Vino de la bodega El Nido

Bodegas el Nido pertenece al grupo Juan Gil Bodegas Familiares (Gil Family Estates), que da nombre a un reducido grupo de pequeñas bodegas repartidas por la geografía española que se han ido incorporando al grupo familiar desde el año 2002, con el denominador común de estar elaborados con variedades autóctonas, además de ofrecer una cuidada imagen y una inmejorable relación calidad precio dentro del nicho de mercado donde se ubica cada uno de los mismos. El Nido es una apuesta clara por una zona de gran interés enológico, concebida bajo la filosofía de potenciar la identidad del terruño, la personalidad y la calidad de las variedades autóctonas.

Filtrar resultados:

Precio
Puntuación
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 3 productos.

3 productos

Filtros activos

Clio 2019

Un tinto de Jumilla que enamora por su fuerza y complejidad

España   D.O. Jumilla (Región de Murcia)

Clio 2019
Vista rápida
Precio 41,50 €
IVA incl.
  • Nuevo

Corteo 2011

Concentrado, complejo, muy expresivo

España   D.O. Jumilla (Región de Murcia)

Corteo 2011
Vista rápida
Precio 92,50 €
IVA incl.
93
Peñín
90
Parker
91
Winespectator

El Nido 2019

Una sofisticación maravillosa

España   D.O. Jumilla (Región de Murcia)

El Nido 2019
Vista rápida
Precio 140,00 €
IVA incl.
  • Nuevo

Conoce El Nido

El desarrollo de la nueva y potente firma Gil Family Estates se inició con la construcción de la nueva bodega Juan Gil en el Paraje de la Aragona , en Jumilla, a la vez que se ponía en marcha proyecto de El Nido con la ilusión de ver despegar vinos de autor y de altura en la denostada Jumilla. Posteriormente, con los años, se ha ido conformando un sólido grupo en el que actualmente lo integran ocho bodegas acogidas a distintas denominaciones de origen y la empresa comercial Orowines. De esta forma, Juan Gil Bodegas Familiares, consigue aunar bajo una sola marca comercial un amplio portfolio de vinos españoles de muy distintas características y procedencias.

Historia de la bodega

Los primeros pasos de Bodegas El Nido empiezan a ver la luz a finales del año 2001, como resultado del acuerdo de colaboración entre la Familia Gil y Chris Ringland, uno de los mejores enólogos australianos.
La figura internacional de Chris Ringland aportó prestigio y glamour al proyecto, sobre todo pensando en los mercados internacionales, además, él trabajaba en el hemisferio sur con vendimias en marzo, lo que era totalmente compatible con su trabajo en Jumilla, pero lo más importante es que también conocía la variedad Monastrell, ya que en Barossa Valley, que tiene una climatología semejante a la de Jumilla, disponía de una parcela de 100 años.

Desde los inicios la política de El Nido fue clara: viñedos viejos de escaso rendimiento, algunos centenarios, que producen vinos concentrados, con cuerpo, pero muy equilibrados, con mucha fruta, y que elaborados con cuidado y con conocimiento resultan amables y muy agradables de beber, identificados cada uno con su zona y su terruño.

La bodega está enclavada en el Valle de la Aragona, a unos 10 km al norte de la ciudad de Jumilla, dentro del denominado "término de arriba", por ser la zona de mayor altitud dentro del término municipal de esta ciudad.

Los viñedos, situados en el entorno de la bodega, están plantados, en su mayoría, sobre suelos muy calizos y pedregosos en su superficie. En el subsuelo, a unos 30/40 cm. de profundidad, se encuentra una capa de tosca (piedra caliza de media consistencia) que cubre toda la extensión del viñedo, su espesor ronda entre los 15 y 30 cm. y debajo existe un terreno muy arenoso hasta el que se extienden las raíces.
La altitud varía entre los 700 y los 850 m sobre el nivel del mar. Están compuestos por pequeñas parcelas con un total de 32 hectáreas de la variedad Monastrell, de viñedos muy viejos y algunos casi centenarios, 12 hectáreas de Cabernet Sauvignon y 1,8 hectáreas de Syrah, plantadas en suaves colinas que miran al norte.

Filosofía de trabajo

Para la familia Gil, su Bodega El Nido representa los nuevos tiempos, los nuevos vinos, la mezcla de viejas viñas y las nuevas técnicas.
Bodegas El Nido comulga con el credo de que el vino se hace en el viñedo, por lo que la situación de la bodega junto al viñedo permite el seguimiento exhaustivo de la evolución de la uva como condición necesaria para la obtención de un gran vino, todo ello unido a una baja producción de los viñedos donde se obtienen racimos y bayas muy pequeños y de gran concentración, una vendimia manual en pequeñas cajas y una posterior selección de racimos y uvas a las puertas de bodega.

No obstante, en El Nido también se entiende que la nueva forma de hacer vino necesita la tecnología más puntera, como son el riguroso control de la temperatura de vinificación, depósitos de acero inoxidable y excelentes condiciones higiénicas en todo el proceso que aseguran cada año los niveles de calidad de sus vinos.

Vinos de la bodega El Nido

La primera cosecha que se comercializa es la del 2002 bajo las marcas El Nido y Clío, donde Clío es la visión más ecléctica de Miguel Gil con la Monastrell, y el Nido es la visión del enólogo Chris Ringland con la Cabernet Sauvignon, que buscó un vino de muy largo recorrido a partir de un excelente viñedo. Por otro lado, en la campaña 2009 se elabora la primera cosecha del tinto Corteo, un varietal del Syrah. Estos son los tres vinos de la Bodega El Nido:

Clío nace de un coupage donde dominala variedad Monastrell (70%), combinada con la variedad Cabernet Sauvignon, ambas con un rendimiento muy bajo. El vino ha permanecido durante 24 meses en barricas nuevas de roble francés y americano, y huele a frutos maduros, zarzamora, arándanos y fruta confitada, con notas de café tostado, cacao y regaliz que le aportan finura y elegancia. Sabroso y potente, posee una gran estructura, con taninos muy concentrados y dulces, multitud de agradables sensaciones y un largo, elegante y dulce final de boca. Potencia, carnosidad, sabor y opulencia se combinan en el paladar de este vino que poco a poco va creciendo en la botella.

Corteo está elaborado 100% de la variedad Syrah.Las uvas con las que se obtiene este vino provienen de un pequeño viñedo de Syrah situado a 700 m de altitud sobre una ladera de suave pendiente con orientación noroeste y de baja producción. Corte realiza una crianza media de 30 meses en barricas nuevas de roble Francés y posee un intenso color púrpura oscuro, con aromas a fruta negra y azul, con notas de ciruela muy madura. En boca resulta muy sabroso con notas ahumadas y destacando ricos y maduros sabores de arándanos, moras y otros frutos silvestres, su estructura es suave y sedosa con un buen balance de acidez, destacando un final largo y muy persistente.

El Nido se elabora mayoritariamente con la variedad Cabernet Sauvignon (70%), complementada con la variedad Monastrell. Ha permanecido durante 24 meses en barricas nuevas de roble francés y americano y ofrece una nariz que recuerda a arándanos, casis, humo y chocolate, torrefactos y especias con insinuaciones minerales y de tabaco. Potente en boca, sabroso y concentrado presenta una diversidad de sabores que le confieren una enorme complejidad, maduro y con importante presencia de fruta, donde su estructura es impresionante y asombra la facilidad y dulzura de su paso por boca con un final que no se acaba nunca.