Listado de productos por marca Quinta da Muradella

Quinta da Muradella, en Verín, dentro de la DO Monterrei, tiene un nombre propio, José Luis Mateo, un viñador por vocación y genuino, y un elaborador de enorme finura y autenticidad, que en menos de un cuarto de siglo ha colocado su pequeña finca vitícola del valle del Támega a la cabeza de las mejores propiedades de inspiración borgoñona, donde sus tintos y blancos se codean con los más grandes.

La historia de este proyecto se remonta 1991, con dos viñas que tenía el padre de José Luis, Alfonso, cantero de profesión pero agricultor de corazón, que trabajaba para hacer vino para casa y más adelante para el bar familiar A Canteira. Mientras, José Luis se fue a Madrid a estudiar Ciencias de la Información pero se dio cuenta de que aquello no era lo suyo. Sus padres, gente humilde que había luchado mucho para que su hijo estudiara, le pusieron como condición que finalizara la carrera. Así lo hizo, pero en el destino de José Luis se impuso el corazón frente a los deseos familiares de que se labrara un porvenir lejos del campo.

De regreso, siguió elaborando vino para vender en el bar familiar, y poco a poco fue comprando uvas y comenzó haciendo graneles y vinos experimentales hasta que en el año 2000 lanzó Alanda Tinto, su primer vino etiquetado. Los primeros vinos fueron más maduros, con más estructura, madera nueva y monovarietales de Mencía. Sin embargo, con los años ha sabido extraer vinos con notas más frescas, vinos de mezcla, que reflejan el equilibrio del viñedo. Y es en esa búsqueda constante de vinos elegantes, longevos y equilibrados que reflejen las diferentes parcelas, orientaciones e identidades de la zona, es lo que José Luis antepone a cualquier consideración comercial.

 

Historia de la bodega

Quinta da Muradella fue creada en el año 1993 en Verín, en la comarca de Monterrei. Está ubicada en una finca familiar y sus primeras fincas fueron adquiridas en Pazos porque su padre tenía algunas propiedades en la zona y en Tamaguelos porque fue donde encontraron un terreno de las dimensiones apropiadas para trabajar la viña de una manera más profesional.

La bodega Quinta da Muradella es una bodega básica y elemental. Por fuera y por dentro es modesta, sin grandes espacios, con una arquitectura simple y realizada en fases a medida que el negocio lo permitía. Actualmente, la filosofía de elaboración e investigación, y el hecho de buscar la diferenciación en cada "terroir" y variedad de uva, obliga a realizar múltiples fermentaciones por lo que en un futuro no muy lejano es posible que la bodega se amplíe con distintos edificios para facilitar el trabajo. También la instalación técnica es básica sin dejar de lado los adelantos técnicos, por lo que posee lo indispensable para la elaboración del vino, basada en la sencillez de los métodos tradicionales de producción y elaboración familiares.

La bodega posee 14 hectáreas propias, así como fincas arrendadas, prestadas, e incluso compra alguna uva a otros viticultores, por lo que al final gestiona y controla 24 hectáreas repartidas en 36 parcelas. Sus fincas son como un museo histórico al aire libre con una gran diversidad de variedades autóctonas, como las tintas Bastardo, Caiño Longo, Caiño Redondo, Sousón, Brancellao, Zamarrica, Tinto Serodio, Verdello Tinto, Garnacha Tintorera y por supuesto Mencía, mientras que en blancas destacan Dona Branca, Monstruosa –quizás por el tamaño de sus uvas-, Treixadura, Torrontés, Godello y otras que aún están sin identificar y que se les llama Caiños por su acentuada acidez. Algunas de sus 24 parcelas coronan la parte alta de la comarca, una escarpada zona abandonada por los agricultores hace 30-40 años en busca de mayores rendimientos y condiciones de trabajo más fáciles en el valle. Cabe resaltar que en el año 2000 José Luis entra en contacto con Raúl Pérez, el creador de vinos genuinos más mediático de nuestro país, y juntos empiezan a diseñar los diferentes vinos de la bodega.

 

Filosofía de elaboración

Elabora una veintena de vinos de escasa producción de manera ecológica, con la mínima intervención humana, con uvas pisadas cómo antaño, sin levaduras añadidas, sin barricas nuevas y sin filtraciones, sólo con uvas bien cuidadas que conectan con la naturaleza logrando vinos que sorprenden por su finura, plenitud, complejidad y longevidad. Las más de 14 hectáreas de viñedo propio están todas certificadas en ecológico desde 2005, al igual que la bodega, que está certificada desde el año 2010. Todas las nuevas plantaciones se han realizado con material procedente de una selección masal de los viñedos más viejos, y todo el viñedo se cultiva siguiendo a rajatabla los principios de la agricultura ecológica y biodinámica.

En una zona en la que tras la filoxera se replantó mucho patrón injertado de garnacha tintorera (alicante bouschet) y mencía, José Luis busca la diversidad genética y por eso trabaja con multitud de variedades, algunas plantadas por él mismo con selecciones masales, como bastardo (merenzao), mencía, garnacha tintorera, caíño tinto, albarello (brancellao), arauxa (tempranillo), sousón, zamarrica y otras que va recuperando. También está haciendo pruebas clonales, trasladando plantas de una zona a otra de sus viñedos, ubicados entre 300 y 800 metros de altitud y en los que hay suelos para todos los gustos: arcillosos, con grava, pizarra, cuarzo y granito.

En Quinta da Muradella se vinifican las parcelas por separado, se adaptan fermentaciones, tiempos y formas de crianza a las características de la añada con el fin de elaborar vinos frescos, algo que no es fácil en una zona con el clima de Monterrei. Para la fermentación se utiliza la madera o el acero inoxidable dependiendo de cada añada. No hay reglas fijas de tiempo de crianza, ni del tipo de crianza sino que se estudian las características de cada añada y se actúa siguiendo la intuición para conseguir reflejar las peculiares características de este singular terroir.

 

Los vinos de Quinta da Muradella

La bodega elabora más de una docena y media de vinos, tanto en monovarietal con en coupage. Entre ellos cabe resaltar la gama Alanda, que fue la primera marca de la bodega, así como los Caldea, Gorvia y Muradella entre otros se elaboración especial. A continuación te ofrecemos la lista completa de los vinos de Quinta da Muradella:

Alanda Blanco se elabora con un coupage de Treixadura, Doña Blanca, Godello y Mostruosa, y posee una nariz de media intensidad, muy elegante, con matices de flores, cítricos y fruta junto a recuerdos de bollería. En boca es sedoso y vuelven los recuerdos cítricos junto a ciertos sabores cremosos, fresco, con un final largo y postgusto herbáceo.

Alanda Tinto es un coupage de Mencía, bastante Bastardo y Tinto Fino, y recibe una crianza de 12 meses en barricas de roble francés usadas. Posee un buena intensidad aromática, de fruta roja madura en primer plano. Al abrirse, los minerales y tostados aparecen junto a la vainilla, el cacao y un destacado aroma de regaliz, con ligeros toques vegetales finales. En boca es fresco y sabroso, con un paso suave, untuoso, con buena intensidad. Las especias y la fruta bien equilibradas. Taninos golosos. Buen final con mucha persistencia y postgusto frutal y floral. Elegante, muy sutil, fresco.

Candea Blancose elabora con Treixadura y Doña Blanca procedentes de suelos de pizarra, granito y arcilla, entre 360 y 700 metros de altitud, con fermentación y crianza de 9 meses sobre lías en fudres de 1.500 l. Aroma de intensidad media, flor de manzanilla, orégano fresco, almendra cruda. En boca es intenso, muy salino, con una brillante acidez, carnoso.

Candea Tinto se elabora con Bastardo, Mencía y Garnacha Tintorera, y recibe una crianza de 13 meses en barricas nuevas de roble francés, y 6 meses en botella. Fruta roja, terroso, balsámico, sutil. En boca es cálido, frutal y con un toque de madera, sabroso, fresco.

Gorvia Blanco es un varietal de Dona Branca con 8 meses en barricas de roble francés. Nariz compleja, fruta madura, miel, melocotón, frutos secos, vainilla, mantequilla, notas a hierbas del campo y bollería. En boca es suave, sedoso y aterciopelado, con larga persistencia.

Gorvia Tinto se elabora con Mencía, Bastardo y Caíño Tinto, con una fermentación de 3 meses en tinas de madera abiertas, paso por tanques de inox 5 meses, 14 meses en barrica de roble francés y otros 9 meses en inox. Aroma mineral, terroso, balsámico, hierbas de monte, expresión frutal. En boca es sabroso, frutal, fresco, con buena acidez, largo.

Muradella Blanco es un varietal de Treixadura con 8 meses en barricas de roble francés usadas. Aroma de flores blancas, flor de azahar, pastelería, mermelada, notas florales, notas balsámicas. En boca es elegante, fino, equilibrado, frutos secos, persistente, con final de notas tostadas.

Muradella Tinto es un coupage de Mencía, Bastardo, Mouratón y Garnacha Tintorera, con una crianza de 8 meses en barricas de 500 l. de roble francés. Aroma de fruta roja con atisbos florales, balsámico, especiado y mineral. En boca es sabroso, elegante, fresco, frutal, con muy buena acidez y largo.

Quinta da Muradella “Crianza Oxidativa” es un varietal de Doña Blanca y está elaborado como en Jerez, llenando 3/4 partes del depósito donde desarrolló una capa de levadura, un ligero velo de Flor, pero previamente fue oxigenado y aireado para eliminar la frutal, con un total 5 meses en barricas usadas de roble francés de 500L y el resto en fudre de 1500L bajo velo de flor. Nariz de intensidad alta, balsámico, monte, floral, notas cítricas y de tiza, complejo, intenso. En boca es graso, con buena acidez, sabroso, con notas salinas y punta amarga y golosa, balsámico y persistente.

Quinta de Muradella “Barrante” es un tinto varietal de Mencía procedente de una viña a 700 m de altitud, fermentado con sus levaduras en inox. y una crianza de 16 meses en barricas de roble francés usadas. En nariz ofrece mucha fruta roja que se mezcla con aromas procedentes de la crianza, toques especiados y balsámicos. En boca tiene fuerza, pero también una acidez importante, con mucha carga frutal, y un tanino pulido.

Quinta da Muradella “Garnacha Tintorera” es un tinto varietal que ha realizado la fermentación alcohólica y maloláctica con raspones en tinos de madera abiertos, y una crianza de 13 meses en barricas de roble francés. Embotellado sin clarificar ni filtrar. Ofrece una inmensa complejidad aromática, con moras, arándanos, pedernal, humo de fogata y especias finas. En boca es sedosos, lleno de expresión frutal y un final muy largo y placentero.

Hay 7 productos.

7 productos

Alanda Tinto 2016

España   D.O. Monterrei (Galicia)

Alanda Tinto 2016
Vista rápida
Ecológico
Biodinámico
Precio 18,90 €
IVA incl.
  • Nuevo
92
Decántalo
93
Parker

Candea Blanco 2018

Un coupage de variedades autóctonas ligero y firme

España   D.O. Monterrei (Galicia)

Candea Blanco 2018
Vista rápida
6x
-5%
10,11 €
unidad
Precio 10,65 €
IVA incl.
  • Nuevo
92
Parker

Gorvia Blanco 2014

España   D.O. Monterrei (Galicia)

Gorvia Blanco 2014
Vista rápida
6x
-5%
32,76 €
unidad
Precio 34,50 €
IVA incl.
  • Nuevo

Muradella Blanco 2015

España   D.O. Monterrei (Galicia)

Muradella Blanco 2015
Vista rápida
6x
-5%
42,93 €
unidad
Precio 45,20 €
IVA incl.
  • Nuevo

Quinta da Muradella Fisterra 2012

Fresco y complejo

España   D.O. Monterrei (Galicia)

Quinta da Muradella...
Vista rápida
6x
-5%
47,44 €
unidad
Precio 49,95 €
IVA incl.
  • Nuevo
94
Parker
94
Suckling