El famoso vino naranja macerado con sus pieles.

Los orange wines son vinos que se elaboran manteniendo el mosto de variedades blancas en contacto con las pieles de la uva al igual que en la elaboración de un vino tinto. Ésta técnica aporta el característico color dorado, ámbar o naranja que les da nombre a los "vinos naranjas". Las metodologías ancestrales utilizadas hacen que muchos de los orange wines se relacionen directamente con los vinos naturales, aunque no todos ellos lo son por definición, y el resultado son unos vinos con unas características muy personales/peculiares. Los orange wines presumen de tener más cuerpo que cualquier blanco, notas oxidativas y finales amargos. Sin duda alguna es un tipo de vino que ha llegado para quedarse dada su singularidad y la alta calidad de algunos de ellos. Te animamos a probarlos

Filtrar resultados:

Precio
Año

A veces pasa. Lo sentimos, pero parece que la página que estabas buscando no está disponible.

¿Qué estabas buscando? Si buscabas vino, puedes encontrarlo por aquí. Si lo que buscabas eran espumosos, prueba por aquí. Si buscabas destilados, entonces mejor por aquí. Si quieres pasar un buen rato, y de paso aprender un poco sobre vino, te recomendamos nuestro blog.

Los orange wine son sin duda vinos especiales. Además, muchos de estos vinos singulares son vinos naturales, cosa que los hace aún más especiales. Hay varios factores que propician que así sea.

Elaboración de los orange wine.

Si nos centramos en la elaboración de los orange wine, vemos que al estar vinificados manteniendo en contacto con las pieles de la uva con el mosto éste fermenta espontáneamente gracias a las levaduras que se encuentran presentes en el medio, por lo que fermentarlos con levaduras autóctonas/indígenas/salvajes se hace más fácil. Además, esta maceración del mosto con los hollejos y las pepitas dota de un poco de taninos el vino. Los taninos actúan a modo de protección natural contra la oxidación o ataques microbianos, por lo que es posible elaborar el vino minimizando o evitando el uso de aditivos enológicos tales como el sulfuroso.

En los orange wine las maceraciones varían según el criterio del productor: Podemos encontrar vinos con maceraciones de unos cuantos días a meses. Cuánto más maceración, más color, cuerpo y taninos va a tener el vino.

Los recipientes utilizados pueden ser de todo tipo. Encontramos orange wine vinificados en depósitos de acero inoxidable, otros en barricas o foudres y en tinajas o ánforas. Estos últimos dos recipientes son los más habituales en este tipo de vino.

Historia de los orange wines.

Se dice que el término orange wine fue acuñado en 2004 por David A. Harvey, importador de vinos británico, para referirse a este grupo especial de vinos de color ámbar-anaranjado. Sin embargo, encontramos también el precedente de Georgia, donde ya desde hace muchos años elaboran blancos macerados con pieles en grandes tinajas enterradas en el suelo a los que llaman “vinos ámbar” (Karvisperi ghvino). Los georgianos ya vinificavan así desde hace centenares de años, algunos incluso dicen que desde hace 8.000, pero no fue hasta recientemente cuando italianos y eslovenos fascinados con esos vinos empezaron a importar de Georgia sus grandes tinajas (Kvevris) para imitar su proceder.

Fue a partir de entonces cuando se empezó a expandir por el mundo esta ancestral manera de vinificar.

Elaboradores de referencia de orange wines.

Algunos de los elaboradores que destacan son Bàrbara Forés de la Terra Alta con su Abrisa’t, recuperando los antiguos brisados de Garnacha Blanca que se hacían en la zona, los vinos sicilianos de Aldo Viola, los Sauvignon Blanc de Sebastien Riffault de la AOC Sancerrelos del Penedès del Celler Credo o los de Casa Balaguer en de la DO Alicante.

Cata y maridaje de orange wines.

En cata los orange wines se caracterizan por ser robustos y un tanto astrigentes, secos (sin azúcares residuales) y un tanto amargos, y en nariz a veces despliegan aromas punzantes de frutos secos, compota de manzana o naranjas secas.

Maridan perfectamente con platos exóticos, ya sean coreanos, marroquíes o japoneses. Además, debido a su buena robustez pueden acompañar perfectamente a todo tipo pescados grasos o carnes rojas.

Los orange wine son vinos muy peculiares, atrevidos, fruto de la recuperación de técnicas ancestrales que no te dejarán indiferente.