Vino de la bodega Albet i Noia

Pioneros en vinos y viñas ecológicas

Albet i Noya fue, entre otras cosas, la primera bodega nacional en elaborar vinos ecológicos. En el año 1978 Josep Maria Albet i Noya representaba la Unió de Pagesos en el Consejo regulador de la DO Penedès cuando una empresa danesa se dirigió a la DO buscando un productor de vino ecológico. En ese momento no había ningún productor ecológico en todo el estado y el Consejo comentó el tema con Josep Maria debido a su condición de vegetariano estricto. Desde entonces hasta hoy sus vinos son el paradigma de la ecología más estricta, y sin duda son una de las innovaciones más apasionantes en el Penedès, que en la actualidad se ha posicionado en el mercado con unos vinos de boutique elaborados de forma moderna y con un característico y personal estilo mediterráneo.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 16 productos.

16 productos

Filtros activos

Petit Albet Negre 2019

Agradable, frutoso y fácil de beber.

España   D.O. Catalunya (Cataluña)

Petit Albet Negre 2019
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 8,23 £
Duty paid
  • Nuevo

Albet i Noya Curiosa Rosat 2020

Un rosado goloso y con excelente acidez

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Curiosa Rosat...
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 9,33 £
Duty paid

Albet i Noya Finca La Milana 2017

Toda la personalidad de la finca

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Finca La...
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 22,48 £
Duty paid
  • Nuevo

Albet i Noya El Fanio 2020

Un xarel·lo ecológico fresco y sabroso

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya El Fanio 2020
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 13,23 £
Duty paid

Albet i Noya Reserva Martí 2015

El Reserva de la familia

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Reserva Martí...
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 32,96 £
Duty paid
  • Nuevo

Albet i Noya 3 Macabeus 2020

100% macabeo, 100% Penedès

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya 3 Macabeus 2020
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 10,39 £
Duty paid
  • Nuevo

Petit Albet Blanc 2020

Un vino muy agradable, afrutado e intenso

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Petit Albet Blanc 2020
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 8,27 £
Duty paid
  • Nuevo

Albet i Noya Curiós Xarel·lo 2020

La cara más espontánea de la variedad xarel·lo

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Curiós...
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 9,33 £
Duty paid

Albet i Noya Lignum Blanc 2020

Fresco, intenso y muy equilibrado

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Lignum Blanc 2020
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 10,94 £
Duty paid
  • Nuevo

Albet i Noya Lignum Negre 2018

Un Penedès con cuerpo muy versátil

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Lignum Negre 2018
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 10,48 £
Duty paid
92
Suckling

Albet i Noya Curiós Tempranillo 2019

Un tempranillo joven del Penedès que despierta la curiosidad

España   D.O. Penedès (Cataluña)

Albet i Noya Curiós...
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Precio 9,33 £
Duty paid
  • Nuevo

Conoce Albet i Noya

Siguiendo el hilo de los inicios de la agricultura ecológica, Josep María Albet i Noya se puso en contacto con la empresa danesa y posteriormente con la asociación Vida Sana. Por aquel entonces no había ningún estamento oficial que regulara la agricultura ecológica y la asociación de consumidores Vida Sana hacía los controles pertinentes. Posteriormente asistió a un curso de agricultura biodinámica de Kgell Arman, exconsejero de agricultura del Gobierno sueco. A pesar de las reticencias de la familia y de los payeses locales, Josep Maria empezó a elaborar un vino en una de las fincas que él mismo había plantado e injertado con cepas de Tempranillo. En los años siguientes incrementó gradualmente el número de fincas dedicadas al cultivo ecológico. De hecho, es un regreso a formas de cultivo heredadas de la agricultura tradicional, dado que en el cultivo biológico sólo se acepta la utilización de abonos verdes, orgánicos y compuestos que mantienen el equilibrio de la cepa, da una uva sana, sin residuos y no altera los componentes aromáticos del fruto, su gusto o su textura natural.

 

Historia de la bodega

Albet i Noya se encuentra en Can Vendrell de la Codina, en el municipio de Sant Pau d'Ordal. Aunque los orígenes del cultivo de las viñas de Can Vendrell se encuentren en la edad media, no fue hasta 1903 cuando la familia Albet se asentó en la finca. Joan Albet i Rovirosa vino a Can Vendrell para encargarse de la replantación de la viña en la época posfiloxérica, con pies americanos posteriormente injertados con las variedades deseadas. Después de los trabajos de replantación, se quedó como encargado de las 210 hectáreas de la finca, de las cuales 90 estaban dedicadas al cultivo de la viña, y surge la oportunidad de comprar finalmente la finca que llevaba desde hacía cuatro generaciones. A partir de la muerte de su padre en 1972, Josep Maria Albet i Noya se hace cargo de la finca, introduce el cultivo ecológico en las viñas, y a finales de la década comienza a elaborar los primeros vinos ecológicos. Con el éxito de este primer vino ecológico, elaborado exclusivamente para el mercado danés, se fue incrementando la proporción de la finca dedicada al cultivo ecológico. A partir de aquí es cuando se decide iniciar la ampliación y la mejora continua de las instalaciones, y dedicar el 100% de los terrenos al cultivo ecológico.

La bodega modernista de Can Vendrell data de 1925 y alberga los principales trabajos de vinificación. La bodega de Xapallà se inauguró el verano del 2004 y alberga el almacén climatizado, la sala de crianza y una nueva línea de embotellado. La nueva bodega de la Era se inauguró en 2010 para vinificar por separado los vinos de gama más alta, trabajando por gravedad.

Actualmente controlan 80,6 hectáreas dedicadas al cultivo de la viña, y compran también uva de agricultores locales que se han convertido al cultivo ecológico, pagando los mejores precios del Penedès y dando asesoramiento en el cultivo para garantizar la máxima calidad de la uva. Las variedades blancas cultivadas son Chardonnay (1,1 ha) Macabeu (9,7 ha), Xarel·lo (19,1 ha), Parellada (10,5 ha), Moscatel (0,4 ha), Viogner (1,5 ha), Sauvignon Blanc (0,3 ha), Riesling (1,5 ha), Garnacha Blanca (0,2 ha) y 4 variedades más experimentales (0,8 ha). Las Tintas se reparten entre Cabernet Sauvignon (10 ha), Tempranillo o Ull de llebre (8,3 ha), Merlot (5,4 ha), Syrah (6 ha), Garnacha Tinta (2,2 ha), Pinot Noir (2,9 ha), más 6 variedades experimentales (0,8 ha). Las viñas cubren las faldas del extremo oeste de la sierra del Ordal, lo que se denomina "Costers del Ordal", siguiendo las ondulaciones del terreno y disponiéndose en terrazas y pendientes.

Como todos los suelos viníferos, los de Can Vendrell son pobres en materia orgánica con contenidos variables de arcilla y arena sobre un lecho de piedra calcárea, una tierra permeable pero con buena capacidad de retención de la humedad. Dejando a un lado la idoneidad de estos suelos para el cultivo de la viña, otros factores contribuyen a definir la implantación específica de los diferentes tipos de viñas como son la orientación, las horas de sol, la humedad y la altura del terreno. Para optimizar la calidad de las 15 variedades que se cultivan en Can Vendrell, se ha considerado cuáles eran los mejores terrenos para la maduración idónea de cada una de ellas. Mientras Xarel·lo, Macabeo y Parellada son variedades que tradicionalmente se han plantado en el Penedès sin interrupciones, las restantes, que se habían arrancado totalmente a finales del siglo XIX con la crisis de la filoxera y el crecimiento del cava, fueron reintroducidas en Can Vendrell por la familia Albet a principios de los años 80.

