Blog de vino

No te pierdas nuestros artículos sobre el mundo del vino. Bodegas, elaboraciones, zonas vinícolas, maridajes, entrevistas con los mejores profesionales del panorama vinícola… Todas las novedades sobre el mundo del vino.

Descubriendo a Javier Pagés, presidente de la Barcelona Wine Week

01/04/2022 Actualidad , Entrevistas

Javier Pagés acepta los retos. Deportista empedernido, ha escalado el Mont Blanc y practica el nado en aguas abiertas. Toda su vida ha estado ligado al mundo del vino. Ya desde pequeño se sintió atraído a este sector por su pertenencia a una familia con una larga historia vitivinícola.

Inició su trayectoria profesional en EEUU, donde trabajó y vivió durante unos años: primero en la costa Oeste, donde existe la mayor concentración de bodegas del país y posteriormente en la costa Este, donde están la mayoría de importadores y distribuidores. Ha presidido bodegas en España y en el extranjero y siempre ha tenido una clara vocación internacional.

Además de ser un apasionado del deporte, lleva en la sangre la burbujeante pasión por los espumosos –actualmente es el presidente de la DO. Cava– y su confeso amor por el vino.

Adicionalmente, fue presidente de la Federación Española del Vino y también Vicepresidente de Interprofesional del Vino de España y, por si fuera poco, Javier Pagés se enfrenta a la colosal tarea de presidir la Barcelona Wine Week, una muestra que pretende convertirse en el salón de referencia del vino español. ¡Y parece que lo están consiguiendo!

Conozcamos un poco más sobre Javier Pagés, presidente de la BWW.

- Para ti, ¿qué significa el vino?

Forma parte de mi vida. Mi familia ha estado ligada a la viticultura desde hace cinco siglos. Un antepasado mío fue el primer elaborador en nuestro país, en 1872, de un vino espumoso con segunda fermentación en botella.

- Con tanta historia por contar, ¿Cuál es el primer recuerdo relacionado con el vino que te viene a la cabeza?

El vino siempre ha estado presente en mi hogar: en las comidas, en los momentos de celebración… Siempre creando momentos especiales. Copas y botellas de vino forman parte del “mobiliario casero”.

- Si bien tu carrera profesional gira en torno a los vinos y espumosos, ¿qué es lo que te hizo encaminarte más hacia la parte empresarial y no hacia la enológica? ¿Dónde has encontrado tú esa magia que además te permite seguir en contacto con la vena viticultora familiar?

En mi familia, aparte del vino, el mundo de la empresa también ha formado parte de nuestro día a día: productos, mercados, elaboración, finanzas, innovación… La enología es muy atractiva, pero en su momento me pareció menos aventura que la gestión empresarial, viajar y conocer culturas que me atraían mucho.

- Amante de los retos, te conviertes en presidente de la DO Cava en una época en la que el espumoso no pasaba por su mejor momento. Prácticamente a la par, te aventuras de lleno presidiendo un proyecto que consigue hacerse realidad, sin saber lo que se venía encima: la primera edición de la Barcelona Wine Week, en el año 2020, evento que se llevó a cabo con el tiempo justo para evitar su cancelación - como tantas otras ferias más - debido al confinamiento por la arrasadora presencia del COVID-19. Más que adrenalina, mucha responsabilidad. ¿Cómo lo llevas?

Muy ilusionado y motivado. Ambos proyectos son apasionantes, con grandes retos, pero también gozan de una dirección y un equipo de trabajo de primer nivel que cuentan con un gran conocimiento, experiencia y están muy comprometidos en la consecución de nuestros objetivos y en añadir valor. Así es fácil sumar.

- Pero el trabajo intenso generó una gran recompensa. La primera edición de la BWW consiguió valoraciones muy positivas. Con el subidón aún en el cuerpo y a poco más de un mes después de esa primera edición, el mundo se detuvo por culpa del COVID-19. ¿Cómo se ha vivido la pandemia desde el sector del vino y de los espumosos?

Ciertamente, como en casi todos los sectores, la pandemia rompió todos los esquemas y hubo que adaptarse muy rápidamente a la situación e ir incorporando cambios en la producción y la distribución. El parón en la restauración y el turismo nos afectó especialmente, pero en los últimos meses hemos constatado que el mercado del vino da signos de reactivación (tanto en indicadores de consumo como de ventas nacionales e internacionales). También demuestra esa mejora la excelente acogida comercial que el sector está dispensando a BWW, con un ritmo de contratación a niveles de prepandemia.

- Uno de los sectores más castigados por la pandemia ha sido el de la restauración, un escaparate y aliado indispensable para el sector del vino y de los espumosos, mientras que el comercio de vino online constituyó un refugio para que aquellos consumidores de vinos y espumosos pudieran adquirir los productos que ya no podían consumir en bares y restaurantes. Sin duda la pandemia nos ha obligado a cambiar de hábitos. ¿De qué manera crees que puede contribuir el comercio online de vinos y espumosos al fortalecimiento del sector vinícola a raíz del COVID-19?

El mundo online nos permite estar muy cerca de los consumidores, saber de forma inmediata lo que les gusta, lo que quieren. Facilita una comunicación directa, rápida y continua, así como que la compra se adapte a los tiempos disponibles de los consumidores. Es un canal que aporta y complementa perfectamente al tradicional.

- Hasta hace muy poco, el término enoturismo no figuraba en el Diccionario de la Real Academia Española, sin embargo, es un sector que mueve millones de euros en España. ¿Estamos comenzando a darle la importancia que merece? ¿Qué papel juega en el fortalecimiento del sector vinícola? ¿Hay un lugar para el enoturismo dentro de la BWW?

Sin duda, el enoturismo está al alza en España, con una oferta variada, atractiva y de calidad. Se trata de un activo que gana importancia porque se está posicionando como un complemento idóneo para la producción y elaboración del vino. No solo nos permite acercar el producto al consumidor de primera mano, sino que pone en valor y transmite los atributos inherentes al vino a nivel cultural, social, de sostenibilidad y de experiencia. Si España es una potencia mundial tanto en turismo como en vino, también lo será en materia de enoturismo.

Por ello, en el programa de actividades de esta segunda edición de BWW vamos a dedicar algunas sesiones a cómo potenciar un enoturismo enfocado a divulgar la cultura del vino en nuestro país y a promover sus lazos con el arte, la historia y la gastronomía. Asimismo, nos haremos eco de las nuevas tendencias enoturísticas derivadas de la era covid y de las herramientas digitales más adecuadas para su comunicación y comercialización.

- Dinamizar y reactivar al sector especialmente afectado por la pandemia es una de las prioridades a abordar en esta segunda edición de la BWW. ¿Qué otros puntos importantes destacarías de la hoja de ruta para esta edición?

Barcelona Wine Week constituye un lugar de reencuentro para los profesionales del sector, en el que pueden hacer negocios y networking, pero también adquirir nuevos conocimientos y disfrutar el vino de forma lúdica. Por eso, ofrecerá numerosas ponencias sobre investigación, innovación y digitalización, mercado nacional e internacional, desde las vertientes de la viticultura, la elaboración y la fase comercial. También pondremos énfasis en el impulso a la agricultura sostenible y la lucha contra el cambio climático. Y por supuesto, tendrán lugar magníficas catas de la mano de expertos nacionales e internacionales muy reconocidos.

- No cabe duda de que España es toda una potencia internacional en el mercado vinícola pero pareciera que los consumidores y elaboradores locales aún no lo asumimos. ¿Qué nos hace falta para creérnoslo, como sucede en Francia o en Italia?

Me remito a los datos: la superficie cultivada de viñedo en España representa aproximadamente el 13% del total mundial. Los vinos españoles se venden en 189 países y nuestro país ya es el segundo exportador mundial en volumen y el tercero en valor. El prestigio internacional de nuestros vinos no para de crecer, porque cada vez producimos y exportamos productos de mayor calidad. Así que tenemos motivos de sobras para constatar que,  efectivamente, la evolución de nuestros vinos en los mercados de todo el mundo es muy satisfactoria.

- Además de convertirse en el salón de referencia para el vino español, ¿qué es lo que se hace desde la BWW para diferenciarse de otras grandes ferias de vinos?

Barcelona Wine Week es una plataforma independiente y disruptiva que aúna negocios, innovación y experiencias únicas, con el vino como protagonista absoluto. Se trata de un proyecto del sector y para el sector, único en el mercado ferial actual, que pretende dar visibilidad al potencial internacional del vino español. Por ello, invitamos a profesionales de todo el mundo a conocer el valor y la enorme riqueza de nuestros vinos y ofrecemos a nuestras bodegas una excelente oportunidad para mejorar sus exportaciones.

Otro de los aspectos diferenciales de BWW radica en que rompe con la distribución tradicional del espacio, organizando las marcas por sellos de calidad, lo que permite a las firmas expresarse mejor. Además, destaca las fortalezas de cada territorio con un diseño innovador y de gran impacto visual.

- Con tantas responsabilidades como tienes, ¿te queda algo de tiempo libre? ¿A qué lo sueles dedicar?

A mi familia, al deporte, a leer. Lo importante es disfrutar y saborear ese tiempo libre a conciencia sabiendo que es un bien preciado.

- Para finalizar, ¿te gustaría compartir con nosotros el último vino o espumoso que hayas probado y que haya conseguido emocionarte?

Pues un Cava de Paraje, de una viña y un rincón de nuestro territorio de singular belleza, un cava de larga crianza, con un aroma y sabor amplio que desearías permaneciese en el paladar. ¡Un momento estelar y maravilloso!

Suscríbete ahora a nuestro newsletter Recibe ofertas exclusivas, novedades y noticias del mundo del vino.