Promoción captación transporte gratis España

Transporte gratis + sacacorchos Pulltex de regalo para primeros pedidos de más de 69€. Utiliza el cupón BIENVENIDA

Blog de vino
No te pierdas nuestros artículos sobre el mundo del vino. Bodegas, elaboraciones, zonas vinícolas, maridajes, entrevistas con los mejores profesionales del panorama vinícola… Todas las novedades sobre el mundo del vino.

¿Qué es un vino de guarda?

“El vino, entre más viejo, mejor”, es uno de los mitos más difundidos y populares entre los aficionados y curiosos del vino. Si bien es cierto, grandes vinos son capaces de potenciar sus cualidades con el paso del tiempo, pero desgraciadamente esta regla no aplica a todos los casos pues no todos los vinos son aptos para conservarse durante mucho tiempo y, en lugar de mejorar, es posible que sus cualidades decaigan antes de ser descorchados. A los vinos que envejecen bien en botella con el paso del tiempo se les conoce como vinos de guarda. ¿Cómo son?

Aquí te lo explicamos.


¿Qué es un vino de guarda?

Un vino de guarda es aquel que cuenta con las características y cualidades que le permiten continuar madurando en botella. Estamos acostumbrados a pensar que todos los vinos se pueden guardar, pero la realidad es otra y ésto no significa que sean mejores o peores, simplemente determina su momento óptimo de consumo. Existen vinos jóvenes de gran calidad, pero que no han sido elaborados para guardarse por mucho tiempo, por lo que aquella botella del vino que tanto nos gusta y que queremos guardar para una ocasión especial, puede que no sea la más adecuada para conservar por mucho tiempo más.

¿Qué características debe tener un vino de guarda?

Existen elementos que determinan si un vino es apto para guardar o no, como el pH (que es una medida de acidez o alcalinidad). La acidez es muy importante en un vino pues le aporta frescura y estabilidad, influye en su aroma y color y condiciona su longevidad, además restringe la acción de bacterias que podrían dañar al vino. A  mayor acidez, mejor será su guarda y evolución en botella.

La graduación alcohólica, los polifenoles, inclusive el tipo de uvas con las que ha sido elaborado o la clase de tapón que se utiliza en cada botella también influyen en la longevidad de un vino. Obviamente algunos de estos componentes no son fáciles de identificar desde casa con la botella sin descorchar por lo que te daremos pistas para poder identificar a los vinos de guarda.

Un vino de guarda es, en primera instancia, un vino de calidad. Su elaboración se basa en la elección de uvas en excelentes condiciones. Si bien es cierto, la elección de variedades tiene mucho que ver, pues algunas sobrellevan mejor el paso del tiempo como los vinos de syrah, los cabernet sauvignon, los merlot o los vinos de tempranillo.

Fuera de lo que se puede esperar, también hay grandes vinos blancos de guarda. Muchos de ellos se elaboran con variedades como la chardonnay, la riesling o la viura (macabeo).

Otra manera de identificar un vino de guarda es su crianza. Los vinos jóvenes, aquellos que no cuentan con un reposo en barrica, están elaborados pensando en su consumo prácticamente inmediato, por lo que no suelen ser buenos candidatos para la guarda. Sin embargo aquellos vinos que se elaboran pensando en su paso por barrica son candidatos ideales para disfrutar de su evolución en botella. Por ejemplo, entre los vinos de Ribera del Duero y los vinos de Rioja tenemos muy buenos ejemplos de vinos Reserva y vinos Gran Reserva que nos ofrecen su mejor versión al cabo de unos años de paciencia.

Otra manera de identificar un vino apto para la guarda es su procedencia. Hemos comentado que la acidez es un factor imprescindible para que un vino pueda evolucionar favorablemente con el paso del tiempo. Las uvas que crecen en climas fríos maduran lentamente y generan menos cantidad de azúcar pero un alto grado de acidez, por lo tanto, vinos que provienen de climas fríos tienen muchas posibilidades de envejecer mejor.

¿Cuánto tiempo puede guardarse un vino?

Esta es una de las preguntas más frecuentes y nada fácil de responder. Enólogos, sumilleres y expertos en el tema hacen predicciones que pueden, o no, cumplirse pues dependen de muchos factores.

Muchas veces olvidamos que el vino es un ser vivo en constante transformación y elementos como la luz, los cambios bruscos de temperatura o la humedad pueden interferir en su adecuada evolución. Incluso una botella del mismo vino, de la misma añada, puede envejecer de distinta manera que otra. Los vinos son como las personas. Así que, aunque tengas entre tus manos un vino que prometa longevidad, si no lo mantienes en las condiciones adecuadas, su vida en lugar de alargarse se acortará.

Por suerte muchos elaboradores ya hacen esa labor por nosotros envejeciendo sus vinos dentro de sus bodegas, en las condiciones adecuadas y, cuando están en su punto óptimo de consumo, los sacan al mercado ahorrándonos la espera en casa.

De cualquier manera, si tienes una botella fetiche, aquella que te ha costado tanto encontrar y que quieres guardar para descorchar  en una ocasión especial, revisa todos los consejos que aquí te damos y visita nuestro artículo “Cómo guardar vino en casa” donde te ofrecemos más información para que puedas alargar con éxito la vida de tus vinos favoritos.