Filosofía de trabajo

Toda la filosofía de trabajo en el campo se centra en la uva cultivada ecológicamente con ausencia de residuos y el óptimo estado sanitario. Si además se añade un cultivo que busca bajos rendimientos, no sólo se prima la calidad, sino que se hace más sostenible el cultivo ecológico al ser las cepas más resistentes frente a posibles plagas. La normativa que rige el cultivo biológico excluye todo tipo de tratamientos con productos químico-sintéticos (herbicidas, pesticidas y abonos). Así, en lugar de utilizar abonos químicos, utilizan abonos verdes. La materia orgánica reciclada de los residuos de la bodega compostados y los sarmientos de las cepas triturados mantienen el equilibrio del suelo. Cada otoño siembran una mezcla de cinco hierbas entre las hileras de las viñas, que aportan un equilibrio de nitrógeno, carbono y celulosa.

Estas hierbas se cortan en primavera y, pasados unos quince días para compostarse, se incorporan a las tierras como abono verde. Aunque la normativa todavía permite el uso del sulfato de cobre - el tradicional «caldo bordalés» - (limitando el contenido a 4 kg de materia activa por hectárea), en Can Vendrell utilizan el hidróxido cúprico, que tiene un contenido inferior de cobre y es más activo a dosis más bajas. Aun así, en Albet i Noya sustituyen cada vez más estos tratamientos por preparados biodinámicos a base de arcillas sulfuradas, extractos de aquisetum, ortigas y algas marinas. Se han demostrado la utilidad de estos preparados no sólo en tratamientos contra el mildiu, sino que además ayuda a prevenir la aparición de botrytis. En los tratamientos contra oidium se permite la utilización del azufre, y según la época del año y de la temperatura ambiente, hacen tratamientos con azufre líquido (en suspensión), azufre mojable, o bien en polvo. La agricultura ecológica combate el cochylis con un tratamiento llamado de confusión sexual, a las mariposas de "Lobesia botrana" y han colaborado en la mayor implantación de algunas de las 17 especies de murciélagos que habitan en la zona.

Por otro lado, para asegurar que los tratamientos llegan a las uvas, y su adecuada ventilación y exposición al sol, realizan una poda en verde para eliminar los pámpanos sobrantes. La poda en verde se hace también para mejorar la calidad de la uva, ya que, al recibir más luz del sol, la piel de la uva hace más pigmentos y por lo tanto el vino tendrá más color y taninos más maduros. Finalmente, en el momento de la vendimia, eligen la uva en la misma cepa para asegurarse de que sólo los racimos más sanos entran en la bodega.

También, Albet i Noya busca permanentamente nuevas variedades y maneras de trabajar, por lo que actualmente están experimentando con siete variedades prefiloxéricas con una plantación de 500 cepas de cada variedad. Han buscado variedades que habían sobrevivido de forma natural, indicando una alta resistencia natural a las enfermedades.

También en la bodega la normativa ecológica incide sobre todo en el uso del sulfuroso al limitar sus niveles aproximadamente a la mitad de los de una bodega tradicional. Este hecho provoca que en la bodega Albet i Noya se trabaje con un nivel de higiene muy superior al de una bodega convencional. El hecho de entrar uva perfectamente sana en la bodega permite a Albet i Noya trabajar sin sulfuroso. Las levaduras empleadas en la bodega son autóctonas de los viñedos de Albet i Noya, seleccionados por ellos mismos de la variedad Xarel·lo y se trabaja en la selección de otros levaduras autóctonas para el resto de variedades. Los depósitos de fermentación disponen de una instalación de gas inerte (una mezcla de nitrógeno con carbónico) para prevenir posibles alteraciones en el vino. También, los elementos de la bodega se limpian con agua caliente (hasta 90ºC) a presión, y no se utilizan productos químicos.

