Blog de vino

No te pierdas nuestros artículos sobre el mundo del vino. Bodegas, elaboraciones, zonas vinícolas, maridajes, entrevistas con los mejores profesionales del panorama vinícola… Todas las novedades sobre el mundo del vino.

Ese dulce caballero con acento inglés, “feito em Portugal”

El vino de Oporto es un dulce, elegante y seductor caballero que ha conseguido convertirse en uno de los vinos generosos más buscados y reconocidos en el mundo. Su historia es curiosa, porque nació de manera accidental y prácticamente comenzó siendo elaborado a medida del gusto inglés. Te invitamos a conocer un poco más sobre esta joya enológica que es toda una recompensa a la paciencia.

Tal como te lo adelantamos, el vino de Oporto tiene su origen un poco por accidente, gracias a la prohibición de la importación de vino desde Francia (los favoritos de los ingleses) hacia el Reino Unido, en el año 1678. Esta circunstancia propició la firma del Tratado de Methuen con Portugal, lo que aumentó el comercio entre los dos países donde se incluía la compra-venta de vinos.

Los comerciantes importaban lo que se conocía como “red Portugal” o “tinto de Portugal”, un vino ligero y ácido originario principalmente de Minho que no acababa de agradar al paladar británico.

Se cuenta que unos comerciantes ingleses visitaron un monasterio en lo alto del valle del Douro durante su estancia en Portugal. Ahí probaron un vino tinto suave con un delicioso toque dulce que les encantó y que pensaron que sería todo un éxito para el gusto inglés. Al preguntar de dónde provenía, el abad del monasterio les explicó que su secreto consistía en agregar un poco de brandy al vino por lo que tenía ese delicioso sabor.

El alcohol vínico no solo mejoraba su sabor sino que contribuía a que el líquido pudiera soportar la larga travesía marítima para llegar a su destino en óptimas condiciones. Para la elaboración del vino de Oporto el alcohol no se añade al final de la vinificación, como sucedía en aquel entonces, el alcohol se agrega durante la fermentación para que ésta se detenga y el vino conserve una cierta cantidad de azúcar residual, lo que le da el dulzor que cada casa elaboradora desee.

¿Cómo se elabora el vino de Oporto?

Las uvas se vendimian de manera manual y al llegar a la bodega pasan por un minucioso proceso de selección, se despalillan y se depositan en lagares de granito donde se pisan de manera tradicional para conseguir una extracción más suave del mosto y de los taninos. En algunas bodegas, también llamadas Quintas, este proceso se realiza de manera mecánica o bien solamente se utiliza para la elaboración de vinos de Oporto de alta gama.

El mosto comienza a fermentar y cuando alcanza un determinado grado alcohol y de azúcar residual entonces se encabeza deteniendo así la fermentación. A partir de este punto se puede proceder a su crianza en barricas cuyo tiempo dependerá del estilo de Porto que se desee obtener. Cabe destacar que están autorizadas 80 variedades para la elaboración del vino de Oporto. Las uvas seleccionadas se vendimian y fermentan juntas. Son la tinta roriz (tempranillo), la touriga nacional, la touriga franca, la tinta cão o la tinta barroca, algunas de las variedades tintas más utilizadas. Y las uvas códega, malvasía, rabigato, arinto o viosinho, para la elaboración de los Portos blancos. Recuerda que los vinos de Oporto pueden ser poco o muy dulces pero siempre tiene azúcar residual.

Tipos de vinos de Oporto

Existen diversos estilos de vinos de Oporto que dependen de la calidad del vino base, de su envejecimiento, de la añada o mezcla de añadas. Los más conocidos son los siguientes:

Oporto Blanco (White Port) 

Es un vino de Oporto que ensambla vinos que provienen de distintas cosechas, por lo que no tiene añada. Se elabora a partir de uvas blancas y tiene que pasar por una crianza mínima de tres años para poder salir al mercado. Se bebe fresco, como aperitivo y se utiliza también para la elaboración de cócteles, como el Portonic, que se sirve con tónica, hielo y una rodaja de limón. ¡Pruébalo!

Oporto Ruby o Ruby Port

Es un vino de Oporto joven y de un bonito e intenso color rubí, de ahí su nombre. Es non-vintage (no tiene añada). Pasa por una crianza en madera que puede ir de los 3 a los 5 años y se embotella listo para ser consumido. Es uno de los estilos favoritos de los ingleses. Son vinos sabrosos y muy ricos en fruta. Pruébalos acompañados de tarta de queso o de quesos suaves.

Oporto Tawny o Tawny Port

Uno de los estilos más conocidos y con más éxito entre los consumidores. Su nombre “Tawny”, significa “leonado” y hace referencia a su color, que puede abarcar distintas tonalidades de ámbar, dependiendo de su crianza. Este estilo es ideal para acompañar quesos intensos como el comté o el pecorino, frutos secos o inclusive jamón. Aquellos más complejos y con crianzas más largas son ideales para los postres como las tartas de manzana, nueces o almendras, la crème brûlée o inclusive para acompañar foie gras.

Late Bottled Vintage Port (LBV)

Es un vino de Oporto que se embotella más tarde (Late Bottled) que un Oporto Ruby. De ahí su nombre. Son vinos de una cosecha determinada que ha sido seleccionada por su calidad. Envejecen de cuatro a seis años y son ideales para acompañar carnes al horno, filetes o caza. Si te va más lo dulce que lo salado, pruébalos con postres que contengan chocolate o frutos rojos. ¡Una delicia!

Oporto Colheita o Colheita Port

Es un estilo de Oporto Tawny pero que proviene de cosechas de añadas específicas que se hacen constar en la etiqueta así como la fecha del embotellado y su envejecimiento, que puede ser de aproximadamente 8 años en barricas. Son vinos perfectos para disfrutarse solos y saborearlos con tranquilidad. También acompañan de maravilla postres con frutos secos, manzanas, almendras o nueces.

Oporto Vintage o Vintage Port

Es un estilo de vino de Oporto considerado uno de los más longevos del mundo. Provienen de cosechas excepcionales de grandes viñedos y se embotellan luego de dos o tres años de crianza pero continúan envejeciendo en botella. Son vinos de gran longevidad, ¡pueden incluso superar los cien años! Sin duda grandes joyas de la enología mundial que merecen ser disfrutadas desde la calma. Puedes beberlos solos, saboreando su deliciosa complejidad, pero también puedes acompañarlos con frutos secos, quesos azules o de sabores intensos o frutas cristalizadas como los albaricoques o los higos.

Los vinos de Oporto se disfrutan mejor cuando están frescos: los blancos entre 6ºC y 10ºC, los de estilo Ruby entre 12ºC y 16ºC y los de estilo Tawny entre los 10ºC y los 14ºC.

Déjate seducir por la elegancia de este vino generoso, un elegante caballero que nos abre la puerta de entrada a la riqueza vitivinícola que nos ofrece todo el territorio portugués. Vinos con carácter, que explican historia y tradición y que nunca pasan de moda. ¡Una dulce e irresistible seducción! ¿A qué esperas para probarlos?

Artículos relacionados

Suscríbete ahora a nuestro newsletter Recibe ofertas exclusivas, novedades y noticias del mundo del vino.