
Vista rápida
Precio 9,14 £
Duty paid
90
Decántalo
92
Peñín
87
Parker
90
Suckling

Alvear Pedro Ximénez Sacristía 37,5 cl. (3/8) 2004

Un dulce bastante complejo sinónimo indiscutible de calidad

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Pedro Ximénez...
Vista rápida
6x
-5%
40,80 £
unidad
Precio 42,87 £
Duty paid
  • Nuevo
98
Peñín
95
Parker

Alvear Pedro Ximénez Sacristía 37,5 cl. (3/8) 1999

Un dulce bastante complejo sinónimo indiscutible de calidad

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Pedro Ximénez...
Vista rápida
6x
-5%
40,80 £
unidad
Precio 42,87 £
Duty paid
  • Nuevo
96
Peñín
95
Parker

Marqués de la Sierra 2020

Un blanco seco donde la Pedro Ximénez demuestra su versatilidad

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Marqués de la Sierra 2020
Vista rápida
Precio 8,46 £
Duty paid

Alvear Vermouth Rojo de Pedro Ximénez

La opción más fresca de oloroso y Pedro Ximénez para el aperitivo

España   (Andalucía)

Alvear Vermouth Rojo de...
Vista rápida
6x
-4%
12,87 £
unidad
Precio 13,37 £
Duty paid
94
Peñín

Alvear Fino en Rama 2016

La expresión más pura de la Pedro Ximénez de la Sierra de Montilla

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear Fino en Rama 2016
Vista rápida
6x
-4%
12,82 £
unidad
Precio 13,33 £
Duty paid
  • Nuevo
92
Peñín
92
Suckling

Alvear 3 Miradas Vino de Pueblo 2019

La magia del velo en flor en la Sierra de Montilla

España   D.O. Montilla-Moriles (Andalucía)

Alvear 3 Miradas Vino de...
Vista rápida
6x
-4%
14,35 £
unidad
Precio 14,98 £
Duty paid
  • Nuevo

Conoce Alvear

Con casi 300 años de historia, los Alvear han consolidado una auténtica estructura bodeguera no sólo afianzando su presencia en Córdoba, sino también con otros proyectos bodegueros en Extremadura y Argentina.

La historia de esta familia arranca en la antigua merindad de Trasmiera de las montañas de Burgos, que desde la primitiva casa solariega en San Miguel de Aras, la familia Alvear llega a Nájera (La Rioja) a principios del siglo XVI y desde allí a tierras cordobesas.

Juan Bautista García de Alvear y Garnica nace en Nájera en 1657, fue alcalde del Estado noble de Nájera, y cuando ejercía esta actividad fue destinado a Córdoba como Administrador de las Rentas Reales. Allí se casa en segundas nupcias con una noble señora cordobesa y del matrimonio nace Diego de Alvear y Escalera, el primero de la saga vinícola.

Diego se traslada a Montilla y allí nace su afición por el campo y una pasión por la viña y el vino, lo que le lleva fundar en 1729 la Bodega Alvear.

En principio era una bodega pequeña y disimulada en el apretado laberinto de Montilla, pero con el tiempo va adquiriendo una gran extensión de tierras en la zona que le convierten en uno de los mayores propietarios de la ciudad.

Con su hijo Santiago impulsa la bodega hasta metas desconocidas en Montilla, cuando logra llevar un cargamento de vinos a Inglaterra a finales de ese siglo. De sus sucesores destaca Diego de Alvear y Ponce de León, que compaginó su vocación vinatera con una azarosa vida militar y política, habiendo sido capitán de la fragata Mercedes, hundida en la batalla del Cabo Santa María por los ingleses, hoy famosa gracias a la empresa caza tesoros Odyssey.

De aquélla época destaca por derecho propio la figura de Carlos Billanueva, asistente que Diego de Alvear y Ponce de León trajo de Argentina y que llegó a convertirse en su capataz de confianza y enólogo de la bodega. Carlos Billanueva (C.B) marcaba con sus iniciales las mejores botas de la casa, y de ahí nace una de las marcas más emblemáticas de la casa.

A lo largo de su larga historia, Bodegas Alvear ha conservado su carácter familiar, transmitiéndose la titularidad de padres a hijos de tal modo que, hoy en día, la propiedad de la bodega cuenta con más de 50 socios familiares, y la empresa está en manos de la octava generación, donde todas han contribuido paulatinamente tanto a la modernización técnica de la bodega, como a la conservación de su  patrimonio arquitectónico.

La mayoría de las marcas actuales y las elaboraciones de brandy proceden de principios del siglo XX bajo la dirección de Francisco de Alvear, conde de la Cortina, tiempo en que también se adquirieron numerosos viñedos y se ampliaron las bodegas.