 

Los vinos de Albet i Noya

Todos los vinos elaborados por Albet i Noya están controlados por el CCPAE (Consell Català de la Producció Agrària Ecológica), que es un órgano de control público adscrito a la Subdirecció General d'Agricultura de la Generalitat de Cataluña. Está dotado de un cuerpo de inspección y certificación que se encarga de vigilar el cumplimiento de la normativa Europea 2092/91 referida a productos ecológicos.

En la actualidad Albet i Noya elabora una gama amplia de vinos tranquilos, tanto blancos como rosados y tintos, y también una completa línea de vinos espumosos, todos bajo la DO Penedès. Su gama base lo integran los jóvenes Petit Albert, tanto blanco como tinto, el primero elaborado con Xarel·lo, Macabeo y Parellada, y el tinto con Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Garnacha Tinta. Le sigue la línea Curiós, con dos varietales, el blanco de Xarel·lo y el tinto de Tempranillo, además del rosado Curiosa elaborado con Pinot Noir.

Dentro de una gama de vinos con más complejidad destacan las etiquetas Lignum, con un blanco y un tinto, donde el primero se elabora con Chardonnay con 2 meses de crianza en barrica, además de Xarel·lo y Sauvignon Blanc; mientras que el tinto es un coupage de Cabernet Sauvignon, Garnacha, Merlot, Syrah y Ull de Llebre, con una crianza en barricas de roble de Allier de 225 l durante 12 meses.

Uno de sus blancos estrella es El Fanio, un varietal de Xarel·lo con 6 meses de crianza sobre sus lías utilizando depósitos de cemento poroso de forma oval y barricas de acacia. Este vino es fruto de una viña de 8 terrazas y cerca de dos hectáreas, plantada por el padre de Manel Sarda, Epifanio Sarda "El Fanio” en 1948, y es uno de los viñedos más singulares de los Costers de l'Ordal y del Penedès. Está plantado en pequeñas terrazas de dos o tres hileras y tratado con algunos procedimientos biodinámicos para potenciar su expresión del terreno, la uva se vinifica de forma tradicional pero al límite a la vez, dejando que sus madres estén en contacto durante unos meses utilizando huevos de cemento mezclado con arenas que le permite respirar y que por su forma oval lo dinamiza constantemente de forma natural, acentuando el carácter mineral que le confiere el terreno de los Costers de l'Ordal.

También elabora dos vinos bajo la etiqueta de Col·lecció, un tinto varietal de Syrah con 14 meses de crianza en roble francés de Allier, y un blanco varietal de Chardonnay con 8 meses en barricas nuevas de roble francés con bâttonage de sus lías.

Otro de sus vinos emblemáticos es Finca La Milana, que nace de 11 terrazas que hacen un total de 7 has en torno a la actual masía de Can Milà de la Roca, donde hace unos 150 años estas viñas fueron cultivadas directamente por la esposa del Sr. Milá, de aquí le viene el nombre de La Milana, y es una mezcla de cuatro variedades, Caladoc, Ull de Llebre (Tempranillo), Cabernet Sauvignon y Merlot que en la justa proporción que dan cada una de las viñas, contribuye a que podamos hablar de un vino de finca y que probablemente por eso tiene una armonía y expresión máxima del lugar de donde procede.

Otro de sus vinos más exclusivos es El Blanc XXV, un blanco elaborado con la variedad Viognier, junto con Vidal y Marina Rión, esta última es una variedad de uva antigua que puede ser de la época prefiloxérica y muy interesante por su buena resistencia a las enfermedades más habituales de la viña y por la gran calidad aromática y gustativa. Una parte del vino recibe una crianza en barricas y la otra en depósitos de inoxidable, siempre sobre sus lías y con bâttonage.

Y para terminar cabe hacer referencia a Reserva Martí, que es una combinación de Syrah y Cabernet Sauvignon procedentes de las viñas más viejas y bellas de la propiedad, con 2 años de crianza en barricas de roble francés nuevo de 225 l y tres años en botella.

Situación de Albet i Noya