Vino de la bodega Murua

Descubre los mejores vinos elaborados por la bodega Murua

Desde sus inicios, en Murua se ha trabajado con la mirada puesta en la elaboración de vinos delicados y elegantes, que expresen a la perfección la personalidad y el alma de la Rioja Alta. Siempre a partir de viñedos propios, en Murua se han explorado los mejores terruños y concentrado los viñedos en pagos con una identidad propia, con el fin de elaborar vinos con la personalidad del paisaje, elegantes, sutiles, y, sobre todo, defendiendo un estilo que va más allá de las modas.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
search
Envejecimiento
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 5 productos.

5 productos

Filtros activos

Murua VS 2019

La innovación de un clásico

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Murua VS 2019
Vista rápida
6x
-5%
12,90 €
unidad
Precio 13,60 €
IVA incl.

Murua VS Magnum 2018

La innovación de un clásico

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Murua VS Magnum 2018
Vista rápida
6x
-3%
26,95 €
unidad
Precio 27,80 €
IVA incl.

Murua Blanco Fermentado en Barrica 2019

Un vino joven cremoso muy prometedor

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Murua Blanco Fermentado en...
Vista rápida
6x
-4%
14,40 €
unidad
Precio 15,05 €
IVA incl.
  • Nuevo
90
Peñín

Murua Reserva 2014

Un sabroso Rioja de manual

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Murua Reserva 2014
Vista rápida
6x
-5%
14,10 €
unidad
Precio 14,85 €
IVA incl.
91
Peñín

Murua Reserva Magnum 2013

Un sabroso Rioja de manual

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Murua Reserva Magnum 2013
Vista rápida
6x
-3%
28,70 €
unidad
Precio 29,60 €
IVA incl.
91
Peñín

Conoce Murua

La bodega se ubica sobre una pequeña colina a la salida de Elciego (Álava), en dirección a Laguardia, y desde 1974 es propiedad de la Familia Masaveu. La tradición vinícola de la Familia Masaveu se remonta hasta los tiempos de Federico Masaveu Ripoll quien a mediados del siglo XIX construyó su propia bodega en Castellar del Vallès (Barcelona), de donde es originaria la familia. Un siglo más tarde los Masaveu retomaron esta vocación vinícola iniciada por su antepasado con la compra en 1974 de Bodegas Murua, en Elciego, localidad dedicada y ligada históricamente al cultivo de la vid y donde se asientan desde explotaciones vitícolas familiares hasta medianas y grandes bodegas. Actualmente es uno de los municipios de Rioja Alavesa más afamados por la calidad de los vinos que allí se producen.

 

Historia de la bodega

El edificio que alberga la bodega es un señorial palacete medieval que respeta al máximo la arquitectura tradicional de la zona a través de la utilización de materiales nobles como la piedra y la madera en perfecta sintonía con las casas solariegas que conforman el rico patrimonio del pueblo. Las instalaciones de la bodega se construyeron con este fin y fueron diseñadas para recibir y seleccionar manualmente la uva tras la vendimia, y para poder elaborar y envejecer los vinos en las mejores condiciones posibles.

Murua cuenta con 110 hectáreas de viñedo propio en su mayoría situadas en torno a la bodega en Elciego aunque cuenta además con otras parcelas en municipios vecinos como Leza o Laguardia. El viñedo se encuentra enclavado en una finca dividida en 8 pagos plantados con distintas variedades dependiendo de matices como el terruño, la orientación, exposición solar de los racimos, etc. para alcanzar la máxima calidad con cada tipo de uva. Las parcelas que rodean la bodega forman un paisaje de gran belleza donde la vista se pierde en la inmensidad de los viñedos y donde los sentidos se ven estimulados por los colores, aromas y la evolución de los frutos hasta el momento de su vendimia.

Los suelos arcilloso-calcáreos elevados 450 m sobre el nivel del mar y el suave clima mediterráneo de influencias atlánticas configuran un terroir único que permite producir vinos de corte clásico y elegante. La edad media de las cepas, mayoritariamente de Tempranillo que ronda los 45 años, es otro factor decisivo que imprime vigor y delicadeza a sus vinos. Entre las diferentes variedades plantadas se encuentra principalmente la Tempranillo, además de las autóctonas Graciano, Mazuelo, Viura, Malvasía y Garnacha Blanca.

Dentro de las instalaciones que acogen el edificio principal, la bodega dispone de una exclusiva biblioteca única en Rioja, donde atesora cientos de volúmenes que recogen todo lo escrito sobre el vino desde el siglo XVI hasta nuestros días. En la biblioteca, abierta a las consultas de investigadores, se pueden encontrar desde textos científicos, literarios, ensayísticos, jurídicos, divulgativos… representados por los principales autores que han escrito sobre el vino y su entorno técnico y cultural. En la actualidad cuenta con 2.350 valiosos y únicos volúmenes inventariados a los que hay que sumar los catálogos correspondientes a las subastas de vinos que realizan las casas Chritie's y Sotheby's, que ya superan el medio millón de ejemplares.

Entre los tesoros hay manuscritos muy antiguos, testimonios de la historia del vino, como el Libro de los Arbitrios de Logroño (1774-1796), escrituras de compra-venta de viñedos datadas en el siglo XVII, facsímiles de títulos raros, agotados en la actualidad, y primeras ediciones. La bodega cuenta también con una colección de arte; pinturas, mobiliario, objetos decorativos… en los cuales están representados nombres de artistas tan prestigiosos como Tomás Hiepes, Juan de Arellano, Fernando Sotomayor, Valentín Zubiaurre, Francisco Bores, Daniel Quintero y Miquel Barceló.

 

Filosofía de trabajo

Año tras año Murua realiza meticulosamente las labores culturales propias durante el ciclo vegetativo del viñedo finalizando con un estricto control de la maduración de los frutos que determinará el momento óptimo para realizar la vendimia. Siguiendo las fórmulas tradicionales utilizadas en Rioja, esta tarea se realiza de forma manual y en pequeñas cajas, seleccionando y separando las uvas según criterios como la zona de producción, edad de los viñedos, productividad de los pagos, calidad, etc.

Una vez que los remolques llegan a la bodega, se pesan las cajas y se descargan los racimos sobre la cinta de selección, eligiendo la uva manualmente, racimo a racimo. En este punto se toman de nuevo muestras para analizar, parametrizar y mantener los sistemas de control de calidad de la uva. Tras el despalillado y prensado de la uva se produce una primera fermentación y un posterior descube en el que se separa el mosto de las partes sólidas del grano. Tras este proceso tiene lugar la segunda fermentación o fermentación maloláctica en tinos de roble francés de 18.000 litros de capacidad.

Murua elabora fundamentalmente vinos vanguardistas y expresivos, y vinos de Reserva y Gran Reserva, por lo que la crianza es una parte fundamental de la elaboración. El parque de barricas se compone de 2.200 unidades bordelesas de 225 litros de capacidad, con roble francés, americano y una pequeña parte de roble caucásico. Las barricas se renuevan como plazo máximo cada 3 años. Durante el periodo de crianza se realizan las trasiegas de los tintos por el tradicional sistema de canilla-vela, que permite controlar cada una de las barricas. Esta operación se efectúa tres veces durante el primer año y dos durante el segundo año de la estancia de los vinos en barrica. Tanto la elección de las maderas como el cuidado de ellas, es un punto importantísimo en la crianza y envejecimiento de los vinos de Murua.

Tras la crianza los vinos reposan unos meses en el botellero para alcanzar el grado óptimo de maduración y redondez. Los botelleros de Murua están ubicados en calados y cuevas subterráneas con capacidad para acoger 1.500.000 botellas en perfectas condiciones de temperatura y humedad. Habitualmente, los Reservas de Murua permanecen durante 18 meses en botella y los Veguín y Gran Reserva hasta los 36 meses como mínimo.

 

Los vinos de Bodegas Murua

A continuación puedes encontrar la lista de los vinos elaborados por Murua:

M de Murua se elabora con una exclusiva selección de uva de Tempranillo (92%) y Graciano procedentes de los viñedos más antiguos que la bodega posee en la zona de Elciego. Realiza la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés de alto tostado, y recibe una crianza en barrica de roble francés (80%) y americano (20%) durante 14 meses. Posee una nariz intensa, con buenas notas de madera tostada y especias que envuelven los aromas de frutos rojos maduros y confituras. Complejo y maduro. En boca es intenso, equilibrado, con taninos vivos y dulces, y un paso de boca largo y potente, voluminoso y estructurado, con recuerdos minerales que marcan la expresión del terruño.

VS de Murua se elabora con un 92% Tempranillo, 5% Graciano y 3% Mazuelo, procedentes de una selección especial de uvas, y recibe una crianza de 16 meses en barrica de roble francés (10%) y americano (90%). Posee aromas de frutos rojos maduros, notas de cacao y matices dulzones de vainilla, recuerdos balsámicos con una buena intensidad y persistencia. En boca es frutal, aterciopelado pero contundente, con un paso medio pero voluminoso, con un final agradable y una persistencia media, donde cabe resaltar la presencia delos matices frutales combinados con los taninos dulzones de un roble.

 

Murua Reserva se elabora con un 90% Tempranillo, 8% Graciano, 2% Mazuelo, y recibe una crianza de 18 meses en barricas de roble americano y francés de 225 l, con un uso máximo de 3 años. Posee elegantes notas de vainilla, toffees y sutiles balsámicos, aromas cálidos entre los que destacan las confituras de frutos rojos maduros, regaliz y cacao. En boca es sedoso, voluminoso, cálido y contundente, con un postgusto elegante, de largo recorrido, donde reaparecen los balsámicos y las sensaciones de mermeladas y compotas.

Murua Gran Reserva se elabora con un 85% de Tempranillo, un 10% de Graciano y un 5% de Mazuelo, a partir de una exclusiva selección de las mejores uvas de cepas con una edad no inferior a 30 años, con ediciones limitadas de botellas numeradas según la añada. Cada variedad es vendimiada y vinificada por separado conjuntándose después de la fermentación maloláctica en tinos de roble francés para afrontar una crianza durante 26 meses en barricas bordelesas de roble americano y francés. Clarificado con clara de huevo. Ofrece un aroma de frutos rojos con matices de compota y toques de tabaco y cacao endulzados con una grata presencia de suaves vainillas. En boca es aterciopelado y expresivo. Destacan sabores a confitura de frutas de bosque y recuerdos de vainilla. Elegante y suave con un retrogusto cálido y largo. Muy persistente y con una muy buena complejidad.

Veguín de Murua se elabora con un 95% Tempranillo y 5% Graciano, seleccionados entre los viñedos más antiguos, de más de 60 años y situados en las mejores fincas de Murua. Esta particularidad limita la producción a 2.500 kg/ha. Se recolecta por profesionales que suprimen la fruta defectuosa o inmadura, y a su llegada a bodega se realiza una nueva selección de racimos en cinta. La fermentación maloláctica se realiza en madera, en tinas de roble francés de 18.000 litros, sobre sus lías, y durante 22 meses envejece en barricas nuevas de roble francés y americano de 225 l. Posterior clarificación suave y embotellado con un mínimo filtrado. Resto de la crianza en botellero con un mínimo de 18 meses. Aroma elegante e intenso, con caracteres lácteos, vainillas y cacaos y traslada sensaciones dulzonas. A medida que toma aire, se intensifica y cambia los matices a confituras y frutos rojos. En boca entra con una punta ácida, intenso y aterciopelado, con un paso medio contundente donde sobresalen cacaos, frutos rojos, notas de tabaco, con final intenso, cálido, agradable y muy largo

Murua Blanco se elabora con 52% Viura, 30% Malvasía y 20% Garnacha Blanca, procedentes de los viñedos más viejos de Murua. Siguiendo una antigua fórmula tradicional, se fermenta durante 13 días a temperatura controlada en barrica bordelesa nueva, manteniéndose sobre sus lías que se van seleccionando y mezclando o desechando según la calidad de sus aromas y sabores durante la operación. En nariz resulta dulzón, intenso y largo, con aromas de flores amarillas de manzanilla, miel y recuerdos de peras en almíbar. En boca es contundente, con una buena acidez. Paso fino y elegante, con gratos recuerdos de flores blancas y de nuevo.