Cata de vinos de Bodegas Luis Alegre

Hace unos días, estuvimos con Alex Simó de Bodegas Luis Alegre catando sus vinos en el restaurante Bravo 24, de Carlos Abellán, con su sumiller Sergi Figueras (mejor sumiller de España 2012) y Antonio Lopo, sumiller de Comerç 24, invitados por nuestras amigas de Septiembre Vinícola.

Hicimos un recorrido por todos sus vinos, empezando por un magnífico vino blanco de guarda y a continuación, por sus seis tintos: desde el Koden, macerado mediante crio-maceración, al gran Pontac de Portiles, del que solo se producen cuatro barricas.

luis alegre

La propuesta de este bodeguero de la Rioja es honesta y sencilla pero, al mismo tiempo, técnicamente muy estudiada. Alex nos contó con gran entusiasmo el secreto de sus vinos. Su filosofía se basa en dos pilares muy sencillos: viticultura y madera.

¿Sabíais que en España solo el 10% de las bodegas tienen viñedo propio? Quién tiene la vid, tiene el poder, y es por eso que todos sus vinos de Rioja salen de sus 50 ha de viñas. Así puede controlar la calidad durante todo el proceso.

Empezamos la cata con el vino Finca La Reñana Blanco de Guarda, del cual se producen 35 barricas al año. 100% Viura, con lo que tenemos la guarda garantizada. Envejecido en barricas de madera blanda del bosque de Tronçais. Permanece seis meses sobre lías. El resultado es un vino muy elegante, con una acidez baja. Mejor vino blanco de la Rioja según Parker.

Seguimos por Koden. Alex lo define como un vino técnico pero no romántico. Es un vino muy afrutado, que podría parecer resultado de una maceración carbónica. Pero no lo es.

Pasamos rápidamente por el crianza, para centrarnos en el Parcela Número 5, uno de los triunfadores de la jornada. Las viñas se sitúan en el Parque Natural de Las Lagunas de Laguardia (donde nacen vinos como Artadi Viña el Pisón). El resultado es un vino de Rioja con aires del Priorat. Muy mineral, muy fresco y con algún despunte que le da personalidad propia. Tuvo muy buena acogida.

A continuación, nos presentó el Selección Especial, vino del que está especialmente orgulloso, dado que proviene de una finca con condiciones muy duras. Es un Rioja clásico, con una sedosidad y una redondez totalmente opuestas a las características de la parcela. Las opiniones eran muy dispares.

Terminamos con los Pontac, que deben su nombre a Arnaud de Pontac, que en el siglo XVII revolucionó la viticultura aplicando la poda de bajo rendimiento y utilizando barricas nuevas para la crianza de los vinos. Pues bien, Pontac combina potencia y elegancia de una forma muy equilibrada. Taninos presentes muy elegantes. Alex nos cuenta que se inspiró en los vinos de Roda.

Cerramos la sesión con el Pontac de Portiles, de la misma finca que el Pontac, pero envejecido en barricas de Ermitage y Radoux. Es un vino muy largo, más sedoso que el Pontac y con unos taninos muy finos. Si se dejara en barrica unos años, se obtendría un Rioja de los grandes clásicos, pero el mercado impone unas reglas de juego.

Del mercado, las modas y las puntuaciones de los críticos actuales se habló largo y tendido, pero esto será tema para otro post.

Esta entrada fue publicada en Bodegas, Catas, Decantalo, Rioja and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario