Espumosos, ¿sólo para Navidad?

Gramona Imperial Gran Reserva Brut 2005

Desgraciadamente tenemos como costumbre dejar los vinos espumosos para el final, ya sea para el postre o el brindis, acto que es fenomenal ya que va ligado a la celebración y a la alegría. Pero tenerlo como costumbre no es lo mejor; ni mucho menos aguantar todo el año sin probar gota hasta que lleguen las Navidades.

Hay grandes cavas que como aperitivo van muy bien, pero hay otra gran lista que marida a la perfección con platos principales e incluso retirando algún que otro tópico, con carnes.

Abrimos un Gramona Imperial 2005 para iniciar esta cata y la opinión es general: colores de película, carbónico elegante que presenta un rosario, una corona de cine y aromas de pastelería y fruta madura. Toques tostados, de frutos secos y aromas que nos llevan a la Cerdanya.

Raventós y Blanc Hereu de Nit

Una buena secallona de Tarrogona nos acompaña y seguimos con un De Nit de Raventós i Blanc, un cava que es fiesta para la nariz y la vista. Cremosidad digna de carnes y guisados, que demuestran el buen trabajo realizado en las cavas y en los viñedos.

Como conclusión puedo decir que contrariamente a lo que pensamos un buen vino espumoso es el acompañamiento ideal para la comida que queramos.

¡Un brindis!

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Decantalo. Bookmark the permalink.

Deja un comentario