Capricho de Val de Paxariñas

Ayer decidimos vernos unas amigas con la inocente intención de cenar tranquilamente. ¡Ay, como si no nos conociéramos! Compartir un vino es imprescindible en estas ocasiones y qué sorpresa me llevé al ver ese Capricho de Val de Paxariñas (D.O. Bierzo) en esa tímida carta, un vino blanco de color pajizo brillante que no desentona con las luces que rodean esta pequeña plaza en el barrio de Gracia. Su aroma es encantador pero complejo. Delicadas notas de pera y manzana, le dan una ternura que se combina de manera preciosa con toques de hierba y cítricos proporcionando una frescura y libertad que se agradece en estas noches de verano. En boca la fiesta continua, explosión. Suave presencia del carbónico, propia de la fermentación, nos divierte y anima, ¡vamos por buen camino! Equilibrio de la acidez y carácter, mucho carácter. Se marca la frescura y la cremosidad creando una armonía propia de una canción coqueta perdida.

Sigo compartiendo y adorando estos momentos. . . Ahora abro esta misma marca en casa para volver a sentir esa locura divina. O, ¿DiVino?

Esta entrada fue publicada en Decantalo. Bookmark the permalink.

Deja un comentario