Vino de la bodega Montecastro

Montecastro es una bodega relativamente nueva, cuya idea surge en el año 2000 de la mano de unos amigos, entre ellos Julio Iglesias y Pedro J. Ramírez, que se convierten en socios para cumplir un sueño: plantar viñedos en el mismo corazón de la Ribera del Duero, hacer una bodega de última tecnología y elaborar vinos de calidad. Se les unió al grupo el enólogo francés Bertrand Erhard, quien comprendió a la perfección la filosofía del proyecto, y en 2002 se plantaron 27 hectáreas de viñedos en cinco pagos distintos con la idea de hacer un vino de la tierra de principio a fin, mientras que al mismo tiempo que se construía la bodega y aparecía en el mercado su primera cosecha 2002.

Filtrar resultados:

Precio
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 2 productos.

2 productos

Filtros activos

Montecastro 2018

Un Ribera de Duero con buena estrella

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Montecastro 2018
Vista rápida
6x
-5%
17,48 $
unidad
Precio 18,42 $
IVA incl.
  • Nuevo

Montecastro Magnum 2016

Un Ribera de Duero con buena estrella

España   D.O. Ribera del Duero (Castilla y León)

Montecastro Magnum 2016
Vista rápida
Precio 42,76 $
IVA incl.
  • Nuevo

Conoce Montecastro

En su corta vida la bodega Montecastro ha cosechado grandes premios y reconocimientos internacionales. En 2003, por ejemplo, recibió 92 puntos de The Wine Advocate y una calificación de Excelente por parte de Food & Wine, otra de las publicaciones de referencia en el mercado. Tan sólo un año después, con la añada de 2004, Parker elevó su puntuación hasta 94 puntos y desde entonces los galardones para Montecastro han sido continuos.En junio de 2010, en una puntuación realizada por The International Wine Review la añada de 2005 de Montecastro se llegó a colocar con 94 puntos, en la segunda posición del pódium, sólo por detrás de Bodegas Aalto y por delante de Vega Sicilia, Bodegas Emilio Moro, Pingus, Matarromera o Pago de Carraovejas, entre otras muchas firmas de la Ribera del Duero. Sin embargo, a pesar de sus éxitos no consiguieron consolidar la marca lo suficiente como para resistir el embate de la crisis, por lo que en 2012, Bodegas Hacienda Monasterio se incorpora al accionariado de Montecastro, asumiendo toda la dirección técnica, vitivinícola y comercial, y en 2015 se lanza al mercado la primera añada elaborada por el equipo de Hacienda Monasterio: Montecastro Cosecha 2012.

 

Historia de la bodega

La bodega se ubica en las inmediaciones de Castrillo de Duero, en la provincia de Valladolid. Es bodega de diseño moderno diseñada y construida en el año 2002 por el prestigioso arquitecto Roberto Valle en armonía con el entorno, tal como hizo en el Castillo de Peñafiel para el museo del vino, donde combina varios elementos de la zona, como son la piedra blanca del páramo, el acero corten, el vidrio, el hormigón y la madera, y posee toda la tecnología para elaborar vinos de calidad.

Actualmente, Bodegas Montecastro cuenta con 27 hectáreas de viñedo, con 90 % de Tinto Fino, 5% Cabernet Sauvignon y 5% Merlot, situadas en la provincia de Valladolid (Castrillo de Duero) más limítrofe con Burgos y una de las altitudes más elevadas de Valladolid e incluso de Ribera del Duero, en alturas que se sitúan entre 860 y 923 metros sobre el nivel del mar. Esta altitud es una de las grandes características del viñedo de Montecastro, que aporta frescura, protege del calor y la maduración es más lenta, ya que a esta altura desciende la temperatura con respecto al valle, hay mayor insolación y tiene un régimen de vientos específico dentro del clima continental de Ribera del Duero. El viñedo está dividido en 8 parcelas y 5 pagos distintos dependiendo de su altitud y tipo de suelo. Hay diversidad de suelos predominando el suelo calcáreo, con roca madre, también lima negra y un suelo muy especial de canto rodado con fondo calcáreo, algo inusual a 870 metros.

La viticultura conlleva todos los patrones del respeto a la naturaleza y actualmente está en conversión a la agricultura ecológica-orgánica, con abonados propios controlados y sin utilización de agentes sistémicos y sin irrigación. Toda la plantación se ha hecho con una estricta selección clonal del Tempranillo, buscando los mejores clones de la zona del tinto fino y tinto aragonés, mientras que para el Cabernet Sauvignon y Merlot son clones de Bourdeaux, lo más adaptados al clima de Ribera del Duero.

La dirección técnica pasa por manos de Carlos de la Fuente, gran conocedor de la Ribera del Duero y un enólogo considerado hoy como la mano derecha de Peter Sisseck. Dentro del personal técnico de la bodega se encuentra también Francisco Núñez, ingeniero técnico agrícola con postgrado en Enología técnica, que desde el año 2000 hasta 2005 trabajó como gestor técnico de bodega en Quinta de la Quietud (Toro) y en 2006 se incorpora a Bodegas Montecastro. Guillermo Laguna es Licenciado en Enología e Ingeniero Técnico Agrícola, y es miembro fundador de ATEVICAL (Asociación de Técnicos en Viticultura de Castilla y León). Ha realizado multitud de cursos sobre viticultura, sostenibilidad y nuevas tecnologías aplicadas al campo y viñedo. En el año 2000 se incorpora a la rama vitícola de la empresa familiar hasta el año 2006, que pasó a ser gerente de Bodegas Luan en Manchuela, hasta que en 2007 se incorpora a Hacienda Monasterio.

Carlos de La Fuente empieza su experiencia laboral al lado de Peter Sisseck en Hacienda Monasterio en 1991, donde sigue trabajando actualmente como segundo enólogo. Tiene un máster en viticultura, enología y gestión de bodegas y cuenta con una diversidad de cursos enfocados tanto a la investigación del mundo del vino como trabajos en viñedos especialmente de suelos, (INRA Mompellier 2000), toda su carrera profesional va enfocada al marco de Ribera de Duero, al lado de Peter Sisseck, en viticultura, bodega y cata. Chrystelle Moran es una bordelesa que tras licenciarse en Económicas y Comercio Internacional en la Universidad de Lille III (Francia), se traslada a España e inicia su trayectoria profesional en el sector del vino. En 2009, se incorpora a Bodegas Hacienda Monasterio, como Responsable Comercial para el mercado nacional. Además de sus funciones en Bodegas Hacienda Monasterio, en 2015 asume el desarrollo comercial de Bodegas Montecastro en el mercado nacional. Carlos Del Río es Licenciado en Dirección y Administración de empresas en CUNEF. Durante los estudios hizo prácticas con Hacienda Monasterio en EEUU y Latino América. Al terminar los estudios fue a Chile, donde ocupó el cargo de Responsable Comercial en Viña Koyle, volvió de Chile en 2015 para ocupar el cargo de Responsable comercial en Bodegas Montecastro.

 

Filosofía de trabajo

El marco de plantación del viñedo de Montecastro es de 2.5 x 1 m, lo que supone una densidad de plantación de 4000 cepas por ha, alta densidad que les permite obtener un bajo rendimiento por planta aumentado la calidad de la uva. Toda la superficie de cultivo es de secano y se encuentra en los términos municipales de Olmos y Castrillo de Duero. El terreno es un suelo “ligero” y pedregoso en su mayor parte teniendo también parcelas en zonas de vaguada u hoyo con tierra un poco más “fuerte” que provoca que no todo el viñedo se trabaje de la misma manera ya que los vigores y el potencial es muy distinto. El viñedo no está dado de alta como Viñedo Ecológico pero sus prácticas culturales lo son. El tratamiento de las malas hierbas se hace exclusivamente de forma mecánica, bien con tractores o a mano con operarios y no utilizan ningún herbicida ni ningún producto químico. En cuento a la sanidad vegetal trabajan mucho con el equilibrio natural de la planta para no tener un exceso de vigor que pudiera acarrear un ataque fúngico producido por una excesiva vegetación o bien un debilitamiento de la planta que la haría más vulnerable al ataque de plagas y hongos de madera principalmente. Para ello son muy importantes las operaciones en verde y sobre todo el tratamiento individual de cada parcela y planta observando sus necesidades y actuando en consecuencia.

Por otro lado, el proceso de elaboración empieza con una vendimia manual cien por cien, en cajas de 12 kg y enviado a la bodega el mismo día. Se intenta introducir la uva fría y si se vendimia con mucho calor se baja la temperatura de la uva, se selecciona en mesa y se despalilla una cantidad dependiendo del tipo de uva, ya que en Montecastro les interesa mucho la elaboración con raspón para introducir toda la uva entera en los depósitos sin bomba, para no extraer taninos de mala calidad. Se enfría la uva e intentan arrancar la fermentación lentamente con la levadura autóctona, así como remontados muy suaves para preservar la calidad del tanino a temperaturas frías con maceraciones relativamente largas, potenciando la fruta y creando complejidad. La fermentación maloláctica es natural y controlada con un 10% del vino en barrica y 90% en depósito de hormigón. Posteriormente pasa a barricas bordelesas nuevas y seminuevas, de roble francés (80%), americano (20%) y del este (5%), dejando el vino sobre sus lías durante seis meses. El vino permanece en barrica entre 16 y 20 meses, dependiendo de la cosecha, y luego otros 3 o 4 meses en depósitos de hormigón, donde se armoniza antes de ser embotellado. Durante el tiempo de crianza realizan numerosos trasiegos, de ese modo intentan no hacer clarificación, teniendo una buena limpieza natural del vino. Para el embotellado mantienen un estricto protocolo de control microbiológico del vino, para que se haga de una forma respetuosa sin filtraciones fuertes ni severas, respetando el tanino y la fruta.

 

Los vinos de Montecastro

A continuación te ofrecemos la lista de los vinos elaborados por Montecastro:

Alconte se elabora con uva Tinto Fino procedente del viñedo más joven o del que por razones climatológicas no alcanza las características de calidad exigidas para Montecastro. Pasa de 12 a 14 meses de crianza en roble francés (75% aprox.) y americano (25% aprox.) un tercio del cual es barrica nueva. Posee una nariz de fruta roja y negra junto con ligeros balsámicos.En boca ofrece muy buena intensidad frutal, es envolvente y potente a la vez, con unos taninos presentes y ricos.

Montecastro se elabora casi exclusivamente con Tinto Fino, aunque en algunas añadas puede llevar pequeños porcentajes de Cabernet Saivignon incluso Merlot, y recibe una crianza media de 18 a 20 meses en barricas de roble francés (80%) y roble americano. En nariz se muestra expresivo, complejo, con una gran intensidad de fruta roja, notas del sotobosque y un toque mineral.En boca es amplio en la entrada, envolvente, jugoso, con una fruta madura pero que le aporta carnosidad, paso con más estructura pero elegante. Acidez muy atractiva y un tanino muy amable y equilibrado.

Montecastro “La Roca” se elabora exclusivamente en cosechas muy especiales. El 2012 se elaboró con un 90% de Tinto Fino, 6% de Merlot, 3% de Cabernet Sauvignon y 1% de Garnacha, y recibió una crianza de 18 meses en barricas de roble francés de Allier, 60% nuevo y 40% de dos años.