Promoción captación transporte gratis España

Transporte gratis + sacacorchos Pulltex de regalo para primeros pedidos de más de 69€. Utiliza el cupón BIENVENIDA

Blog de vino
No te pierdas nuestros artículos sobre el mundo del vino. Bodegas, elaboraciones, zonas vinícolas, maridajes, entrevistas con los mejores profesionales del panorama vinícola… Todas las novedades sobre el mundo del vino.

Rioja vs. Ribera del Duero, un pulso entre dos grandes

Si hablamos de vinos españoles, enseguida nos viene a la cabeza los nombres de Rioja y Ribera del Duero. Son, sin duda, las dos regiones vinícolas referentes de los vinos españoles por todo el mundo. Sin embargo, aunque las dos cuentan con un prestigio de excepción por sus vinos tintos, lo cierto es que cada una de ellas tiene una personalidad única.

4 grandes diferencias entre Rioja y Ribera del Duero

1- El territorio

La D.O.Ca Rioja se encuentra en el norte de España, a ambos márgenes del río Ebro, y se divide en tres grandes zonas: Rioja Alta, Rioja Alavesa y Oriental. Más de 65.000 hectáreas repartidas entre las provincias de La Rioja, País Vasco, Navarra y Castilla y León, en las que predomina el suelo arcilloso con matices calcáreos y ferrosos. En cuanto al clima, la región de Rioja se caracteriza por tener un clima continental templado y poco extremo gracias a las corrientes de aire húmedo y cálido que llegan del mar mediterráneo por la depresión del río Ebro. Todo esto conlleva a que la variedad tempranillo, la uva estrella de la región, madure con tiempo, alcance una buena calidad de matices y produzca unos vinos redondos y maduros.

Por su parte, la D.O. Ribera de Duero se sitúa dentro de una franja de la cuenca del río Duero, en la confluencia de las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Aquí los suelos están formados por capas de arenas limosas o arcillosas, con alternancia de capas calizas y concreciones calcáreas y a una altitud de entre 720 y 1.100 metros. El clima también es continental, pero se diferencia por los importantes contrastes térmicos que oscilan entre el día y la noche. A causa de este suelo complejo y este clima extremo, la misma uva (tinta fina en Ribera del Duero) nada tiene que ver. La maduración de la uva es más corta, y esto puede explicar por qué los vinos de Ribera del Duero son potentes y con cuerpo.

2- Las variedades

Teniendo en cuenta que los vinos tintos son los que han dado la fama a estas dos regiones, en ambos casos la variedad tempranilla o tinta fina es la protagonista por excelencia, aunque con características muy distintas. Sin embargo, a la hora de hablar de coupages el resto de variedades que se utilizan son muy distintas. Mientras que en Rioja se suele emplear la garnacha tinta, mazuelo y graciano, en Ribera se emplean variedades típicamente francesas como cabernet sauvignon, merlot y malbec.

3- La crianza

Si por algo destacan estas dos regiones vinícolas del norte de España es por la elaboración de sus vinos tintos con crianza en madera. Ambos consejos reguladores disponen de una clasificación de los vinos según el tiempo de envejecimiento que pasan en madera y en botella y se clasifican en Crianza, Reserva y Gran Reserva. Aparte, Ribera del Duero añade la categoría Roble para indicar los vinos cuya crianza no llega a los 12 meses. Sin embargo, aunque ambos recurren a la madera para el envejecimiento del vino, hay que puntualizar que las maderas que utilizan muchas veces son distintas. En Ribera es más habitual servir roble francés nuevo ofreciendo unos aromas terciarios de vainilla y otras especias. Por otro lado, en Rioja se ha empleado tradicionalmente el roble americano, a menudo, de varios usos, consiguiendo un aroma típico de coco, cueros o caza.

4- Estilo

Como consecuencia de los tres puntos anteriores, las diferencias entre Rioja y Ribera son del todo reconocibles. Mientras los vinos de Rioja suelen tener un estilo más elegante y suave, con una acidez equilibrada y con una presencia notoria de la madera, los vinos de Ribera del Duero tienden a ser más intensos y concentrados, con una mayor presencia de frutas negras y un perfil más tánico.


Dicho esto, aunque cada región vinícola tiene su propia personalidad, lo que sí que tiene en común Ribera y Rioja es que ambas cuentan con multitud de bodegas que elaboran grandes vinos. Descúbrelos en Decántalo.