Maridajes Navideños. Maridar vinos y cochinillo al horno

Una sola semana para el gran día de Navidad, y en Decántalo seguimos avanzando por nuestro copioso menú, con el objetivo de ofreceros las mejores alternativas de maridajes de vino para estas recetas tan tradicionales.

Después de degustar una buena sopa, el mejor marisco, un delicado besugo, y el tradicional pavo navideño, esperamos que todavía te quede apetito para disfrutar de uno de los platos más tradicionales de nuestra gastronomía, que además suele convertirse en un clásico de estas fechas de Navidad. Hablamos del delicioso cochinillo al horno. Desde Decántalo te proponemos algunos trucos para su preparación, así como algunas ideas y propuestas para maridar vinos y cochinillo ¡Te van a encantar!

vino-y-cochinilloEspectacular cochinillo asado al estilo segoviano ©Bonvehi

El cochinillo asado es muy típico en el centro de España, sobre todo en las provincias de Segovia y Ávila, en Castilla y León. La idea es utilizar un cerdo pequeño lechón (que únicamente ha comido leche) y cocinarlo al horno para conseguir el mejor contraste entre la piel, que quedará crujiente y la carne, que quedará desecha de tierna.

Tradicionalmente se elabora en horno de leña, lo cual confiere un sabor especial a la carne, pero también se puede preparar en horno eléctrico, más habitual en las casas, y obtener igualmente un resultado espectacular.

La gracia de este plato es darle todo el protagonismo al animal, añadiendo únicamente agua, sal y alguna hierba aromática en su cocción. El cochinillo tiene que estar partido por la mitad, desde la cabeza hasta el rabo. Se prepara una mezcla con sal gorda, tomillo, orégano y manteca de cerdo con la que se unta todo el cochinillo por su interior.

Se precalienta el horno a 150ºC y se mete el cochinillo en una fuente de barro, se añade un vaso de agua y unas hojas de laurel cuidando que no se moje la piel, que la pondremos hacia arriba. Durante una hora y media hay que ir mojando el cochinillo con la grasa y el propio jugo que va soltando.

Pasado este tiempo el cochinillo ya estará prácticamente listo, solo faltará que se dore la piel. Se sube el horno a 190ºC y se deja 20 minutos más. Se trocea el cochinillo – la prueba de fuego consiste en utilizar un plato en lugar de un cuchillo -,  y se sirve en su propia salsa.

El maridaje de vino y cochinillo nos ofrece un amplísimo espectro de posibilidades, desde vinos tintos, blancos, fortificados hasta espumosos. En este artículo te presentamos tres opciones de maridaje de vino y cochinillo. ¡Deseamos que te resulten de utilidad!

Mauro 2012. Una de las reglas básicas del maridaje se podría resumir con la siguiente frase: “Si crecen juntos, se comen juntos”. Así que es este contexto, nos apetecía recomendar un buen vino castellano. En este caso, nos hemos decantado por Mauro 2012. Un vinazo poderoso, profundo y robusto, pero con marcado carácter frutal y muy buena acidez, que ayudará a limpiar nuestra boca entre bocado y bocado.

1583 Albariño de Fefiñanes 2013. Aunque parezca extraño, muchos amantes del vino confían en la variedad Albariño sus maridajes de cochinillo. La razón se haya en que el cochinillo no tiene todavía el tejido adiposo formado, por lo que un buen vino blanco, con gran acidez y estructura resulta un gran acompañamiento. En este caso, os proponemos un este genial Albariño de Fefiñanes, todo un símbolo de la DO Rías Baixas, con un paso de 6 meses por barrica.

Recaredo Brut de Bruts Brut Nature 2005. Y cerramos nuestras propuestas de maridaje de vinos y cochinillo con este espectacular cava de Recaredo, uno de las grandes bodegas del Penedés. Este brut nature muestra una complejidad, profundidad, elegancia y matices que llevarán la experiencia gastronómica a otro nivel. Un lujo para los sentidos.

Deseamos que estas propuestas se adapten a tus preferencias. ¡Buen provecho!

Esta entrada fue publicada en Ocasiones especiales and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario