Vino de la bodega Palacio Quemado

Palacio Quemado el reto de Bodegas Alvear y la familia Losada Serra en tierras de Extremadura para elaborar vinos bajo la DO Ribera del Guadiana. Palacio Quemado, conocida anteriormente como Viñas de Alangue, es una experiencia vitivinícola relativamente reciente que persigue obtener vinos de calidad a partir de un terruño excepcional, asociada a la experiencia centenaria de las bodegas Alvear, y basada en la tradición, el respeto por la tierra, y la mejor tecnología bodeguera.

Filtrar resultados:

Precio
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 4 productos.

4 productos

Filtros activos

Los Acilates 2016

España   D.O. Ribera del Guadiana (Extremadura)

Los Acilates 2016
Vista rápida
6x
-5%
16,04 €
unidad
Precio 16,90 €
IVA incl.

La Zarcita 2018

Vino de finca de las mejores uvas de Extremadura

España   D.O. Ribera del Guadiana (Extremadura)

La Zarcita 2018
Vista rápida
6x
-5%
10,39 €
unidad
Precio 10,95 €
IVA incl.

Palacio Quemado Crianza 2018

Un coupage goloso, intenso y complejo

España   D.O. Ribera del Guadiana (Extremadura)

Palacio Quemado Crianza 2018
Vista rápida
Precio 7,95 €
IVA incl.

Alvear Palacio Quemado Reserva 2016

Fiel reflejo de un pago único

España   D.O. Ribera del Guadiana (Extremadura)

Alvear Palacio Quemado...
Vista rápida
6x
-5%
13,05 €
unidad
Precio 13,75 €
IVA incl.

Conoce Palacio Quemado

A lo largo de sus 284 años de historia, Bodegas Alvear ha conservado su carácter familiar, transmitiéndose la titularidad de padres a hijos de tal modo que, hoy en día, la propiedad de la empresa está en manos de la octava generación, donde todas han contribuido paulatinamente tanto a la modernización técnica de la bodega, como a la conservación de su patrimonio arquitectónico. Los Alvear de hoy son muy numerosos, más de 50 son ahora los propietarios, siendo también de la familia algunos de los responsables de la empresa.

Alvear distribuye sus marcas en todo el territorio nacional, siendo su principal mercado el área mediterránea desde Cataluña hasta Algeciras. La bodega vende fuera de nuestras fronteras el 40% de su producción a más de 25 países diferentes entre los que se encuentran Gran Bretaña, Holanda, Japón, Canadá y Australia.

 

Historia de la bodega

Fundada en 1999 por Alvear y la familia Losada Serra, Palacio Quemado se encuentra en Extremadura, en la carretera de Almendralejo a Palomas, en Alange (Badajoz), en medio de una finca de 4.000 hectáreas con 100 de viñedo plantado con distintas variedades muy bien adaptadas al terreno y condiciones de la zona, en medio de un fantástico entorno entre viñedos, olivos y dehesa, junto al embalse de Alange. Uno de los valores principales de la finca es el potencial del suelo y de su enclave, ya que ella se localizan diferentes tipos de suelos: calcáreos, arcillosos, arenosos y pedregosos, lo que da lugar a un trabajo de campo exhaustivo, dividiendo la finca en pequeñas sub-parcelas, que se manejan de manera específica e individualizada, en función de las variedades de uva, tipo y orientación del suelo, para obtener la mayor calidad posible de cada racimo.

Desde 2010 la bodega ha realizado un cambio en su filosofía, modificando tanto el trabajo en la viña como en la elaboración de sus vinos. Desde esa vendimia, sus enólogos son el grupo Envínate, capitaneado por Roberto Santana, conocido por los vinos de Las Suertes del Marqués de Canarias, Alfonso Torrente, antiguo enólogo de Calzadilla, Laura Ramos y José Ángel Martínez. Además, desde enero de 2015 forma parte de Grandes Pagos de España, la prestigiosa asociación de fincas vitícolas de toda España que defienden y propagan la cultura del vino de Pago, producido en un terruño específico y que refleja la personalidad inconfundible de su suelo, su subsuelo y su clima.

 

Filosofía de trabajo

La bodega de crianza se encuentra situada en el centro de la viña, para optimizar el tratamiento de la uva en vendimia, cuenta con la maquinaria necesaria, más idónea existente en el mercado para todos los procesos de vendimia, vinificación, crianza y embotellado.

El clima de esta región, suavizado por su proximidad con el Océano Atlántico, además de sus diversos suelos, permite que las vides crezcan en condiciones ideales para obtener una calidad en sus vinos. Por ello, en Palacio Quemado se trabaja cada parcela de la viña individualmente en función de las orientaciones y suelos, y en ellas se aplica una viticultura donde se ha eliminado el uso de herbicidas y solo se trabaja en el viñedo con azufre y pequeñas dosis de cobre, así como con plantas naturales como la salvia, el ajenjo, la canela etc.

También en la bodega se trabaja con dosis muy bajas de sulfuroso tanto en la entrada de la uva como en todo el proceso de elaboración, aprovechando en la crianza el carbónico de la fermentación malo-láctica como protector natural del vino, por lo que no hace falta la adicción de sulfuroso durante este periodo. Mínima intervención en bodega con mucho cuidado por la uva, entra en bodega y deposito casi sin estrujar, evitando que se rompa, para preservar la personalidad de cada parcela (de cada variedad) así como el carácter de la añada. El afinamiento de los vinos se realiza en pequeños fudres de 500 litros, principalmente de roble francés y una pequeña cantidad de roble americano, con la idea de respetar al máximo el trabajo realizado en el viñedo.

 

Los vinos de Palacio Quemado

Te ofrecemos seguidamente la lista de los vinos de la bodega Palacio Quemado. ¡Disfrútalos!

Palacio Quemado Tempranillo es un varietal 100% Tempranillo que realiza la fermentación maloláctica en barricas de roble francés y americano, permaneciendo un total de cuatro meses en las mismas barricas antes de ser embotellado. Posee una nariz intensa, predominando los frutos rojos con finos toques especiados y tostados. En boca es goloso, con buena expresión varietal, y un final elegante y fresco.

Palacio Quemado Crianza se elabora con Tempranillo de las viñas más viejas, de suelos calcáreos principalmente, y ha permanecido en barrica nueva de roble americano y roble francés durante más de 9 meses. Nariz compleja, mostrando una buena harmonía entre las notas frutales y el fondo mineral. En boca es sabroso, con un final muy largo con sensaciones frutales.

Palacio Quemado Reserva se elabora con un 70% Tempranillo y 30% Cabernet Sauvignon, y recibe una crianza en barricas nuevas y de segundo año, 70% roble francés y 30% roble americano, durante 16 y una posterior estancia de 20 meses en los botelleros hasta completar 36 meses de crianza. Ofrece un aroma franco, con recuerdos de cassís y fruta negra con fondo especiado y tostado. En boca es untuoso y equilibrado, con un final fresco y largo.

PQ Primicia se elabora con una selección de Tempranillo procedente de suelos arcillosos de la Finca Palacio Quemado. Tras la fermentación alcohólica y maloláctica, que se realizan en depósitos de acero inoxidable, el vino permanece en barrica de roble americano y francés durante 6 meses antes de ser embotellado. Aroma intenso y profundo, con recuerdos a mora y cereza maduras, y notas de una elegante madera nueva de roble francés. Amplio y redondo, con una acidez y unos taninos dulces marcados pero perfectamente integrados.

Palacio Quemado “La Zarcita” refleja el terruño de la parcela del mismo nombre en la finca Palacio Quemado, de suelos mayoritariamente calcáreos trabajados de manera orgánica. El 75% del vino ha sido afinado durante 8 meses en barricas de segundo y de tercer año de 500 litros de roble francés procedentes de los bosques Allier, Vosges y Nevers. El resto del vino fue afinado en depósitos de hormigón italianos sin revestir. Una vez pasados los ocho meses de afinamiento, se ensamblaron los distintos terroirs obteniendo un vino de buena estructura que refleja el carácter de la añada, con gran equilibrio entre la carga frutal y floral de las distintas variedades y la complejidad aportada por los distintos suelos. Nariz floral y frutal con agradable equilibrio entre la fruta y las notas especiadas. En boca es frutal, con frescura y equilibrio, y un final largo y persistente.

Palacio Quemado “Acilates” es el ensamblaje de variedades procedentes de la parcela del mismo nombre de la finca Palacio Quemado, de suelos mayoritariamente calcáreos trabajados de manera orgánica. El vino fermentó en depósitos de hormigón abiertos, mediante bazuqueos manuales y posteriormente fue afinado durante 12 meses en barricas neutras de 500 litros de roble francés y un mínimo de un año en botellas. El vino destaca por una personalidad única aportada por el suelo de la parcela. En nariz es de gran complejidad con notas florares en primer plano, para dar paso a un fondo mineral con toques especiados. En boca es amplio, con volumen y equilibrado, dejando un final largo y sedoso.