Maridaje de vino blanco y carnes

“Vino blanco para el pescado. Vino tinto con carne”… Una suerte mantra que resuena en las cabezas de muchos cuando llega el momento de elegir el maridaje de vino ideal. ¿Pero es ésta realmente una regla inamovible?

En el post de hoy nos apetece romper algún que otro esquema, proponiéndote algunas ideas para maridar vinos blancos con carne.   ¿Te apetece acompañarnos? Pues presta atención, ¡porque comenzamos!

carne-vino-blancoSuculento pollo asado, acompañado de algunas propuestas de maridaje. Imagen original por Jeffreyw (CC BY 2.0)

Antes de comenzar merecerá la pena rebajar un poco las expectativas, pues lamentablemente no todos los vinos blancos son capaces de orquestar buenos maridajes con carne: Para lograr el resultado esperado, siempre nos decantaremos por vinos blancos corpulentos y estructurados, casi siempre fermentados y envejecidos en barrica de roble.

Si nuestro vino cumple con estas condiciones, será absolutamente factible lograr efectivos maridajes con carne, especialmente si se trata de carnes blancas, como cerdo o pollo.

Los maridajes de carnes rojas con vino blanco serán algo más complicados, pues presentan muchos menos taninos que los tintos, aunque no imposibles. Prueba a maridar, por ejemplo, un steak tartar con un buen Chardonnay fermentado en barrica o una cecina de León con un Verdejo bien estructurado y nos lo cuentas.

En definitiva, y como conclusión, se tratará siempre de encontrar el equilibrio y/o contraste entre el peso de la carne y el del vino, sin importar si se trata de vinos blancos o tintos.

Si estás pensando en maridar vino blanco y carne, toma nota de estas tres recomendaciones:

V3 Viñas Viejas Verdejo 2012. Desde Terna Bodegas, en la DO Rueda, llega este magnífico 100% Verdejo procedente de viñas viejísimas, fermentado y criado durante 8 meses en barrica de roble francés. Un vinazo fresco, maduro y complejo. Graso y elegante. Ideal para combinar con carnes blancas poco condimentadas.

Nelín 2013. Viajamos hasta la DOCa Priorat para rendirnos ante este genial coupage con base de Garnacha Blanca, elaborado por una de las bodegas de referencia de la zona: Clos Mogador. Potente y estructurado en boca, largo, intenso y muy cremoso.

Viña Tondonia Reserva Blanco 2001. Una auténtica oda a la complejidad. Viña Tondonia Reserva Blanco es posiblemente uno de los vinos blancos con un envejecimiento en barrica más prolongado. Nada menos que 72 meses. El resultado es un vino blanco del todo inusual. Muy gastronómico, complejo e intenso. Sorprendente.

¿A qué esperas para probarlos? ¡Te van a encantar!

Esta entrada fue publicada en Ocasiones especiales and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario