La frescura en el vino

No hay ninguna duda. Ya sea por tendencia natural o sugerida por las grandes publicaciones especializadas, parece innegable que las preferencias de los consumidores derivan cada vez más hacia la búsqueda de vinos de perfil fresco.

¿Pero qué es la frescura en el vino? ¿En qué consiste? ¿Cómo identificarla? Para dar respuesta a estas y más preguntas, en Decántalo nos hemos decidido a elaborar este artículo sobre la frescura en el vino que esperamos que te sea de utilidad. ¡Comenzamos!

vinoComienza la cata. Foto por Cumidanciki (CC BY 2.0)

Antes que nada merece la pena dejar claro a qué nos referimos como frescura en un vino. Y la respuesta es simple: Entendemos frescura como una percepción positiva de la acidez del vino.

El vino es una bebida ácida por naturaleza. De hecho, todos los zumos de frutas lo son, y el vino, aunque zumo fermentado, no es ninguna excepción. Dentro del vino podemos encontrar tres tipos diferentes de ácidos, los cuales conferirán diferentes sensaciones al paladar:

Ácido tartárico: Aporta sensaciones de fruta madura, sabores frescos y agradables, así como las características notas “vinosas”.

Ácido málico: Proporciona al vino notas ásperas poco agradables, como de “verdor”.

Ácido cítrico: ¿Quién no conoce las características notas de frescura y vivacidad de este ácido?

Como idea general, podríamos decir que una correcta acidez producirá sensación de frescura, frutosidad, exuberancia, personalidad, viveza (también en vinos viejos) y calidad, mientras que una baja acidez o frescura, nos dará sensación de vino pesado y alcohólico. Por otra parte, una acidez demasiado alta también nos ofrecerá sensaciones desagradables.

Una de las conclusiones más extendidas, y en ocasiones erróneas, acerca de la frescura en el vino, viene dada cuando decimos que la frescura de un vino tiene que ver con la insolación y temperatura. Esta es una conclusión lógica, aunque no siempre cierta:

Y es que si bien como en todas las frutas, a mayor calor, más madurez (y menos acidez), también juegan un papel importante el tipo de terreno, la tanicidad del vino, así como contraste de temperaturas diurnas y nocturnas. Un claro ejemplo de este último punto son los excelentes vinos frescos que la familia Eguren obtiene en la calurosa DO Toro.

Pero dejémonos de teoría y vayamos a la práctica. Aquí van tres recomendaciones de vinos frescos que no te puedes perder:

El Castro de Valtuille Mencía Joven 2013. Maravilloso monovarietal de la variedad Mencía elaborado bajo la batuta del enólogo Raúl Pérez en la DO Bierzo. Un derroche de frutas maduras, flores, juventud y frescura.

Almirez 2012. Puesto que ya habíamos realizado una mención, no podíamos dejar de recomendar la excelente sensación de fruta fresca que los hermanos Eguren nos regalan en cada uno de sus vinos elaborados en la bodega Teso la Monja en la Denominación de Origen Toro. Una auténtica maravilla premiada con nada menos que 93 puntos Parker.

Artadi Joven 2013. Mención aparte merece el maceración carbónica de bodegas Artadi si lo que buscamos es sensación de acidez y frescura. Un vino muy amplio y placentero. No te quedes sin probarlo.

Anímate a descubrirlos. ¡Te van a encantar!

 

Acerca de Decántalo

Somos la tienda con el mejor catálogo online de vino español. Buscamos constantemente las últimas novedades, las botellas más especiales para que disfrutemos juntos del apasionante mundo del vino. ¿Compartes nuestra pasión por el vino?
Esta entrada fue publicada en Catas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario