Vinos biodinámicos. ¿Qué son? ¿En qué consisten?

Desde hace un tiempo a esta fecha, venimos observando como el sector vinícola experimenta una verdadera revolución en los tradicionales métodos de elaboración de vino. Una vuelta a los orígenes en muchos casos, que persigue como último objetivo la obtención de vinos con identidad, mucho más personales, respetuosos con el medio ambiente y menos estandarizados.

Hoy nos apetece hablar de un concepto cada vez más recurrente en el sector: La viticultura biodinámica. ¿Qué es? ¿Qué procesos implica? Y lo más importante, ¿cómo afecta la biodinámica al vino?

cuernoCuernos de vaca utilizados en bodegas Parés Baltà para la elaboración del “preparado 500”.

La viticultura biodinámica es un método de agricultura basado en las ideas del filósofo croata Rudolf Steiner, nacido en el siglo XIX y fundador de la corriente de pensamiento llamada antroposofía.

La diferencia principal con el resto de métodos de agricultura se resume en que los agricultores biodinámicos entienden la granja como una entidad orgánica única que a su vez contiene diferentes organismos interdependientes. Esta idea persigue y defiende la recuperación del ecosistema y el equilibrio de la explotación, regenerando la actividad biológica y bacteriana de los suelos, prescindiendo estrictamente de pesticidas y fertilizantes industriales.

En su lugar, se utilizan toda una serie de elaboraciones naturales, que quizás nos pueden parecer algo chocantes. Buen ejemplo de ello es el conocido “preparado 500” que consiste en enterrar un cuerno de vaca lleno de estiércol durante el verano para desenterrarlo más tarde y diluir su contenido en gran cantidad de agua con la que se rocía el viñedo tras haberlo agitado primero en el sentido de las agujas del reloj y luego al contrario.

Y es que si bien la biodinámica, como no podía ser de otra forma, cumple de forma estricta con los requisitos de viticultura ecológica, cuenta además con un importante componente credencial, en el que se tiene siempre en cuenta el calendario biodinámico astral y la influencia de las lunas y constelaciones en la tierra y el viñedo.

Aunque más allá de métodos y creencias, la pregunta realmente importante es: ¿La viticultura biodinámica influye positivamente en la calidad del vino?

Muchos consideran estas prácticas como absurdas, y otros tantos defienden a ultranza sus bondades. Lo que sí está claro, es que esta idea de viticultura se edifica desde el máximo respeto y cuidados al viñedo, lo que casi siempre se traduce en buena materia prima con la que poder elaborar grandes vinos.

Pese a que estas prácticas están cada vez más extendidas, pocas son las bodegas que cuentan con certificación Demeter, el organismo internacional que acredita las buenas prácticas biodinámicas en viticultura. Este hecho a menudo se debe al alto coste y burocracia que supone obtener esta acreditación.

Aprovechamos para recomendarte tres excelentes vinos biodinámicos  procedentes de bodegas con certificación acreditada. No te los pierdas. Te encantarán:

Celler Can Credo Aloers 2013. Un 100% Xarel·lo rebosante de personalidad el que nos trae Celler Credo de Recaredo. Un vino marcadamente varietal y de terroir. Fresco, serio y estructurado.

Parés Baltà Mas Irene 2012. Buen coupage de Cabernet Franc y Merlot procedente de la Bodega Parés Baltà. Intenso, elegante y jugoso. Bien estructurado, con muy buen equilIbrio entre fruta y barrica.

Recaredo Subtil Gran Reserva Brut Nature 2007. Y finalmente, un cava mayúsculo de Cavas Recaredo, bodega referente en el Penedés y sinónimo de cavas de la máxima calidad. Todo sutileza, complejidad y frescura.

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Curiosidades and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario