Blog de vino

No te pierdas nuestros artículos sobre el mundo del vino. Bodegas, elaboraciones, zonas vinícolas, maridajes, entrevistas con los mejores profesionales del panorama vinícola… Todas las novedades sobre el mundo del vino.

Botellas en grandes formatos: cuando el tamaño sí que importa

Actualidad

Vinos y espumosos en botellas enormes cuya presentación luce e impacta en las celebraciones familiares y que nos hacen sentir cual Lewis Hamilton descorchando un champagne en el podio de la Fórmula Uno.

Además de las botellas de tamaño estándar, en Decántalo te ofrecemos vinos y espumosos en botellas de grandes formatos por lo que te daremos unas cuantas pinceladas para que conozcas un poco más sobre ellos.

Pero ¿vale la pena comprar vinos y espumosos en grandes formatos o es mero marketing y espectáculo?

Primero abordemos la pregunta del millón

¿Por qué las botellas  de vinos y espumosos son de 75 cl. de capacidad y no de un litro?

Se manejan, más que teorías, distintas leyendas urbanas al respecto. Una de ellas es que esta medida de 75 cl. correspondía a la capacidad pulmonar de los sopladores de vidrio de la época en la que las botellas se elaboraban únicamente de esta manera.

Otra explicación posible hace referencia a que de un kilo de uva se obtienen habitualmente 75 cl. de líquido, por ello la necesidad de contar con botellas de dicha capacidad.

Ferran Centelles en su “Consultorio del Vino” comenta que puede ser que los tamaños se deban a una cuestión de mediciones. Durante el siglo XVIII era el Imperio Británico la autoridad que dominaba la distribución del vino y medía dicho líquido con galones que tienen una capacidad de 4,5 litros.

Si estos galones se dividen entre seis entonces nos da como resultado el llenado de 6 botellas de 75 cl.

Entonces gran formato ¿sí o no?

Dos de los principales enemigos del vino son el oxígeno y la temperatura. 

Las botellas de grandes formatos contribuyen a que el líquido contenido tenga en proporción un menor contacto con el espacio de aire que queda en el interior de la botella, por lo tanto conforme mayor sea el contenedor mejor será el envejecimiento del vino: paulatino y lento.

Por otra parte, los cambios de temperatura afectan en menor porcentaje cuando existe una mayor cantidad de líquido como el contenido en una botella de gran formato a diferencia del que pueda haber en una botella cada vez más pequeña, por lo tanto son formatos ideales para conservar nuestros vinos más delicados y favoritos en nuestra bodega particular.

Es por ello que muchos coleccionistas de grandes vinos prefieren guardarlos en botellas de este estilo pues ganan en longevidad y conservan sus características de manera óptima.

 Dos botellas de un mismo vino, conservado de la misma manera y abierto en el mismo momento, pueden ser totalmente diferentes. Optar por la elección de un vino embotellado en un gran formato nos permite que todas las personas a quienes lo vayamos a ofrecer disfruten de una degustación uniforme, además de que estas botellas por sí mismas son lucidoras y crean ambiente festivo.

¿Cuántos tamaños de botellas existen entonces?

Muchos, pues hay algunos formatos que se fabrican de manera publicitaria o para ocasiones especiales pero que en realidad no son habitualmente comercializables. Digamos que de manera oficial existen los que enumeramos a continuación y cuyos nombres nos recuerdan más a una ópera de Verdi o a un personaje bíblico que a una botella de vino:

1. Piccolo, Split o Cuarto de botella.  Tiene una capacidad de 18,75 cl. y equivale a un cuarto de botella de vino de 75 cl. Es el famoso Benjamín de los espumosos.

2. Media botella. Como su nombre lo indica, su contenido recoge 37,5 cl. la mitad del líquido que cabe en una botella de 75 cl.  Es una medida habitual de presentación de muchos vinos dulces.

3. Estándar. El tamaño más habitual, de 75 cl.

4. Magnum. Equivale al contenido de dos botellas estándar, es decir 1,5 litros.

5. Doble Magnum. 3 litros. Equivale a cuatro botellas habituales o bien, a dos botellas Magnum.

6.- Jeroboam. Equivale a 4.5 Litros, es decir, a 6 botellas estándar. (O a un galón de los  que mencionamos antes).

7. Imperial. 6 litros. Equivale al contenido de 8 botellas estándar o a dos Dobles Magnum.

8. Salmanzar. Equivale a doce botellas estándar o a 2 botellas Jeroboam, es decir, contiene 9 litros de vino.

9. Baltasar. 12 litros de vino en una única botella. Es decir, un total de 16 botellas de tamaño estándar.

10. Nabucodonosor. 15 litros de vino. Nada más y nada menos que el equivalente a veinte botellas de tamaño estándar. ¿Habrá brazos que la puedan levantar?

Como puedes ver, tienes botellas a elegir para toda ocasión. Y tú ¿te animas a dar el salto al gran formato? Te certificamos que definitivamente ¡El tamaño sí que importa!

La entrada Botellas en grandes formatos: cuando el tamaño sí que importa aparece primero en Blog de vino Decántalo.

Suscríbete ahora a nuestro newsletter Recibe ofertas exclusivas, novedades y noticias del mundo del vino.