D.O. La Palma

Con una superficie de 726 km2 y una orografía impresionante, La Palma es la isla del mundo que presenta mayores alturas en relación a su superficie. Llena de contrastes y luminosidad, sus elevadas cumbres, sus profundos barrancos, los bosques frondosos y las zonas volcánicas llenas de colorido, la han hecho merecer el sobrenombre de "isla bonita", con la que frecuentemente se le denomina. La Palma posee una gran riqueza varietal de uvas que, junto a modernas elaboraciones, permiten encontrar gratas sorpresas no sólo en los blancos clásicos de malvasía y los dulces herederos de los antiguos "canary sack", sino también en rosados y tintos, de los que existen muestras de excelente calidad.

La isla de La Palma forma parte del Archipiélago Canario, en el Océano Atlántico, situado en el norte de África, cerca de las costas del sur de Marruecos y del Sáhara, y conforma una de las diecisiete comunidades autónomas de España.
La historia de la vid y los vinos en el Archipiélago Canario comienza en el siglo XV, cuando los colonizadores plantaron las primeras cepas con la intención de cultivarlas y obtener vino para suministro local en lugar de importarlo de fuera. Estos colonizadores, procedentes de diversos orígenes, trajeron consigo las mejores cepas de sus respectivas regiones y países y las plantaron en las tierras que les fueron concedidas.

Se cree que en 1505 se plantaron las primeras cepas en la isla de La Palma, traídas a manos de los conquistadores. Ya en el siglo XVI, el vino de Canarias adquiere calidad y prestigio, hasta el punto que es exportado a Madeira en 1515, a Jerez en 1517 y a Inglaterra en 1519. Este auge se debe fundamentalmente a la alta calidad del vino dulce de malvasía, conocido como "Canarias" o "Canary", a la facilidad para la exportación dada su estratégica situación del tránsito de navíos entre los continentes de Europa, América y África, y también a que la vid era un buen sustituto de la caña de azúcar, cuyo mercado estaba siendo copado por América.

En definitiva, la historia de los vinos canarios nos cuenta que fueron muchos los personajes que cantaron sus alabanzas: Shakespeare, Walter Scott, Góngora, Alexis Kuprin, Goldoni, Maine Reid, Spillman, Rey Carlos III..., donde las seductoras malvasías se impusieron en los palacios y las principales cortes europeas.  Esta justa fama y la privilegiada situación geográfica de la isla, escala obligada de las principales rutas comerciales de aquellos tiempos, originaron un floreciente comercio de vinos convirtiéndolo en la principal fuente de riqueza. En 1848 la decadencia de los vinos Canarios, es enorme y con el ataque del oídio, y del mildiu, sufre este cultivo un grave descalabro. Además, con el comienzo del cultivo de la platanera en las zonas costeras de la isla, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, se abandona mucha viña.


Sin embargo, es a partir de la creación de la DO La Palma en 1994, cuando el sector vitivinícola insular sufre una importante transformación, se recuperan viñas abandonadas, se plantan nuevas y el vino comienza a conocerse dentro y fuera de la isla y a venderse a buen precio.
Hasta hoy ha sido una transformación  y costosa, cuya adecuación de variedades y vinos parecía que nunca habría que llegar a la isla, quizá por estar demasiado lejos de las innovaciones que se producían en la península, pero desde hace unos años el positivo contagio de las bodegas peninsulares llegó a la isla con fuerza, y aún en medio de condiciones climáticas adversas, la enología moderna es ahora una realidad en La Palma.

No obstante, cabe remarcar que quizás gracias a este alejamiento con el continente, las Islas Canarias no se vieron afectadas por la plaga de la filoxera, por lo que se convirtió en un auténtico museo de la vid, con más de 33 variedades de uva, algunas desaparecidas en la actualidad, pero todavía es hoy una de las mayores y más variadas riquezas ampelográficas del mundo. Una de las particularidades del viñedo canario es que las viníferas se plantan directamente de sarmiento y se cultivan sobre sus propias raíces, con las grandes ventajas fisiológicas y enológicas que representa elaborar vinos con la pureza de la vinífera sin la influencia de un portainjerto, y aún más si consideramos que todas ellas fueron introducidas desde Europa entre los siglos XV al XVIII, antes de que la filoxera arrasara los viñedos, por lo que aquí se han conservado con un alto grado de pureza.


Clima, suelo y variedades


La viticultura en La Palma se extiende prácticamente por toda la isla, hasta el punto de que numerosos agricultores tienen en la vid un cultivo complementario, y la elaboración de su vino es un factor de orgullo y un incentivo económico. En la actualidad se contabilizan unos 1.100 viticultores y 20 bodegas elaboradoras, y se cultivan algo más de 600 hectáreas de viñedo, en altitudes que van desde los 200 a los 1.200 metros, en una franja que rodea la isla de forma casi continua. Esta zona de producción se divide en tres comarcas o subzonas principales: Norte de La Palma, Hoyo de Mazo-Las Breñas y Fuencaliente-Las Manchas.


En la zona Norte, conocida como la de los "vinos de tea", las cepas se cultivan en parrales y en la parte más al norte en vaso bajo. Se llama "vino de tea" por su sabor peculiar a resina. Esta constante la adquiere al ser encubado en toneles construidos con la parte central o corazón de los troncos del pino canario. Los más interesantes son los rosados bien elaborados, que exponen de forma clara el sabor "ateado"; son una curiosidad enológica que vale la pena descubrir. Las variedades de uva más frecuentes en esta subzona son la Negramoll, Listán Blanca, Albillo, Almuñeco y Verdello.


La zona de Fuencaliente está situada al sur de la isla de La Palma, en el vértice meridional. Es la que posee el viñedo más destacable y también la más conocida gracias al prestigio histórico de sus malvasías. Su viñedo trepa de forma rastrera por las abruptas laderas de los volcanes y su cultivo se asienta en un suelo lleno de escorias, empedrados y cenizas volcánicas, con un espesor que supera en ocasiones los dos metros; empleando muretes cortavientos de piedra volcánica en las zonas de más viento. Las variedades de uva mayoritarias en la zona son la Malvasía Candia, Listán Blanca, Bujariego, Gual, Verdello, Bastardo Blanca, Sabro y Negramoll. Los vinos más destacables son las malvasías dulces, de color ambarino, aroma embriagador y llenos de sabores amargos y ácidos a la vez.


La comarca de Las Manchas está situada al suroeste de la isla y comprende los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane. El viñedo se cultiva sobre terrenos pedregosos con fuertes pendientes y de forma rastrera. Las cepas más abundantes son la Listán Blanca, Negramoll y Bujariego.


La comarca de Hoyo de Mazo y las Breñas se encuentra situada al este de la isla y sus viñedos, en forma de balcón, se cultivan de forma rastrera en las laderas de los volcanes, acolchados unos con piedras volcánicas y otros con picón granado. Las variedades mayoritarias en esta zona son la Negramoll y Listán Blanca, complementadas con pequeñas plantaciones de variedades foráneas.


Vinos y bodegas de la D.O. La Palma


Existen varios tipos de vinos de la D.O. La Palma, como son los blancos secos, que suelen ser aromáticos y ligeros, con frescos aromas a flores y frutas. La inmensa mayoría son jóvenes, lo que refuerza la personalidad de las variedades con las que se elaboran, donde la Listán Blanco, Bujariego y Albillo son tres de las más conocidas. También se elaboran tintos y rosados, la mayor parte jóvenes, y la Negramoll es la variedad con la que se elaboran la mayor parte, aunque a veces se añaden otras minoritarias, como la Listán Prieto, Almuñeco, etc.
Un vino muy característico de la subzona norte son los denominados Vinos de Tea, que pueden ser blancos, rosados o tintos, los cuales adquieren sus cualidades por su envejecimiento en envases de madera del corazón del "Pinus canariensis" (tea o pino canario). Además, en el Norte de La Palma, podemos distinguir dos zonas, la Noroeste y la Noreste. Ambas se diferencian, en cuanto a técnicas vitícolas, variedades cultivadas, técnicas artesanales de elaboración, etc. Siendo los vinos de tea los más tradicionales en la comarca Noroeste, una ladera muy pendiente cortada por numerosos y profundos barrancos, donde los viñedos se sitúan en cotas altas, entre los 800 y los 1500 m. Los vinos de tea se suelen elaborar con una mezcla de variedades, blancas como Listán Blanco y Albillo, suelen madurar antes y aportan a la mezcla la cantidad de azúcar necesaria. La variedad tinta, más tardía, la Negramoll, aporta acidez y algo de color, mientras que El Prieto y el Muñeco o Almuñeco, son de maduración más temprana que la anterior y aportan mayor cantidad de materia colorante a los vinos de tea.


Otros vinos muy característicos son los denominados  naturalmente dulces, donde la joya de la corona es el Malvasía, un vino cuyas cepas se plantan principalmente en las zonas de Fuencaliente y Villa de Mazo. Para elaborar esos vinos, la uva se deja madurar en la planta hasta que comienza a pasificarse, lo que refuerza la presencia de azúcares y la gradación alcohólica. Son vinos ambarinos, nobles y extremadamente aromáticos. El Sabro es otra variedad importante en la elaboración de blancos dulces, pero en la actualidad también se pueden encontrar en la isla vinos tintos naturalmente dulces, elaborados a partir de la variedad Negramoll.


En la DO La Palma hay bodegas grandes, medianas y pequeñas, y media docena de cooperativas, donde una de las renombradas es la S.A.T. Bodegas Noroeste de La Palma, fundada en 1998 con sólo 50 socios y hoy cuenta con 250. Los vinos se comercializa bajo la marca Vega Norte, y sus vinos blancos están elaborados con Listan Blanco y Albillo, mientras que los tintos con Negramoll, Almuñeco y Listán Prieto, y el rosado con Negramoll. De entre sus vinos destaca el blanco Vega Norte Albillo Criollo, un varietal de selección de Albillo fermentado en barrica de roble francés de tostado suave durante siete meses sobre lías con bâttonage diario.


Bodegas Juan Matías y Torres es el ejemplo una bodega familiar y minúscula, y una de las antiguas de la isla (1885), que se encuentra en la subzona de Fuencaliente. Elabora 3.000 botellas del Matías y Torres blanco con Listán, y 7.000 botellas de su tinto Negramoll, así como un rosado, pero uno de sus vinos estrella es el Colección Minúscula de Albillo, con tan sólo 500 botellas, donde cada etiqueta es una obra original pintada a mano, así como su Malvasía Vid Sur naturalmente dulce, con una producción limitada de 800 botellas.


Bodegas Teneguía, con más de sesenta años de historia, es una de las bodegas más premiadas de Canarias. Se ubica en Fuencaliente, y en el cultivo se siguen practicando labores ancestrales transmitidas a través de generaciones: pie rastrero, podas tradicionales, parras de siglos en varietales que sólo se han conservado en este municipio y centenarias parras de Malvasía que sólo se consigue en los Llanos Negros, paraje natural situado en las faldas del volcán de San Antonio. Elabora todo tipo de vinos, desde blancos en coupage o varietales, hasta rosados y tintos, y malvasías aromáticas, bajo las etiquetas Teneguía, Caletas, La Gota y Zeus.

Bodegas de la D.O. La Palma:

Vinos destacados de la D.O. La Palma:

  • Matías i Torres Albillo Criollo 2014

    Vino blanco Sobre lías. 4 meses sobre lías en inox. Capacidad: 75 cl. Bodega: Juan Matías Torres. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Albillo.

    • Parker 93
    20,50 IVA inc.
    ¡Sin stock!
    Agotado
    ¡Disponible sólo en Internet!
    Matías i Torres Albillo Criollo 2014

    Vino blanco Sobre lías. 4 meses sobre lías en inox. Capacidad: 75 cl. Bodega: Juan Matías Torres. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Albillo.

    • Parker: 93
    20,50 IVA inc.
    ¡Sin stock!
    Agotado
    ¡Disponible sólo en Internet!
  • Matías i Torres Negramoll 2014

    Vino tinto Barrica. 6 meses en botella y 7 meses en barrica de roble francés. Capacidad: 75 cl. Bodega: Juan Matías Torres. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Negramoll.

    • Parker 91
    23,10 IVA inc.
    Unidades
    Comprar
    ¡Disponible sólo en Internet!
    Matías i Torres Negramoll 2014

    Vino tinto Barrica. 6 meses en botella y 7 meses en barrica de roble francés. Capacidad: 75 cl. Bodega: Juan Matías Torres. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Negramoll.

    • Parker: 91
    23,10 IVA inc.
    ¡Disponible sólo en Internet!
  • El Níspero 2014

    Vino blanco Joven. Capacidad: 75 cl. Bodega: El Níspero. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Albillo.

    18,75 IVA inc.
    6x
    17,80 €/u
    Unidades
    Comprar
    El Níspero 2014

    Vino blanco Joven. Capacidad: 75 cl. Bodega: El Níspero. Zona de elaboración: La Palma. Uvas utilizadas en este vino: Albillo.

    18,75 IVA inc.
    6x
    17,80 €/u
Recibe nuestro newsletter

Recibe ofertas exclusivas, novedades y noticias del mundo del vino. Suscríbete ahora a nuestro newsletter y ¡recibirás un descuento de 5€ inmediato para tu primera compra!

Recibe nuestro newsletter.
4.63/5.00 de 338 opiniones de clientes
Síguenos en
Loading...