Vino de la bodega Castillo de Sajazarra

Muchos vinos españoles deben su prestigio, como ocurre en todos los países europeos, al esfuerzo de algunas familias históricas y de algunas grandes firmas que han mantenido dos exigencias básicas: calidad y personalidad. Estas firmas familiares han llegado a reunir un patrimonio propio que les permite elaborar los vinos "en casa" con todas las garantías de control, como es el caso de esta bodega ejemplar, Castillo de Sajazarra, que desde sus inicios a principios de los 70 del siglo pasado, elabora cosecha tras cosecha vinos tanto con el sello particular de la casa como el inimitable estilo de La Rioja Alta.

Filtrar resultados:

Precio
País
Zona de elaboración
Denominación de origen
Bodega
Envejecimiento
Tipo de Uva
Elaboración
Formato
Maridaje
Año

Hay 3 productos.

3 productos

Solar de Líbano Reserva 2014

Un Rioja de corte clásica

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Solar de Líbano Reserva 2014
Vista rápida
6x
-5%
11,60 €
unidad
Precio 12,25 €
IVA incl.

Solar de Líbano Crianza 2016

Típico crianza de Rioja con un toque de modernidad

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Solar de Líbano Crianza 2016
Vista rápida
Precio 6,40 €
IVA incl.
  • Nuevo

Castillo de Sajazarra Reserva 2015

Tipicidad con un punto de modernidad

España   D.O.Ca. Rioja (La Rioja)

Castillo de Sajazarra...
Vista rápida
6x
-5%
15,15 €
unidad
Precio 16,00 €
IVA incl.

Conoce Castillo de Sajazarra

El Castillo de Sajazarra es una bodega situada en un punto de unión entre varias regiones del Camino de Santiago y la región de Miranda de Ebro y Vitoria, a unos 10 kilómetros al oeste de Haro, en La Rioja Alta. El Castillo fue construido en el siglo XV al transformarse la villa de Sajazarra en señorío de los Velasco., y es una de las fortalezas más bellas de La Rioja. Está construida en piedra de sillería y su configuración es parecida al Castillo de Cuzcurrita de Río Tirón, con un recinto exterior rectangular, cubos redondos en las esquinas y flanqueando la puerta de acceso. En el centro del reducto se levanta la torre del homenaje, de planta también rectangular, con torreones octogonales en sus esquinas, coronada con matacanes y almenas.

A finales de los años 60 del siglo pasado, la familia Líbano compró el castillo para reconstruirlo y hacer de él su hogar. Sin embargo, en las mazmorras del mismo aparecieron diferentes elementos muy antiguos relacionados con el vino, como lagares y tinas de madera, prensas, etc., y como no podía ser de otra manera, comenzaron a elaborar su propio vino dentro del castillo, primero para su autoconsumo y más adelante como empresa, continuando con la centenaria tradición vitivinícola del castillo.

 

Historia de la bodega

En el año 1973 se creó la nueva bodega en los jardines del castillo, en un entorno de singular belleza donde el castillo, los jardines, la bodega y viñedos forman una unidad, constituyendo lo que se denomina como "auténtico château", completado por la muralla y el puente romano.

Bodegas Castillo de Sajazarra cuenta en la actualidad con 49 hectáreas de viñedo propio, repartidas en 24 parcelas diferentes, todas ellas alrededor de la bodega o a menos de 3 kilómetros. El Tempranillo es la variedad mayoritaria, con 42 hectáreas, seguido por 5 de Graciano, 1 de Garnacha y 1 de Viura. Los viñedos se encuentran en suelos arcillo-calcáreos y muy pobres, muy adecuados para el cultivo de la vid en Rioja.

En la bodega disponen de depósitos de acero inoxidable, troncocónicos, de 5.000 y 9.400 litros de capacidad, así como depósitos de hormigón revestidos de resina epoxi, de no más de 15.000 kilos de capacidad. También dispone de un parque de 1.350 barricas, un 60% de roble americano y un 40% de roble francés, con una edad media de 3 años.

 

Filosofía de trabajo

En Bodegas Castillo de Sajazarra son también viticultores porque saben que la calidad de un vino comienza en el campo, por lo que son autosuficientes en la totalidad de la materia prima, no compran vino ni uvas. Una parte de las viñas son de cultivo ecológico, y el resto se manejan en producción integrada, manteniendo un ecosistema equilibrado y vivo. Vendimian cada parcela por separado, principio que aplican también en su elaboración, ya que no mezclan nunca hasta comprobar su potencial, después de la fermentación. Para Castillo de Sajazarra esta es la mejor forma de no equivocarse y de buscar singularidades. Otro de sus objetivos es llegar a fecha de vendimia con la máxima superficie foliar sana y bien expuesta posible, con una producción moderada de 4.000 a 6.000 kilos por hectárea, con racimos pequeños, sanos y con una correcta madurez polifenólica.

Dentro de la bodega cuidan al máximo todo el proceso de elaboración del vino. Elaboran en depósitos de acero inoxidable, troncocónicos, de 5 000 y 9 400 litros de capacidad, que por su forma especial reducen a la mínima expresión los remontados, lo que evita pérdida de aromas y roturas innecesarias de hollejos y pepitas. Una parte se elabora también en depósitos de hormigón revestidos de resina epoxi. La fermentación nunca supera los 26 grados centígrados de temperatura, para evitar la pérdida de aromas frutales. Una vez terminada la fermentación alcohólica, esperan hasta que se realice la fermentación malo-láctica de forma natural, en muchos casos en la primavera siguiente.

Esto les permite disponer de muchas semanas para trabajar bien con las lías, haciendo bâtonnages periódicos en busca del máximo volumen y dulzor. Posteriormente los vinos pasan a barrica, donde permanecerán de 18 a 24 meses, con trasiegos periódicos. Tras realizar el coupage, el vino reposa 3 meses en las tinas grandes de madera, donde se termina de decantar y se va ensamblando. No filtran ni clarifican, ni refrigeran los vinos tintos.Por último, todos los vinos permanecen como mínimo 6 meses en el botellero en el caso del crianza y más de 12 en el resto, reposando y madurando.

 

Los vinos de Castillo de Sajazarra

Te ofrecemos seguidamente la lista de los vinos elaborados por Castillo de Sajazarra:

Solar de Líbano Reserva se elabora con un 98% de Tempranillo y un 2% de Graciano y Garnacha, y madura durante 2 años en barricas de roble americano, nuevas el primer año y de 4 años el segundo. Después de 3 meses de reposo en tina de madera pasa al botellero, donde permanece un mínimo de 12 meses antes de su comercialización. Es un vino de corte clásico, tradicional, muy riojano, con predominio del roble sobre la fruta y un final de boca largo y dulce.

Castillo de Sajazarra Reserva se elabora prácticamente en su totalidad con Tempranillo procedente de viñedos de baja producción. Entre un 10 y un 20% del total realiza la fermentación malo-láctica en barricas nuevas de roble francés, con bâtonnage periódicos, y permanece 24 meses en barricas de roble americano y francés, terminando su estancia en madera con 3 meses en las tinas de roble francés. Por último permanece un mínimo de 12 meses en botella antes de su comercialización. Aunque es un vino reserva con tipicidad, presenta también características de modernidad, con más cuerpo y fruta que su hermano Solar de Líbano. En él la madera se mantiene en un segundo plano, bien integrada con la fruta.

Digma Reserva es un varietal de Tempranillo seleccionado de suelos de 2 fincas, Fuentenegra y Galdara, fusionando las influencias atlánticas de la primera con las mediterráneas de la segunda, y sólo se elabora en años excepcionales. Son 2 vinos totalmente diferentes pero complementarios, que se elaboran por separado en depósitos de 4.000 kilos, con bazuqueos manuales y sin remontar. Realiza la fermentación malo-láctica en barricas nuevas de roble francés, en las que permanece en total unos 14 meses. Es un vino muy aromático, con cuerpo pero dulce y delicado. Es un vino muy elegante que se encuentra ya, por derecho propio, entre los grandes de España.

Digma Graciano Reserva es un varietal de Graciano procedente de una selección de lo mejor de la finca Escarza y sólo se elabora en años excepcionales. Al ser una variedad de ciclo largo y estar la finca situada a una considerable altitud y latitud, tienen que reducir la producción a menos de 5.000 kilos por hectárea para asegurar una perfecta maduración de la uva. Se elabora en depósitos de 4.000 kilos, con bazuqueos manuales y sin remontar. Realiza la fermentación malo-láctica en barricas nuevas de roble francés, en las que permanece en total unos 18 meses. Es un vino muy aromático, con finura y elegancia, arándanos, hierbas aromáticas y menta, bien integrados con las notas de madera, ahumados y minerales. Potente, muy bien equilibrado en boca, con taninos dulces y maduros, fresco y muy largo.

Vega Saja Crianza está elaborado con un 97% de Tempranillo y un 3% de Graciano y Garnacha, y permanece 18 meses en barricas de roble americano y francés, y completa su afinamiento con 3 meses en tinas de roble francés de 20.500 litros. Posteriormente reposa en botella un mínimo de 6 meses antes de su comercialización. Típico crianza de Rioja con un toque de modernidad, muy agradable de tomar.

Solar de Líbano Crianza se elabora con un 97% de Tempranillo y un 3% de Graciano y Garnacha, con una crianza de 18 meses en barricas de roble americano y francés, y completa su afinamiento con 3 meses en tinas de roble francés de 20.500 litros. Posteriormente reposa en botella un mínimo de 6 meses antes de su comercialización. Típico crianza de Rioja con un toque de modernidad, muy agradable de tomar.

Matí es un vino Kosher elaborado con 100% con uvas de Tempranillo procedente de las viñas Los Majuelos y Encimeras, y permanece 5 meses en barricas de roble americano y francés, decantando y madurando. Posteriormente reposa en botella un mínimo de 4 meses antes de su comercialización.

Herenza Crianza es un vino Kosher elaborado con un 100% de uvas de la variedad Tempranillo, de la viña Los Majuelos, y permanece 14 meses en barricas de roble americano y francés, decantando y madurando. Posteriormente reposa en botella un mínimo de 6 meses antes de su comercialización. En nariz es expresivo, con aromas primarios varietales (regaliz) complementados sutilmente por el aporte de la madera. En boca es sabroso, frutoso, largo y persistente. Muy elegante.