Vinos en formato Magnum: El tamaño sí que importa

Hoy nos apetece hablar de grandes vinos, literalmente.  Y es que, con las Navidades a la vuelta de la esquina, nada mejor que los vinos en formato Magnum para representar el espíritu festivo. Un formato que dobla la capacidad de la botella tradicional, y que atrae a aficionados y profesionales por el plus de ceremoniosidad que proporciona.

Pero más allá de su aspecto estético, y capacidad de impresionar a nuestros invitados, los vinos en formato Magnum encierran algunos beneficios que quizás todavía no conozcas. ¿Te apetece descubrirlos?

vino-magnumBrindando en formato Magnum. Imagen por Bob Ramsak (CC BY-NC-ND 2.0)

Para comenzar, merece la pena destacar que esta capacidad contribuye a un mejor envejecimiento del vino. La razón es simple: Una botella mayor contiene menor cantidad de oxígeno en proporción a la cantidad total de vino existente, lo que motiva una oxidación más lenta.

Este mismo hecho se traduce en una mayor estabilidad del vino, permitiendo un envejecimiento más prolongado.

De la misma forma, los vinos en formato Magnum responden de mejor forma a los cambios bruscos de temperatura, lo que los convierte en más resistentes y óptimos para la guarda.

Aunque además de los beneficios en el envejecimiento, también merece la pena resaltar otras virtudes, en este caso vinculadas especialmente a los Cavas en formato Magnum: Y es que está demostrado que los Cavas en formato Magnum cuentan con mejores propiedades organolépticas que sus homólogos de 75cl.

En este caso, la razón hay que ir a buscarla en el proceso de autolisis a que son sometidas las levaduras de los vinos espumosos durante la crianza en botella. En este caso, al contar con una mayor superficie de botella, las levaduras están en contacto con una mayor proporción de vino, lo que se traduce en espumosos más cremosos y con cuerpo.

¿Pensando en descorchar algún buen vino en formato Magnum? Ahí van algunas recomendaciones:

Dido “La Universal” Magnum 2013: Desde la Denominación de Origen Montsant, te recomendamos este fantástico coupage dominado por la Garnacha y elaborado según los preceptos de la viticultura ecológica, de carácter rústico pero a la vez fino y complejo. Un vino profundo y rico en matices. Muy interesante.

Viña Ardanza Magnum 2004: Como te contábamos antes, el hecho de que los vinos en formato Magnum envejezcan más lentamente motiva que a menudo podamos disfrutar de añadas actualmente fuera de stock en su versión 75cl. Bendito formato, pues nos permite disfrutar de la añada 2004 de Viña Ardanza, considerado mejor vino español del año 2013 en relación calidad-precio por la revista Wine Spectator. Un vinazo totalmente fuera de stock en su versión de 75 centilitros, pero todavía a tu alcance en formato Magnum.

Gramona Imperial Gran Reserva Brut Magnum 2010: No podíamos despedir este artículo sin recomendarte un Cava en formato Magnum. En este caso, nos hemos decantado por el Brut Imperial Gran Reserva 2010 de Gramona. Todo un referente del sector, cremoso y complejo.

¿A qué esperas para disfrutarlos? ¡Te van a encantar!

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Ocasiones especiales and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario