¿Qué es un vino mediterráneo?

En un mundo tan amplio, apasionante, y a menudo subjetivo como el enológico, pocas categorizaciones cuentan un consenso tan amplio como cuando se habla de la división entre vinos de carácter mediterráneo y atlántico.

De alguna forma la mayor parte de aficionados y profesionales parecen de acuerdo en los atributos que se le presuponen a cada tipo de vino. En el post de hoy, nos apetece hablar de uno de estos protagonistas: Los vinos mediterráneos. ¿Nos acompañas?

murciaPanorámica de viñedos en la región de Murcia. Imagen por Ward Kardel (CC BY-ND 2.0)

Pese a la aparente evidencia, cuando hablamos de vinos mediterráneos, no nos referimos forzosamente a los vinos elaborados en las zonas costeras del mar mediterráneo, sino a un estilo de vino genérico, influido por una serie de características climáticas.

Por lo general, el atributo de vino mediterráneo se referiría a los vinos elaborados en países cálidos y soleados, de pluviometrías anuales no superiores a los 400 litros anuales, el resultado de lo cual se traduciría en vinos intensos, maduros (a menudo casi compotados), estructurados y con un buen grado de alcohol.

Y es que un clima cálido y seco, nos regalará fruta mucho más madura y concentrada que la que podremos obtener en climas más frescos y lluviosos, que ofrecerán frutas más ácidas, frescas y ligeras.

Como resultado de esa alta concentración de azúcares, las levaduras transformarán más alcohol (a partir de los 13,5º podemos comenzar a hablar de vinos con este carácter), y los vinos se mostrarán más golosos al paladar.

¿Te apetece descubrir algunos interesantes vinos de carácter mediterráneo? Ahí van tres recomendaciones:

Embruix de Vall-Llach 2013. Desde el pueblo de Porrera, en la DOQa Priorat, llega este cálido e intenso coupage de diferentes variedades nacionales e internacionales. De nariz concentrada y potente y paso por boca jugoso, directo y carnoso.

La Gravas 2011. Uno de los mejores monovaritales de la variedad Monastrell que se elaboran actualmente en la DO Jumilla. Las Gravas sorprende por su fino equilibrio entre fruta negra muy madura y frescor balsámico. Un vino potente y elegante.

Finca Espolla 2010. Viajamos hasta orillas de la Costa Brava mediterránea para rendirnos ante este coupage de Monastrell y Syrah procedente de suelos pizarrosos y criado durante 15 meses en la oscuridad de la bodega Castillo de Perelada. Un vino sorprendente, muy goloso y cálido.

Anímate a probarlos. ¡Te van a encantar!

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Vino tinto and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario