Vino de la denominación D.O. Bullas

A pesar de ser una antigua zona de cultivo, Bullas es la más joven de las denominaciones de origen de la Comunidad Autónoma de Murcia. Y aunque sus vinos han estado ligados durante décadas a las exportaciones de urgencia a la Francia infectada de filoxera y a las reparaciones de grado, color y estructura de vinos famélicos de otras zonas, también han sabido romper con esa tradición gracias al esfuerzo de modernización de algunos elaboradores y viticultores que han apostado firmemente por la uva Monastrell vendimiada en su punto de madurez, buscando menos volumen y grado, y más calidad, por lo que algunos han conseguido ganarse el prestigio y el reconocimiento nacional e internacional.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 5 productos.

5 productos

La del Terreno Monastrell 2019

Jugosidad y nitidez monastrell

España   D.O. Bullas (Región de Murcia)

La del Terreno Monastrell 2019
Vista rápida
Vegano
Natural
6x
-5%
16,30 €
unidad
Precio 17,20 €
IVA incl.
  • Nuevo

Lavia Plus + 2015

Una monastrell de altura

España   D.O. Bullas (Región de Murcia)

Lavia Plus + 2015
Vista rápida
Ecológico
6x
-5%
13,75 €
unidad
Precio 14,50 €
IVA incl.
  • Nuevo
92
Peñin
93
Parker
91
Suckling

Ninja de las Uvas Blanco 2020

Un brisado muy especial de Murcia

España   D.O. Bullas (Murcia)

Ninja de las Uvas Blanco 2020
Vista rápida
Ecológico
Vegano
Natural
6x
-5%
13,85 €
unidad
Precio 14,60 €
IVA incl.
  • Nuevo

Lavia 2017

Potencia y suntuosidad a partes iguales

España   D.O. Bullas (Murcia)

Lavia 2017
Vista rápida
Precio base 11,50 € Precio 10,34 €
IVA incl.
  • -10,09%
  • -10%
90
Parker

Conoce D.O. Bullas

Las primeras señales de presencia humana y actividad agrícola en las tierras que hoy conforman el municipio de Bullas se remontan al periodo neolítico, hace unos 5.000 años. Restos pertenecientes a esta época se han hallado en los yacimientos del Cabezo del Oro, Reclín, El Castellar, la Fuente Mula, el Pasico Ucenda.
Durante la época romana no existió ciudad alguna, pero sí numerosas "villae" o fincas rurales que aprovecharían los numerosos manantiales de la zona para desarrollar una actividad agrícola y vinícola. Restos de estas edificaciones han sido encontrados en la Fuenblanquilla, la Fuente Mula, El Romero, Fuente de la Carrasca, La Copa y La Loma, aunque por encima de todas ellas destaca la de Los Cantos, que data del siglo I D.C., y que se mantendría hasta la época de las invasiones bárbaras a principios del siglo V.
La villa de Los Cantos ha sido lugar de importantes hallazgos arqueológicos, como el de la escultura del famoso "Niño de las Uvas", importante símbolo local, que representa a un geniecillo estacional, en este caso al propio del otoño.

De la tradición del vino de Bullas dan testimonio algunas casas de campo y del casco viejo que aún conservan pequeñas bodegas familiares en sus sótanos.
Y un Acta Capitular de octubre de 1849, con datos que nos aproximan al conocimiento de la manera de cultivar la viña y al sistema de elaboración del vino, todo un modo de vida entonces.

En Bullas la vendimia se hacía tarde, nunca se comenzaba antes de las Fiestas de Octubre; incluso en algunos años, el Ayuntamiento dictó bandos prohibiendo vendimiar antes, con lo que la uva se cosechaba con un alto índice de maduración y, por consiguiente, un alto grado de azúcar; de ahí que se obtuvieran unos vinos con mucha graduación alcohólica.

La elaboración se hacía en bodegas particulares, bien propias bien alquiladas a aquellos propietarios que las tenían en desuso o que no las utilizaban en toda su capacidad. Como la cantidad de vino que se producía era mucha, los excedentes se exportaban a otras poblaciones de la región, sobre todo a Lorca y a Totana, incluso a otras provincias limítrofes.
La auténtica expansión del viñedo se produjo durante la segunda mitad del siglo XIX, debido a la necesidad de vinos de color y grado en toda Europa debido a la expansión de la filoxera.

Ya a mediados del siglo XX, Bullas protagonizaba un importante mercado de vino a granel, y no fue hasta mediados de la década de 1980 cuando algunas bodegas empezaron a invertir en la tecnología y elaborar tímidamente algunos vinos de calidad, lo que representó el primer paso para adquirir la Denominación de Origen.
En el año 1988 se creó el Centro Gestor Vinos de la Tierra de Bullas, fruto del acuerdo intersectorial del sector vitivinícola de la Comarca que comprende la zona de influencia del vino de Bullas. Desde esa fecha, y tras una intensa labor en pro de un acuerdo intersectorial, se optó de una manera oficial y definitiva a la Denominación de Origen, que se estableció definitivamente en el año 1994, siendo la más joven de las denominaciones de la Comunidad Autónoma de Murcia, a pesar de ser también una vieja zona de cultivo.
No cabe duda que esta concesión animó a los viticultores a apostar por una continua mejora en la calidad de sus vinos, por lo que empezaron a replantar el viñedo con variedades tanto autóctonas como foráneas y vinificar con técnicas modernas, entre ellas el control de la temperatura y la fermentación en acero inoxidable.

La DO Bullas se encuentra al sureste de España, en la comarca del noroeste de la región de Murcia, entre los municipios de Cehegín y Mula, y controla unas 2.300 hectáreas de viñedo que trabajan cerca de 700 viticultores, y elaboran 11 bodegas.

Clima, suelo y variedades

La DO Bullas se sitúa entre el Mediterráneo y las sierras del interior de Andalucía, por lo que posee veranos muy calurosos, a pesar de que el clima es generalmente más frío que otras denominaciones murcianas, con repentinos vientos helados procedentes de la sierra. Los fuertes vientos y las heladas se producen esporádicamente entre los meses de octubre y abril, y la temperatura media es de 15,6 ºC. Periódicamente se producen lluvias torrenciales y tormentas, principalmente en septiembre y octubre.

El terreno es de topografía accidentada con altitud ascendente de sur a norte. Esta topografía no origina amplios valles, sino pequeños valles con microclimas propios. Los suelos sobre las laderas son marrones y son tan duros que necesitan ser abiertos mecánicamente antes de plantar las vides. Están constituidos por tierras pardo-calizas y de costra caliza, de bajo contenido en materia orgánica, buen drenaje y elevado nivel de caliza, así como de suelos aluviales, de características edafológicas muy variables.

Se contemplan tres subzonas: la Subzona Occidental y Noroccidental, que incluye los municipios de Bullas y Cehegín, parte de los términos municipales de Caravaca, Moratalla y pedanías altas de Lorca. Aquí se cultiva más del 50% del viñedo, entre altitudes que oscilan entre los 500 y los 810 metros sobre el nivel del mar, y es la zona por excelencia de la DO Bullas.
La Subzona Central, que acoge los términos municipales de Mula, Bullas y Cehegín, los viñedos se sitúan en altitudes que oscilan entre los 500 y 600 metros, y suponen el 40% del total de la Denominación.
La Subzona Norte-Noreste, aquí los viñedos representan tan sólo el 8% del área de cultivo y se extienden por los términos municipales de Calasparra, Ricote, Bullas y Mula, a una altitud entre 400 y 500 metros.

Respecto a las variedades de uva tinta recomendadas y permitidas se encuentran la Monastrell, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Garnacha Tinta, Garnacha Tintorera y Petit Verdot, mientras que en blancas sobresalen la Macabeo, Airen, Chardonnay, Malvasía, Moscatel de Alejandría, Moscatel de Grano Menudo y Sauvignon Blanc.
No obstante, hay que remarcar que el 80% del viñedo está cultivado con la tinta Monastrell, y la blanca Macabeo es la principal entre las variedades blancas. La uva Monastrell es una variedad tinta de origen español, cuyo feudo se centra en el Mediterráneo, preferentemente en la región levantina. Esta uva de brote tardío, racimo compacto y bayas pequeñas, redondas y dulces, aparece documentada ya en el siglo XV, aunque también se cree que su cultivo se remonta muchas generaciones anteriores a esta fecha. Se la conoce también con los nombres de Mataró (posiblemente porque sus vinos se embarcaban desde el puerto de la villa de Mataró cuando esta variedad se cultivaba en el Maresme catalán), Matrassa y Mourvèdre (nombre que proviene del topónimo visigodo de la ciudad de Sagunto, en Valencia).
En Francia se cultiva esta variedad con el nombre de Mourvèdre en las regiones de Côtes-du-Rhône, también en Provenza -donde da origen a un gran vino rosado de crianza (Bandol)- y en Languedoc-Rosellón. También, con el nombre de Mataró se la reconoce en California y Australia, mientras que en Azerbajan es la Matrassa.
En España está cultivada ampliamente en todo el Levante y es variedad dominante en las Denominaciones de Origen de Almansa, Valencia, Jumilla, Yecla, Bullas y Alicante, aunque está presente en otras zonas como Utiel-Requena, Tarragona, Terra Alta, Conca de Barberá, e incluso en el Penedés, de la que se elaboran algunos Cavas rosados.

Hace tan sólo cuatro días hubiera sido imposible hacer referencia a los vinos de Monastrell sin apoyarse más en la crítica que en los elogios. De hecho, cuesta creer que una variedad de uva ahora tan noble y reivindicada por los elaboradores levantinos tuviera hasta hace poco una fama tan mala y un futuro tan triste y oscuro. De hecho, la Monastrell siempre ha sido una uva tan rentable como menospreciada.
La uva Monastrell se caracteriza por aportar vinos de alta graduación, carnosos, tánicos, y de un color intenso. Y no cabe duda que esas cualidades le han servido, hasta hace poco, para que sus vinos viajaran durante décadas a otras zonas de España y otros países como Francia, con el fin de aderezar otros vinos más flacos, pálidos y frágiles. Por suerte, este panorama sombrío está cambiando, y hoy ya son muchos los bodegueros que saben que la Monastrell es una variedad tan noble como la que más.

Vinos y bodegas de la DO Bullas

Bodega Monastrell está ubicada en el Valle del Aceniche, entre los municipios de Cehegín y Bullas, a una altitud superior a 850m sobre el nivel del mar. La finca, íntegramente propiedad de la familia, tiene una superficie cultivada de 20 has junto a la bodega, y nace como un proyecto personal del matrimonio formado por Alfonso y Mavi, naturales de Bullas y herederos de una larga tradición familiar agrícola. Cultiva los viñedos con certificado ecológico, y el 100% de sus vinos son tintos de crianza que envejecen en barricas nuevas de roble de grano fino, bosques Allier y de roble húngaro.

Bodega Tercia de Ulea, ubicada en Moratalla, sus orígenes de la se remontan al siglo XIII. En la actualidad dispone de 45 hectáreas de viñedos propios situados en las fincas de Ulea, Los Charcos, El Portugués y La Alberquilla, todas ellas situadas en el municipio de Moratalla en Murcia. Elabora 4 tintos con DO; el Rambla de Ulea Cosecha, el Viña Botial Crianza, un 100% Monastrell envejecimiento 4 meses en barricas de 500 litros de roble francés 80% y americano; el Tercia de Ulea Crianza, 70% Monastrell y 30% Tempranillo, vino típicamente mediterráneo, de gran personalidad, de corte moderno y espléndida expresión, con una frutosidad muy madura, casi compotada, acompañada de notas especiadas como la pimienta y el clavo provenientes de la crianza. También elabora 2 rosados; el Rebeldía, con un 80% Monastrell y 20% Syrah; y el Adivinad, un semidulce elaborado con 70% Monastrell, 15% Syrah y 15% Tempranillo.

Bodegas Contreras se funda en los primeros años del siglo XX por Juan Contreras Corbalán en la pedanía de Lorca llamada Avilés en la provincia de Murcia, pero no es hasta 2007 cuando, junto a la bodega vieja, construyó una nueva bodega  con la tecnología más avanzada. Sus viñedos están localizados en el microclima de las Tierras Altas de Lorca, con cepas viejas de Monastrell y Syrah. Elaboran tres líneas diferentes de vinos basados en Syrah y Monastrell, Zhiro, Sortius y Uvio ,todos con crianza. La gama más novedosa es la del Zhiro, un tinto semidulce que se bebe frío, basado en un coupage de Monastrell y Syrah, con un ligero toque de carbónico. La gama Sortius define a los vinos  monovarietales donde predominan los sabores frutales y aromas frutales y florales características: Sortius Monastrell, con 3-4 meses de barrica; y Sortius Syrah. Si línea más emblemática es la gama Uvio, en concreto el Uvio C, donde la C simboliza crianza, vinos complejos, sofisticados de larga permanencia en barricas donde  frutos rojos, tostados, ahumados, especias se combinan para dar nuestra máxima expresión.

Situación de D.O. Bullas