La bodega

Las instalaciones de elaboración de Bodega Alvear se dividen entre el Lagar de las Puentes, en la Sierra de Montilla, principal zona de calidad de la denominación gracias a sus suelos marcadamente calcáreos, y la llamada Casa Central, un conjunto de edificios que se extienden por unos 60.000 m2 en la localidad de Montilla, donde se encuentran casi la totalidad de las 6.000 botas de crianza de entre 500 y 600 litros con que cuenta la bodega, en la que destaca la vieja bodega “de la Casa” del siglo XVIII, primer emplazamiento de Alvear, situada en el casco antiguo, y está considerada de interés histórico-artístico.

Esta antigua casa solariega del siglo XVIII, encierra las soleras más antiguas de la zona, con vinos amontillados con más de 200 años de crianza. La bodega posee una capacidad de crianza de 10 millones de litros en botas de roble, distribuidas en casi una veintena de bodegas, que acogen a las diferentes etiquetas de la casa. Las bodegas de la Sacristía, el Liceo, la Grande, y la del Escudo, junto a la casa solariega, acogen a los preciados vinos viejos. En Las Mercedes, hoy conocida como la del Capataz, se encuentran la mayor parte de las soleras de uno de los vinos más conocidos de Alvear: el Fino C.B. Otra de las bodegas más carismáticas es la de Conde de la Cortina, además de El Trabajadero, Ronda, Las Palmeras, Oloroso Viejo, Los Deanes, San Rafael, Don Diego y Presidente, en que conviven actualidad e historia.

La base de los vinos son 150 hectáreas de viñedo en propiedad situados en los más famosos pagos de la sierra de Montilla y Moriles, todo plantado de la variedad Pedro Ximénez, más otras 200 de viticultores locales.

Filosofía de trabajo

En Bodegas Alvear la cepa protagonista es la Pedro Ximénez, uva que se convierte en la base única de sus vinos dulces, finos, olorosos y amontillados. Es la variedad blanca reina de la DO Montilla-Moriles y también de los viñedos y vinos de Alvear.

El viñedo se cultiva por lo general en suelos muy calcáreos, y en la zona se distinguen dos tipos: las “albarizas o alberos”, terrenos muy calizos y permeables, con escaso contenido de materia orgánica y poco productivos, donde se obtienen las uvas de maduración más larga y equilibrada; y los “ruedos”, terrenos rojizos por la presencia de sales de hierro, más precoces. Posteriormente, en estos vinos se producirá el milagro de la crianza bajo el velo de flor, un proceso biológico natural por el que se desarrolla, en la superficie del vino una raza de levaduras autóctonas, que forman una capa de color crema.
La actividad de estas levaduras aporta al vino un aroma y sabor peculiar muy distinto al inicial. Para favorecer el desarrollo de estas levaduras se mantienen unas condiciones de temperatura y humedad en las bodegas, y se llenan sólo dos terceras partes de la capacidad de las botas, dejando la superficie libre suficiente para el desarrollo óptimo del “velo”. Los finos más envejecidos, cuando agotan su capacidad nutriente para la “flor”, se llaman amontillados, adquiriendo un color dorado.

En los olorosos, a diferencia de los finos, se impide el desarrollo del velo de flor mediante encabezado -añadido de alcohol vínico- hasta el 18% y llenado completo de las botas. De este modo, la crianza se reduce a la huella que el roble y el tiempo dejan en el vino. El vino Pedro Ximénez es un vino dulce y suave, y se obtiene mediante el soleado de la uva, donde los racimos se extienden en un trenzado de esparto donde se pasifican lentamente los granos. Una vez prensadas las uvas pasas se obtiene un mosto denso, un verdadero zumo de pasas. La elaboración y crianza posterior dará lugar a los grandes dulces Pedro Ximénez.

Los recipientes empleados para la crianza del fino se denominan “botas” de  una capacidad aproximada de 500 litros. La madera preferida, por su porosidad, es el roble americano. Las botas se disponen dentro de las bodegas en filas de varios pisos llamadas “cachones”. El pasillo entre dos cachones se denomina “andana”, y cada uno de los pisos de botas se llama “criadera”. La criandera más próxima al suelo es la “solera”; la situada inmediatamente encima, primera criadera; la siguiente, segunda criadera y así sucesivamente. Cada criadera contiene vino del mismo nivel de crianza; la solera, el de más crianza, la primera criadera el siguiente grado de crianza y así hasta las criaderas más jóvenes.

Vinos de Bodegas Alvear

Bodegas Alvear elabora una más de una veintena de productos, entre vinos finos, olorosos, amontillados, Pedro Ximénez, brandys y vinagres. Sus etiquetas más representativas son:

Fino C.B. es un vino elaborado por crianza biológica (velo de flor) durante más de cuatro años en botas de roble americano mediante el tradicional sistema de criaderas y soleras con sacas y rocíos periódicos. Cabe destacar como peculiaridad que al elaborarse a partir de mostos procedentes de uva Pedro Ximénez muy ricos en azúcares, no es necesaria su alcoholización en ninguna de las fases de su elaboración y crianza. Es un vino de color pajizo pálido y brillante, con aroma limpio, elegante, y algo punzante, con recuerdos de miga de pan y levadura. En boca es ligero, seco, franco, sabroso, y con recuerdos de frutos secos.

Pedro Ximénez 1927 es un vino elaborado a partir de uvas pasificadas al sol, y con una crianza de cinco años en botas de roble americano, mediante el tradicional sistema de criaderas y soleras, con sacas y rocíos periódicos. El PX 1927 es la seña de identidad de la bodega y es un coupage de vino de la Solera y la primera Criadera. Posee un color caoba brillante con tonos yodados. En nariz es potente, con notas torrefactas y recuerdos de bollería y licor de café. En boca es dulce, amplio, y untuoso con recuerdos de caramelo de café con leche y cacao sobre fondo de uvas pasa y final larguísimo.

Moscatel Alvear es un vino de licor dulce sin añada elaborado a partir de uva Moscatel ligeramente sobre madurada, envejecido mediante crianza oxidativa y enriquecido en la mezcla final antes de embotellar con una mistela de uva Moscatel. En nariz es potente y limpio, con aromas de uva de mesa típicas de la variedad. Tiene un sabor dulce, con una acidez bien integrada y es un vino de licor fácil de beber.

Marqués de la Sierra Blanco es un vino joven afrutado, elaborado adelantando ligeramente la vendimia para conseguir un grado alcohólico potencial más bajo y un vino más fresco que en las elaboraciones tradicionales con la uva Pedro Ximénez. No tiene crianza en barrica, y exhibe un color brillante, pálido amarillento con matices verdosos. Fresco y suave en nariz, con leves notas anisadas. Es muy fresco en boca, afrutado y con buena acidez.

Fino en Rama es un vino elaborado de una sola cosecha durante más de treinta meses en botas de roble americano. Este vino no ha sido sometido a tratamientos de estabilización por frío, ni a su habitual posterior filtración por tierras de diatomeas, manteniendo sus características originales. Presenta un color pajizo-dorado y brillante, con aroma de levadura de flor. En boca es lleno, amplio y ligeramente salino con recuerdos de frutos secos, con gran persistencia y tipicidad.

Fino Capataz es un vino elaborado con crianza biológica (bajo velo de flor) durante más de seis años en botas de roble americano, mediante el tradicional sistema de criaderas y soleras con sacas y rocíos periódicos. Posee un color pajizo con leves tonos verdosos, pálido y brillante, de aroma punzante, con recuerdos de flor y almendra. En boca es pleno, seco, sabroso y ligeramente amargo, con recuerdos de frutos secos.

Amontillado Carlos VII es un vino fino muy viejo, envejecido mediante crianza biológica (bajo velo de flor), terminando su elaboración en crianza oxidativa (sin velo de flor), en botas de roble americano, mediante el tradicional sistema de criaderas y soleras con sacas y rocíos periódicos, hasta completar una edad media de más de quince años. Exhibe un color ámbar-dorado brillante, muy potente en nariz, profundo y punzante, con notas de maderas finas y recuerdos notables de frutos secos. Elegante y sedoso. Seco, potente y muy amplio, y de gran persistencia.

Oloroso Asunción es un vino generoso elaborado mediante crianza oxidativa en botas de roble americano, por el tradicional sistema de criaderos y soleras con sacas y rocíos periódicos, hasta completar una edad media de más de doce años. Color caoba y oro viejo con brillos ambarinos y tonos yodo. Nariz intensa y profunda, con notables los tonos de maderas muy elegantes. Muy amplio en boca con ligeras notas dulces de uva pasa, de avellana y almendra tostada.

Pedro Ximénez de Añada es un vino elaborado con uvas procedentes de una sola cosecha, pasificadas al sol y con un ensamblaje posterior de 12 meses en las tradicionales tinajas de elaboración. Posee un color ámbar claro y brillante. Limpio en nariz, con notas de diversas frutas pasificadas (uva, dátil, higos...) y con ligeros recuerdos mermelada de cítricos y cáscara de naranja. En boca es muy dulce, denso y untuoso, con notas muy evidentes de uva pasa, miel y dulce de membrillo.

Pedro Ximénez Solera 1927 es un vino elaborado a partir de uva pasificada al sol, con una crianza posterior, en botas de roble americano, por el sistema de criaderos y solera, con sacas y rocíos periódicos durante cinco años. Color caoba, con aroma potente de larga crianza, solera añeja, ligeros toques tostados y muy bien ensamblados, con matices. En boca es amplio, dulce, con gratos toques amargosos, con fondo de miel y agradables toques rancios.

Solera Fundación Amontillado es un vino que se elabora de las soleras la fundación de la bodega, de ahí́ su nombre. Este vino no sigue un esquema comercial clásico, ya que las sacas solo se llevan a cabo en contadas ocasiones envasándose un número muy limitado de botellas.
Es un vino de color caoba con una magnífica intensidad aromática, con notas punzantes de frutos secos y larguísima crianza. En boca es un compendio de sensaciones gustativas con los inimitables sabores de la peculiar crianza (nueces y avellanas) muy concentradas que se manifiestan a través de una gran persistencia en boca.

Situación de Alvear