5 Riojas Gran Reserva para disfrutar este otoño

Clásicos, complejos y con un gran potencial de guarda. Así son los Grandes Reserva riojanos. Vinos de larga crianza, reconocidos mundialmente, y responsables de la fama internacional de esta denominación desde hace más de 100 años.

En el artículo de hoy nos apetece hablar de este tipo de vinos. Y es que la llegada del otoño y el descenso de las temperaturas invitan a disfrutar de tintos cada vez más profundos y estructurados. ¿Te apetece acompañarnos? Prepara el sacacorchos. ¡Comenzamos!

bodegas-bilbainasSala de crianza de Bodegas Bilbaínas en Haro (La Rioja). Imagen por JMArmengod (CC BY 2.0)

Merece la pena puntualizar a qué nos referimos cuando hablamos de vinos de Rioja Gran Reserva. Y es que según el Consejo Regulador de la DOCa Rioja, un vino solo podrá ser considerado Gran Reserva cuando cuente con una crianza mínima de cinco años, de los cuales como mínimo dos se habrán desarrollado en barrica y tres en botella.

Los vinos de Rioja Gran Reserva constituyen una de las máximas expresiones de la viticultura y la enología. Y es que para la consecución de vinos de tal calibre, tan importe es el trabajo en viñedo (solo las mejores uvas son aptas para elaboración de Grandes Reserva), como en bodega.

El resultado: Vinos profundos, complejos, especiados, aterciopelados, y muy, muy delicados. Vinos “viejos”, pero aun así, con una larga vida por delante. Vinos de talla mundial.

¿Te apetece disfrutar de algunos de nuestros vinos de Rioja Gran Reserva favoritos? Ahí van algunas recomendaciones:

Marqués de Riscal Gran Reserva 2005. Uno de los Grandes Reserva Riojanos elaborado por Bodegas Marqués de Riscal, referencia riojana desde hace más de 150 años. Fino y redondo. Largo y sedoso.

Viña Real Gran Reserva 2008. Otro fantástico vino elaborado por toda una referencia en la región: Bodegas CVNE, fundada hace más de 100 años en Haro, en el corazón de la Rioja Alta.  Un vino intenso y potente, sabroso y persistente.

Muga Prado Enea Gran Reserva 2006. No podía faltar en esta selección un ejemplo de la maestría de Bodegas Muga en la elaboración de vinos de larga crianza. Este Prado Enea se muestra sencillamente espectacular: Intenso, delicado, sabroso, pleno, largo, complejo… Una gozada.

Viña Albina Gran Reserva 2006. Todo un ejemplo de complejidad y delicadeza a un precio más que correcto. Elaborado por Bodegas Bilbaínas, Viña Albina Gran Reserva presenta una nariz sutil y un paso por boca elegante y persistente. Una gran elección.

Rioja Alta 904 Gran Reserva 2004. No podíamos despedirnos sin recomendar los magníficos vinos de larga crianza elaborados por Bodegas La Rioja Alta. Este 904 Gran Reserva es sometido a un envejecimiento de nada menos que 48 meses en barrica y 48 meses más en botella antes de su comercialización. El resultado: Una finura, complejidad fuera de lo común.

Estas son solo algunas recomendaciones. ¿Cuál es tu Rioja Gran Reserva favorito?

Esta entrada fue publicada en Rioja and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario